SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 251

Sucre: 5 de junio de 2013  

Expediente: Pdo-5-07-S

Proceso: Resolución de Contrato por Incumplimiento Voluntario y otro.

Partes: Nazareth Mansour Pitto de Díaz c/Ciro Villavicencio Amurruz.

Distrito: Pando

__________________________________________________________________________


VISTOS:

La solicitud de complementación y enmienda presentado por Marcela Ortiz Torricos, en representación de Ciro Villavicencio Amurúz a fojas 448 y vuelta, con relación al Auto Supremo Nº 248 de fecha 31 de mayo de 2013, los antecedentes; y,

CONSIDERANDO:

Que, el artículo 276 del Código de Procedimiento Civil dispone que las resoluciones dictadas en recurso de casación serán aplicables las disposiciones del artículo 196 numeral 2) del referido Adjetivo Civil, disposición legal que previene que pronunciada la sentencia el juez no podrá sustituirla ni modificarla y concluirá su competencia respecto al objeto del litigio, le corresponderá, sin embargo, a pedido de parte, corregir un error material, aclarar algún concepto oscuro sin alterar lo sustancial o suplir cualquier omisión sobre algunas de las pretensiones deducidas y discutidas en litigio”, por lo que, al no enmarcarse la solicitud de explicación o complementación a dicha disposición, al solicitar explicación o complementación sobre aspectos que hacen al fondo de la Litis y no así omisiones que pueden ser subsanadas, considerando además, que el Auto Supremo Nº 248 de 31 de mayo de 2013, es claro a cuya razón no corresponde dar su curso a ninguna explicación o complementación.

POR TANTO:

La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, RECHAZA la solicitud de complementación o enmienda solicitado por Marcela Ortiz Torricos, en representación de Ciro Villavicencio Amurúz de fojas 448 y vuelta.

Regístrese y comuníquese.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  251/2013