SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 248

Sucre: 31 de mayo de 2013  

Expediente: Pdo-5-07-S

Proceso: Resolución de Contrato por Incumplimiento Voluntario y otro.

Partes: Nazareth Mansour Pitto de Díaz c/Ciro Villavicencio Amurruz.

Distrito: Pando

Segunda Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: El Recurso de Casación en el fondo y en la forma de fojas 198 a 202 vuelta, interpuesto por Ciro Villavicencio Amuruz contra el Auto de Vista Nº 41, de fojas 191 a 194, de fecha 01 de agosto de 2007, pronunciado por la Sala Civil, Social, de Familia, Niño, Niña y Adolescente de la Corte Superior del Distrito Judicial de Pando, dentro del ordinario de Resolución de Contrato por Incumplimiento Voluntario, Devolución y Entrega de Inmueble, interpuesto por Nazareth Mansour Pitto de Díaz contra Ciro Villavicencio Amurruz, la respuesta al recurso de fojas 205 a 206, la mejora de fojas 223 a 235 vuelta, el Auto Nº 138/12 pronunciado por la Sala Penal Segunda como Tribunal de Garantías, los antecedentes del proceso, y todo lo que ver convino:

CONSIDERANDO I:

1.- Que, tramitada la causa, el Juez de Partido en lo Civil de la Corte Superior del Distrito Judicial de Pando, pronunció Sentencia Nº 021/07, de fecha 9 de Abril, de fojas 161 a 167, declarando IMPROBADA la demanda de resolución de contrato y otros de fojas 8 a 9 de obrados interpuesta por Nazareth Mansour Pitto de Díaz, y PROBADA la acción reconvencional de disminución del precio de venta, presentado por Ciro Villavicencio Amuruz, de fojas  43 a 46  sin costas, resolución que es apelada por Nazareth Mansour Pitto de Díaz, de fojas 173 a 176, a cuyo mérito la Sala Civil, Social, de Familia, Niño, Niña y Adolescente de la Corte Superior del Distrito Judicial de Pando, emite auto de vista de fecha 01 de agosto de 2007, que REVOCA TOTALMENTE la sentencia apelada y resolviendo en el fondo declara PROBADA PARCIALMENTE la demanda e IMPROBADA la reconvención, sin costas, determinando 1) La resolución del contrato preliminar de compromiso de venta suscrito entre las partes litigantes en fecha 5 de diciembre de 2003; 2) La devolución por parte de los propietarios del dinero entregado por Ciro Villavicencio Amuruz en calidad de pago parcial, es decir $us 30.000, sea en el plazo de 10 días de ejecutoriada la sentencia; 3) Ciro Villavicencio Amuruz debe entregar el predio rústico en emplazo de 60 días, una vez ejecutoriada la referida sentencia.

2.- Que, pronunciado el Auto de Vista Nº 41, de fecha 01 de agosto de 2007, Ciro Villavicencio Amuruz interpone recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 198 a 202 vuelta, bajo los siguientes argumentos:

1. El recurrente en el recurso de casación de fojas 198 a 202 vuelta acusa que el auto de vista hubiese incurrido en violación, contradicción e interpretación errónea del artículo 450 del Código Civil, cuando el auto de vista en su primer considerando  establece que el contrato sería bilateral y en el segundo considerando el contrato bilateral se convertiría en condicional y unilateral.

2. Asimismo, expresa violación e infracción de los artículos 1279, 495 inciso 3 del Código Sustantivo, porque el considerando II reconocería que en el contrato existe una condición suspensiva, el cual señalaría que  no hubiese cumplido esa condición, pero, refiere haber demostrado  que el mismo no recibió la cantidad de hectáreas que señala el contrato.

3. También acusa de violación del artículo 496 inciso 3) del Código Civil, al no considerar que los demandantes no han cumplido con la condición suspensiva.

4. De la misma forma, acusa violación e interpretación errónea y aplicación indebida de los artículos 454 y 568, toda vez, que el Tribunal de Alzada manifestaría que el contrato no contemplaría la obligación de entregar el bien, sin embargo, el recurrente señala que los demandantes en su demanda confiesan que le entregaron 1.500 hectáreas, cuando la perito de la demandante ha establecido que el terreno que ocupa no llega ni a la mitad, manifestando asimismo que el auto de vista contendría disposiciones contradictorias cuando el Tribunal de Alzada reconoce que existen menos hectáreas, pero reconocen que adeuda $us 40.000 por las 36, 5 hectáreas, acusando a su vez contradicción en la parte considerativa y resolutiva.

