SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 307

Sucre: 8 de julio de 2013  

Expediente:LP - 44 - 08 A

Proceso: Mejor Derecho Propietario y otros

Partes: Andrés Mamani G. y otra c/ Ascencio Andrade G.

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani



           VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma, así como el de nulidad de fojas 205 a 209, interpuesto por Ascencio Andrade Gómez, contra el Auto de Vista NO S - 459 de 30 de noviembre de 2007 cursante de fojas 193 a 195, y el auto complementario de fojas 201, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre mejor derecho propietario y otros, seguido por Andrés Mamani Gutiérrez y Julia Canaviri de Mamani contra el recurrente, Néstor Apaza Valeriano y Flora Pacosillo de Apaza, la respuesta de fojas 212 a 213, el auto concesorio de fojas 217, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Que, en trámite de la causa, la Jueza de Partido Sexto en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, dictó la Resolución NO 276 de 18 de septiembre de 2004, cursante de fojas 131 a 132, a través de la cual declara probada la excepción de prescripción planteada a fojas 101 por el demandado Ascencio Andrade Gómez, salvando el derecho de los actores, para hacerlos valer en la vía y forma que manda la ley, con costas.

En grado de apelación, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista NO S - 459 de 30 de noviembre de 2007, cursante de fojas 193 a 195, y auto complementario de fojas 201, revoca la Resolución NO 276 de 18 de septiembre de 2004, y declara improbada la excepción de prescripción planteada a fojas 101 por el demandado Ascencio Andrade Gómez, sin costas.

Contra la resolución de segunda instancia, el demandado Ascencio Andrade Gómez, por memorial de fojas 205 a 209, interpone recurso de casación en el fondo y en la forma, así como recurso de nulidad.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

I.- Del recurso de casación en el fondo.-

Denuncia violacion, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, en razón de que el Tribunal ad quem no ha dado cumplimiento a lo normado por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, violentando el principio de congruencia, el derecho a la seguridad jurídica y el debido proceso; señala que, los demandados perdidosos al momento de interponer el recurso de apelación contra la resolución de fojas 131 a 132, no han dado cumplimiento a lo normado por los artículos 219 y 227 del Código de Procedimiento Civil, al no haber fundamentado en derecho o explicado con claridad los agravios expresados que impedía la apertura de la competencia del Tribunal ad quem; indica que, el Tribunal quem no ha observado las reglas de pertinencia y el principio de congruencia al no haber circunscrito el auto de vista a los puntos resueltos por el inferior; manifiesta que, el auto de vista recurrido, así como el auto complementario han incurrido en flagrante violación, interpretación errónea o aplicación indebida de los artículos 236, 237, 219 y 227 del Código de Procedimiento Civil; denuncia que, en el contenido del auto de vista recurrido existe divorcio absoluto entre la parte expositiva, considerativa y dispositiva al señalar que los actores habrían demandado mejor derecho, nulidad y reivindicación cuando los mismos jamás incluyeron dichas pretensiones en su demanda; indica que, jamás los actores demandaron la restitución de ningún inmueble, solo pidieron la entrega que no resulta lo mismo; señala que, sobre la nulidad jamás invocaron ninguna causal establecida en el artículo 549 del Código Civil; manifiesta que, los actores no han subsanado la demanda defectuosa y por lo tanto nunca se ha admitido ninguna demanda de reivindicación; denuncia que, existe errónea apreciación de las pruebas, habiéndose incurrido en error de hecho y derecho, infringiendo los artículos 1286 del Código Civil y 397 del Código de Procedimiento Civil.

II.- Del recurso de casación en la forma.-

Denuncia que, el Tribunal ad quem ha infringido lo normado en el inciso 4) del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil al emitir la resolución recurrida sin competencia al no existir fundamentación de agravios; señala que, el tribunal ha otorgado más de lo pedido por las partes, además de no existir correlación y congruencia entre lo demandado y lo resuelto por el Juez a quo; manifiesta que, el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, promociona que no debe de existir vicios de nulidad, empero con la resolución interlocutoria de fojas 73 no se ha notificado a las partes, denuncia violación al principio de jerarquía al no haberse dado cumplimiento a lo ordenado en el auto supremo.

