SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 304

Sucre: 26 de junio de 2013  

Expediente: LP-1-09-S

Proceso: Mejor Derecho De Propiedad y otros

Partes: Andrés Condori Merlo y otra c/  Emiliana López Condori y otra

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba 



VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 449 a 454 interpuesto por Emiliana López Condori y Dionicia López de Condori, contra el Auto de Vista cursante de fojas 446 a 447 vuelta, de fecha 3 de abril de 2008, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre MEJOR DERECHO DE PROPIEDAD y otros seguido por Andrés Condori Merlo y Eugenia Mamani de Condori contra las recurrentes, la contestación al recurso de fojas 457 a 458 vuelta, los antecedentes del proceso, y el auto de concesión del recurso de fojas 459; y,

CONSIDERANDO I:        

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que en la tramitación de la causa, el Juez de Partido 2º en lo Civil y Comercial de La Paz, pronunció sentencia Nº 385 en fecha 27 de septiembre de 2007 cursante a fojas 415 a 417 vuelta de obrados, declarando PROBADA en parte la demanda con relación a mejor derecho e improbada con relación a desocupación y daños y perjuicios e improbada la demanda reconvencional, sin costas.

Que, en grado de apelación incoada por ambas partes, la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior de Distrito Judicial de La Paz, confirmó la Resolución  Nº 121/2006 y revocó parcialmente la sentencia Nº 385, en lo concerniente a la pretensión de desocupación instaurada por la parte actora. En consecuencia se declaró probada la demanda de desocupación de los lotes de terreno Nros. 95 y 96, debiendo las demandadas desocupar dicho inmueble dentro de 30 días siguientes a la ejecutoria del presente fallo, sin costas.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.- Las demandadas, interponen recurso de casación, mismo que se resume a continuación:

Manifiesta que en el auto de vista impugnado, no se ha hecho una correcta valoración del artículo 1545 del Código Civil, respecto al mejor derecho propietario, pues no se adquirió el bien inmueble del mismo propietario, sino de distinto.

Así mismo, indica que la sentencia (entendemos que quiso decir la demanda), no cumple con los requisitos del artículo 327 del Código de Procedimiento Civil, al identificar la cosa demandada (lote de terreno) como si estuviera ubicado en El Alto, cuando en realidad pertenece a la jurisdicción de la Alcaldía de Viacha.

Se ha aplicado incorrectamente el artículo 131 de la Ley de Municipalidades, equivocándose el juez de instancia el citar con la demanda a la Alcaldía del Alto, provocando indefensión al Municipio de Viacha, jurisdicción que corresponde el inmueble objeto de la litis, sentencia que tampoco se le hizo conocer.

Indica, que el ofrecimiento de prueba por parte del demandante fue fuera de término de ley, habiéndose violado el artículo 140 del Código de Procedimiento Civil, debiendo haberse aplicado el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial y 252 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 de dicho cuerpo legal, citando en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho, que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, en otras palabras, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico, o errores de derecho, que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, dicho de otra manera, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto. En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 del adjetivo civil citado. En tal virtud, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.  Consiguientemente, dada la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios analizados, la exposición de los fundamentos que sustentan a cada uno de ellos debe hacérselo en forma separada ya que en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, ni viceversa, o sea, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

En el contexto anterior, los recursos de casación en el fondo y en la forma, son dos realidades procesales de distinta naturaleza, que no pueden confundirse entre sí porque persiguen efectos jurídicos diferentes; por lo que deben ser adecuadamente discriminados y concluir, cada cual, con un petitorio claro, concreto y preciso. 

Que, en la especie, si bien el recurrente anuncia plantear "recurso de casación en el fondo y en la forma", empero, en la fundamentación del mismo no discrimina el recurso de casación en el fondo del de casación en la forma, incurriendo en una clara confusión y ambigüedad al acusar, indistintamente, supuestas causales de nulidad sin llegar a precisar en base a qué numeral del artículo 254 se funda, es más, en su memorial que dice plantear también recurso en el fondo, no realiza ninguna manifestación de haberse vulnerado o violado alguna norma sustantiva, limitándose a indicar que, al haberse ofrecido prueba de cargo fuera de plazo legal, ésta no correspondía ser valorada; sin embargo no especifica a que causal del artículo 253 realiza su acusación, es más ni siquiera menciona los artículos del Código de Procedimiento Civil; concluyendo de manera por demás simple, pidiendo que se "…tenga por presentado el recurso en tiempo y forma oportuno, para que nos sea concedido ante el Tribunal Supremo de Justicia de la Nación, en contra del auto de vista….., a los efectos de dicte el auto supremo correspondiente en aplicación de estricta justicia”, sin precisar de manera concreta su pretensión y omitiendo formular su petición sobre sus pretendidos recurso de casación en la forma (que sería la anulación) y en el fondo (que sería la casación) ocasionando que, técnicamente, no se abra la competencia de este Tribunal para considerarlo y emitir resolución en el fondo de la causa; deviniendo, por lo tanto, la improcedencia del recurso.

Por último, comparando el memorial de apelación que sale a fojas 421 a 426, con el recurso de casación que nos ocupa, éste constituye una copia literal de aquél conforme se infiere de su lectura; habiendo simplemente invertido la posición de los numerales por los cuales separa su exposición, en este aspecto, el recurso de casación se funda en el de apelación, contra lo prevenido en el último párrafo del numeral 2) del artículo 258 del referido Código de Procedimiento Civil, conforme al cual las especificaciones de esta clase de recursos debe hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores.

Aquellas incongruencias, imprecisiones y ambigüedades, son patentes en los recursos de casación que nos ocupa y ponen de manifiesto la ausencia absoluta de una adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de estos recursos extraordinarios, circunstancia que no se puede dejar pasar, menos aún si, como se tiene dicho, que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara, precisa y congruente con las pretensiones de quien la interpone. En consecuencia, por las deficiencias anotadas, los presentes  recursos caen dentro de la previsión del artículo 271 numeral 1) del indicado Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTES los recursos de casación en el fondo y la forma de fojas 449 a 454 interpuesto por Emiliana López Condori y Dionicia López de Condori, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano LLanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luís Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro de Tomas de Razón 304/2013