5. El recurrente expresa que el auto de vista en la apreciación de la prueba ha incurrido en error de hecho al no apreciar la prueba cursante de fojas 123 a 137 y considerar que está en posesión de una extensión que no llega ni a la mitad de lo convenido en la venta

6. Y no se pronuncian sobre la denuncia de estelionato, las mejoras e inversiones realizadas en el terreno y la entrega de $us 4.000

CONSIDERANDO II:

Conforme los argumentos expuestos en el recurso de casación en el fondo y en la forma, y el Auto Nº 138/12 pronunciado por la Sala Penal Segunda, como Tribunal de Garantías, se tiene:

I.- El Auto Constitucional Nº 138 de 15 de agosto de 2012 (fojas 405 a 412), constriñe que “se encontraba en debate las reglas de competencia de las Autoridades que conocieron el proceso civil, respecto a que el predio objeto de la litis, era terreno agrario”. Con relación al mismo, se tiene que a fojas 75 cursa plano aprobado por la Unidad de Catastro de la Dirección de Ordenamiento Territorial de la Oficialía Mayor Técnica del Gobierno Municipal de Cobija, que evidencia que los terrenos en litis se encuentran registrados en catastro municipal de la ciudad de Cobija, específicamente en el Distrito 10, Manzano 02, Predio 1 de dicha ciudad, bajo el Código 9010100201000; en consecuencia la presente litis compete a la autoridad jurisdiccional civil y no a la agraria.

II.- Si bien la parte recurrente de fojas 223 a 235 vuelta, se apersona a este Tribunal con la finalidad de mejorar su recurso de casación, el recurrente introduce otros argumentos que no se encuentran en el recurso de casación de fojas 198 a 202, para pretender que se consideren en virtud al artículo 256 del Código de Procedimiento Civil, toda vez, que esta disposición se aplica solo para mejorar las acusaciones que ya fueron acusadas justamente en el recurso de casación. Por lo que, éste Tribunal no puede pronunciarse sobre denuncias que no fueron señaladas en el recurso de casación de fojas 198 a 202.

III.- En cuanto al punto 1 del recurso de casación. Que, el artículo 450 del Código Civil establece los elementos para considerar de manera general lo que son los contratos, sin hacer una clasificación de cada uno de ellos, sobre el cual, el Tribunal de Alzada mediante el auto de vista recurrido, en el primer considerando no hace ninguna referencia a este articulado, sino, que realiza una exposición sobre los contratos unilaterales y bilaterales  y efectivamente al referir que de éste surge una primera obligación para Luís Díaz y Nazareth Mansour Pinto de Díaz que es el de transmitir el dominio o derecho propietario con la suscripción del documento definitivo y otra segunda obligación para Ciro Villavicencio, que es la de pagar los 70.000 $us en la forma indicada, afirma que es un contrato bilateral, que no contradice al segundo considerando del referido auto de vista, toda vez, que al mencionar dicho Tribunal que la obligación de los propietarios se encuentra condicionada al cumplimiento de la obligación del demandante, no significa que contrariamente también se la considere al contrato referido como unilateral, considerando, que en este caso las obligaciones para ambas partes se encuentran establecidos, empero para que se pueda efectivizar la transferencia del inmueble, primeramente se debe cumplir  con el pago total acordado, a cuya razón, el Tribunal de Alzada no ha incurrido en violación, contradicción, e interpretación errónea de dicha disposición, como expresa el recurrente.

