SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 310

Sucre:        10 de julio de 2013  

Expediente: C-39-08-A

Proceso: Divorcio

Partes: Filiberta Sonia Candia Zambrana  c/ Roberto Huayllas Cossio

Distrito: Cochabamba

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 



VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 562 a 563 interpuesto por Filiberta Sonia Candia Zambrana, contra el Auto de Vista cursante de fojas 558 a 559 vuelta, de fecha 28 de marzo de 2008, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso fenecido de DIVORCIO seguido por la recurrente contra Roberto Huayllas Cossio, la contestación al recurso de fojas 565 y vuelta, los antecedentes del proceso, y el auto de concesión del recurso de fojas 566; y,

          CONSIDERANDO I:        

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que en ejecución de sentencia el demandado plantea incidente de reducción de asistencia familiar, mismo que es resuelto por auto de fecha 20 de enero de 2005 declarando probada en parte el incidente, fijándose en consecuencia la suma de 1350.- Bs. Que el padre cumplirá a favor de sus tres hijos, debiendo la madre contribuir en similar proporción.

Así también, la demandante plantea incidente de división y partición de bienes gananciales, resuelto por auto de fecha 30 de septiembre de 2005, mismo que declara probada en parte el incidente, disponiendo en consecuencia la venta en subasta pública del bien inmueble consistente en una vivienda ubicada en Avda. Blanco Galindo esquina Antofagasta de la ciudad de Quillacollo, de cuyo producto se procederá a la división y partición en partes iguales el monto correspondiente a siete octavas partes como comunidad de gananciales, respetándose una octava parte de Roberto Huayllas Cossio que posee como bien propio, por modo directo.

Que, en grado de apelación incoada por ambas partes, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito Judicial de Cochabamba, confirma en parte el auto de 30 de septiembre de 2005 de fojas 354 en la parte que declara como propio 1/8 parte del inmueble objeto de división y partición y anula en la parte que ordena el remate de dicho bien, debiendo el juzgador aplicar lo dispuesto por el artículo 464 del Código de Familia, optando por una de las formas de división propuestas por el perito y previo sorteo, asignar a cada uno lo que le corresponde, en su caso realizando las compensaciones que se requieran en la perspectiva siempre de cuidar que sean iguales en especie y en valor. 

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:  Ante la resolución de vista, la demandante interpone recurso de casación, con argumentos que se resumen inmediatamente:

Indica que, el referido auto de vista al confirmar el auto de 30 de septiembre de 2005, incurre en una violación y errónea interpretación de las leyes, evidenciándose una mala y errónea apreciación de las pruebas, incurriendo en error de derecho y hecho, ya que las mismas no conducen a demostrar el derecho propietario que el demandado tiene sobre la totalidad del inmueble, teniendo además como antecedente que el inmueble fue objeto de afectación.

Así también, dice haberse violado el artículo 190 del Código de Procedimiento Civil, que con simples presunciones se le otorga derecho propietario de 1/8ª parte del bien a título de propio por derecho sucesorio, sin que exista prueba alguna.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, al margen de que el recurso interpuesto muestra una deficiente estructuración al plantearlo en el fondo así se tiene que deducir por su solicitud en la parte final del memorial, de casar el auto de vista- y sin embargo acusar errores in procedendo en la tramitación del proceso (artículos 142, 149 y 190 del Código de Pdto. Civil), que de haber sido cierto, correspondía se plantee el recurso en la forma y no en el fondo por esta acusación.

Que, el recurso de casación debe necesariamente basarse a lo dispuesto por el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil en sus diferentes numerales y cuidar que estas Resoluciones contra las cuales procede el recurso de casación no sean dictadas en ejecución de Sentencia, como ocurre en el presente caso en concreto.

Que, para pronunciar resolución en el sub lite, la Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia tiene en cuenta los artículos 213 parágrafo II y 518 del Código de Procedimiento Civil, así como el artículo 26 de la Ley Nº 1760, Ley de Abreviación Procesal y Asistencia Familiar. El citado artículo 213 parágrafo II determina: "Sólo cuando la ley declare irrecurrible una resolución será permitido negarse al examen del recurso o someterlo a conocimiento del juez correspondiente"; el artículo 518, por su parte, advierte que las "resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior"; y el artículo 26 de la referida Ley Nº 1760, manda: "Cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el artículo 255".

En el presente caso, la resolución de fojas 354 y vuelta (objeto de apelación) ha sido pronunciada en ejecución de sentencia del proceso de divorcio seguido por Filiberta Sonia Candia Zambrana  contra Roberto Huayllas Cossio, tal como se desprende de la revisión de obrados, de modo que, en aplicación de las normas adjetivas señaladas, el recurso en examen se hace improcedente.

Razón por la que corresponde dar aplicación a lo previsto por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 562 a 563 interpuesto por Filiberta Sonia Candia Zambrana, con costas.

Se apercibe al Tribunal Ad quem a dar estricta observancia de lo dispuesto por el artículo 262 numeral 3) con relación al artículo 518 del Código de Procedimiento Civil.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano LLanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luís Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro de Tomas de Razón 310/2013