SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 242

Sucre: 31 de mayo de 2013  

Expediente: T-21-08-S

Proceso: Entrega de nueva póliza de importación de motorizado.

Partes: Luís Gonzalo Portal Calderón c/ Aduana Nacional Regional Tarija y otros.

Distrito: Tarija

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________


VISTOS: el recurso de casación en el fondo interpuesto por Luís Gonzalo Portal Calderón de fojas 594 a 598, impugnando el Auto de Vista Nº 68/2008 de fecha 25 de junio de 2008, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de justicia de Tarija, dentro del proceso de entrega de nueva póliza de importación de motorizado, la respuesta de fojas 604 y vuelta, la concesión de fojas 605 vuelta, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO: que, tramitada la causa, el Juez de Partido Cuarto de Partido en lo Civil de Tarija, emitió la Sentencia Nº 48/2008 de 27 de marzo de 2008 cursante de fojas 531 a 533, que declaró improbada la demanda de fojas 47 a 49, con costas.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por Luís Gonzalo Portal Calderón por memorial de fojas 537 a 541, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Tarija mediante Auto de Vista Nº 68/2008 de 25 de junio de 2008 cursante de fojas 577 a 578 vuelta, confirmó totalmente la Sentencia de fojas 531 a 533 con costas en ambas instancias.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por parte de Luís Gonzalo Portal Calderón de fojas, con los siguientes fundamentos:

Que, al amparo de los artículos 253, 257, 258, 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil acusa que el Auto de Vista seria lesivo a sus intereses y que en el mismo no se habría valorado la prueba, que el Auto de Vista en su considerando III sostendría que la aduana no tendría facultades de emitir pólizas, aspecto que seria falso pues la aduana de Tarija habría intervenido en la póliza de fojas 12 con varios funcionarios, por lo que acusa la infracción de la Ley de Aduanas.

En el considerando IV el Auto de Vista, sostendría que se trata de dos camiones, no siendo evidente pues se trataría de un sólo camión. Que a fojas 175 y fojas 218 a 219 Natividad Chacón López habría pedido la baja del tramite de la póliza y ha fojas 400 habría confesado que el camión es de su propiedad.

Que al sacar una póliza de un camión que nunca ingreso al recinto aduanero de Potosí, le estaría causando un perjuicio económico, sin poder ingresar al transporte pesado ni a la cooperativa del transporte internacional por efecto de las pólizas, perjuicio que habría sido afirmado por los testigos dentro del proceso.

Por otra parte, el Auto de Vista sostendría que Natividad Chacón López seria la culpable que el chasis tenga una letra cambiada, cuando el perjuicio fue sacar ilegalmente una póliza que no le corresponde, lo que estaría causando perjuicio económico, consiguientemente seria aplicable el artículo 984 del Código Civil para el resarcimiento del daño causado, para ello hace una descripción de la jurisprudencia de la entonces Corte Suprema de la Nación, finaliza indicando que si esta pidiendo la baja de la póliza de Natividad Chacón López, es por que la Aduana no permitiría que haya dos movilidades con el mismo chasis.

Finaliza solicitando: “…se dicte el Auto Supremo casando el Auto de Vista de fojas 577 a 578 con costas en las tres instancias por estar demostrado que se ha infringido todas las leyes citadas y las acuso de ser infringidas…”                                   

CONSIDERANDO: que, el recurso de casación esta asimilada a una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteado en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, empero debe quedar claro que cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, se lo realiza por errores en la resolución de fondo del litigio es decir error "in judicando", caso en el cual los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el fondo del litigio; en tanto que si se plantea en la forma error "in procedendo", es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil; es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error -como se ha dicho anteriormente-; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

En el caso de autos, las denuncias formuladas en el memorial con la suma de recurso de casación en el fondo que se analiza, no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos supra señalados, pues de un modo general procede a efectuar una transcripción de gran parte de un memorial de apelación formulado contra la sentencia de primera instancia que fueron absueltos por el Tribunal Ad Quem, el recurrente olvidó que el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho, donde el recurrente esta obligado a señalar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error en los que han incurrido los juzgadores de instancia, conforme determina el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil. Pese a la claridad del dispositivo legal citado, en el caso de autos, se descuidó totalmente su cumplimiento, por cuanto no cita ni acusa una sola norma como infringida, prefiriendo limitarse a realizar una relación de los hechos del proceso sobre la decisión del Tribunal de alzada, sin ningún argumento jurídico que pudiera considerarse como fundamento del recurso de casación. Asimismo y condicionado al hecho de que no acusa la violación de ninguna norma, no señala en qué consiste la violación, falsedad o error, olvidando que la casación importa un juicio sobre la aplicación del derecho.

Por otro lado, el recurrente también omitió precisar las causales de casación en el fondo, dispuestas en los numerales 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, es más ni siquiera hace alusión a estos tres ordinales limitándose a anotar de manera general el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, sin sus correspondientes causales.

Finalmente de manera general, acusa que no se habría valorado la prueba, al respecto si de la apreciación de la prueba se trata, el recurrente debió señalar de manera precisa y diferenciada, si los juzgadores de instancia incurrieron en error de derecho o de hecho, puesto que la valoración y apreciación de la prueba constituye una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. Sin embargo, en aquellas circunstancias en que el recurrente demuestre que los de instancia incurrieron en error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, los hechos declarados probados dejan de tener validez legal, precisamente por la existencia de uno o de ambos errores.

El Tribunal Supremo, es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido la recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que se castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 parágrafo 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo contenido en el memorial de fojas 574 a 577 vuelta, presentado por Luís Gonzalo Portal Calderón. Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 500 que mandará hacer efectivo el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  242/2013