En cuanto a los puntos 2, 3, y 4 del recurso de casación. Que, a la suscripción del contrato bilateral de fojas 6 y vuelta, tanto los demandantes como el demandado asumieron obligaciones, para los demandantes como ya se refirió anteriormente, el de efectivizar la transferencia del predio a la culminación del pago por el demandado, de acuerdo a lo estipulado en la cláusula segunda del documento de referencia, y si bien, la entrega del predio mencionado no figuraba en el documento suscrito, se entiende que los demandantes entregaron el mismo al recurrente Ciro Villavicencio, quien se encontraría en posesión de aquel, empero, tomando en cuenta que el pago total por dicho predio debería cumplirse hasta el 20 de diciembre de 2004, fecha en la que el demandado tenía la obligación de cumplir con el mencionado pago, la parte demandante ha interpuesto demanda de resolución de contrato, de acuerdo a lo establecido por el artículo 568 del Código Civil, porque, tomando en cuenta que la fecha para el cumplimiento de pago ya hubieran transcurrido más de 1 año al momento de interponer la demanda, sin que se hubiera cumplido la condición suspensiva del pago total por el inmueble, habiendo quedado suspendido el nacimiento del derecho de propiedad del inmueble para el demandado, al no efectivizarse la transferencia por incumplimiento del recurrente, considerando, además, que si no se efectivizó la transferencia del predio tantas veces referido, justamente a raíz del incumplimiento del pago del demandado, no se puede establecer que la parte demandante no ha cumplido con su obligación de entregar la totalidad del mismo, tomando en cuenta asimismo, que en el documento de fojas 6 en la cláusula tercera no se ha determinado con exactitud la superficie de dicho inmueble, puesto que dicha cláusula señala que la transferencia del predio hace una superficie aproximada de 1.500.000 ha, siendo así, el Tribunal de Alzada no ha violado e infringido los artículos 1279, 495 inciso 3), 496 inciso 3), 454 y 568 del Código Civil, ni el auto de vista recurrido contiene disposiciones contradictorias o exista contradicción entre sus partes considerativa y resolutiva.

En cuanto al punto 5 del recurso de casación. Respecto a la denuncia de error de hecho respecto al peritaje de fojas 123 a 137, a fojas 122 del mismo, evidentemente se establece que la extensión que ocupa el demandado es de 732.5725 Has., y si bien no llega a la superficie aproximada del predio, justamente, al no haberse efectivizado la transferencia del mismo de parte de los demandantes, por incumplimiento en el pago total acordado, no se puede exigir el cumplimiento de la transferencia del total de la superficie acordada, aún más sin que la misma no fue específica, al haberse señalado que era aproximadamente 1.500.000 Has., y que debido a esta incertidumbre el demandado al cumplimiento del pago tenía toda la prerrogativa de exigir el cumplimiento de la entrega del inmueble en la superficie convenida.

Respecto al punto 6 del recurso de casación. En cuanto a que el Tribunal de Alzada no se hubiera pronunciado sobre el hecho punible de estelionato, tomando en cuenta que la vendedora de acuerdo al Folio Real que cursa a fojas 60 de obrados, no poseía la cantidad de terreno que se le hubiese vendido, al no existir una superficie exacta en el mismo documento, objeto de la Litis, y al no evidenciarse la existencia de otro documento, que sea oponible al derecho propietario de los demandantes y sin que mucho menos exista una sentencia penal ejecutoriada que establezca la comisión del delito de estelionato de parte de los demandantes a razón de haber suscrito del documento cursante a fojas 6 y vuelta, el Tribunal de Alzada no puede pronunciarse si ha existido estelionato de parte de los demandantes.

IV.- Respecto a las mejoras que se hayan introducido y el pago de $us 4.000 a los demandantes, a fojas 88 y vuelta de obrados cursa la relación procesal y los puntos de hecho a probar, el mismo que no fue objetado por ninguna de las partes, y entre los cuales no se encuentran individualizados como puntos a probar las mejoras y el pago de la cantidad referida, para su devolución, en virtud del cual, siendo que los hechos a probar se basan tanto en la demanda como en la contestación o reconvención que fijan el límite sobre los cuales se somete a un término de prueba y de acuerdo a ellos las autoridades jurisdiccionales deben resolver el caso sometido a su conocimiento, en el marco del principio dispositivo, el Tribunal de Alzada no puede pronunciarse sobre ellos, de lo contrario se estaría pronunciando extra petita.

V.-  Por lo que, corresponde aplicar al presente recurso de casación en el fondo y en la forma lo establecido por el artículo 271 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto por los artículos 271 numeral 2) del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el Recurso de Casación en el fondo y en la forma de fojas 198 a 202 vuelta, interpuesto por Ciro Villavicencio Amuruz; con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500 que mandará hacer efectivo el juez inferior.

Primera Magistrada Relatora Dra. Elisa Sánchez Mamani de cuyo proyecto fueron disidentes los Magistrados Dra. Ana Adela Quispe Cuba y Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  248/2013