III.- Recurso de nulidad.-

Denuncia la falsedad en que se ha incurrido al corregir la providencia de fojas 60 del número 22 al número 21; señala que, con el auto de fojas 73 no se ha notificado a las partes; manifiesta que, la demanda defectuosa jamás se ha subsanado, en consecuencia corresponde anular obrados hasta fojas cero.

Finaliza los recursos solicitando, se case el auto de vista recurrido y se confirme el auto definitivo de fojas 131 a 132, o en su caso anular obrados sin reposición, dando por no presentada la demanda por no haberse subsanado el defecto.

CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

I y II.- En cuanto a los recursos de casación en el fondo y en la forma.-

A través de su abundante jurisprudencia, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error “in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 - 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 - 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código adjetivo civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo - con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

Tanto en el recurso de casación en el fondo como en la forma es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 - 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, debe o deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado. Así, el recurso de casación esta sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 2) del Código de Procedimiento Civil.

En la especie, el contenido del recurso de casación en el fondo resulta incongruente y totalmente impreciso, no solo porque el recurrente en el apárente recurso de casación en el fondo omitió precisar las causales de casación en el fondo, enumeradas en los incisos 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, es más ni siquiera hace alusión a estos tres ordinales, llegando incluso a denunciar la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de "normas adjetivas" como son los artículos 236, 237, 219 y 227 del Código de Procedimiento Civil, así como principios procesales como son el de congruencia, seguridad jurídica y el debido proceso cuando supuestamente demanda "casación en el fondo", también no distinguió la interpretación errónea y la aplicación indebida de normas sustantivas, además de no identificar norma sustantiva que hubiere sido el sustento de la decisión en el auto de vista; sino también, porque pretende que, en base al presente e impreciso recurso de casación en el fondo el Tribunal Supremo ingrese a censurar la apreciación y valoración de la prueba cuando no existe un pronunciamiento sobre el fondo de la demanda. Por otro lado, el recurrente ha ignorado que el recurso de casación en el fondo y el recurso de casación en la forma son dos realidades procesales de distinta naturaleza jurídica que no pueden confundirse entre sí porque persiguen efectos jurídicos diferentes, de ahí que, no se puede otorgar a los mismos hechos la virtualidad de constituir al mismo tiempo en motivos de casación en el fondo y en la forma como ocurre en el presente caso, lo que impide que este tribunal aperture su competencia.

III.- En cuanto al recurso de nulidad.-

El recurrente, al haber presentado de forma anómala e independiente al recurso de casación en la forma denuncia de supuestos vicios procesales existentes en el trámite de la causa a través del denominado "recurso de nulidad", ha desconocido que todos los errores “in procedendo” o vicios deslizados en el proceso son atinentes a la procedencia del recurso de nulidad o casación en la forma, lo que significa que no puede presentarse al mismo tiempo, con argumentos diferentes o similares y de forma separada recurso de casación en la forma y recurso de nulidad como si ambos persiguiesen una finalidad distinta.

Finalmente, corresponde establecer que en caso de procederse a la revisión de los supuestos vicios denunciados, se estaría perdiendo la objetividad del asunto por el cuál fue abierta la competencia del tribunal de casación, en la medida que otras cuestiones no pueden sobreponerse al objeto principal de la casación que es la revisión del auto de vista emitido a consecuencia de la resolución pronunciada dentro del trámite de excepción de prescripción, lo que deviene en su improcedencia manifiesta.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el mismo, este Tribunal Supremo se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los artículos 271 - 1) y 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

       POR TANTO : La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 I 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, en la forma y el recurso de nulidad de fojas 205 a 209, interpuesto por Ascencio Andrade Gómez, con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 1.000 que mandara hacer efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano LLanos

Ante Mi.- Abog. José Luís Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro de Tomas de Razón 307/2013