SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 240

Sucre: 31 de mayo de 2013  

Expediente: SC-33-08-S

Proceso: Extinción de Obligación por Cumplimiento de Pago.

Partes: Cooperativa de Ahorro y Crédito Fátima Ltda. c/ Caja Nacional de Salud Regional Santa Cruz.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 273 a 274, interpuesto por Rolando Aguilera Perrogon en representación de la Caja Nacional de Salud Regional Santa Cruz, contra el Auto de Vista cursante a fojas 268 y vuelta, de fecha 14 de diciembre de 2007, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre EXTINCION DE OBLIGACION POR CUMPLIMIENTO DE PAGO, seguido por la Cooperativa de Ahorro y Crédito Fátima Ltda. contra la institución recurrente, la contestación al recurso de fojas 276 y vuelta, los antecedentes del proceso, y el auto de concesión del recurso de fojas 277; y,

CONSIDERANDO I:        

ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que en la tramitación de la causa, la Juez de Partido 8º en lo Civil y Comercial de Santa Cruz, pronunció sentencia en fecha 6 de junio de 2007 cursante a fojas 233 a 235 vuelta de obrados, declarando PROBADA la demanda interpuesta por la Cooperativa de Ahorro y Crédito “Fátima Ltda.” de fojas 101 a 105 y consiguientemente se tiene por extinguida la obligación del demandante correspondiente a los aportes de diciembre de 1988 y de los meses de febrero, marzo, mayo, junio y julio de 1999.

Que, en grado de apelación incoada por la institución demandada, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Distrito Judicial de Santa Cruz, confirma la sentencia apelada, con costas.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.- La Caja Nacional de Salud Regional Santa Cruz, interpone recurso de casación en el fondo, con argumentos que se extractan a continuación:

Manifiesta que, el Auto de Vista habría sobrevaluado la prueba aportada por la institución demandante, asignándole fuerza probatoria que no la tiene, a la documentación que son simples fotocopias legalizadas que de forma ilegal acompaño el actor, indicando que acompañaba documentos originales.

Así mismo indica haber violación de los artículos 330 y 331 del Código de Procedimiento Civil, al referirse a las fotocopias de fojas 213 a 231 ofrecidas como prueba. Como también existe violación del artículo 3 numeral 3) del mismo procedimiento, debido a no haberse asegurado la igualdad efectiva de las partes en el proceso, referente a la solicitud de un estudio grafológico y grafotécnico de los supuestos comprobantes de pago, para demostrar su falsedad, situación que el juez no dio lugar sin ningún justificativo, provocando indefensión en el demandado.

Concluye pidiendo al Tribunal Supremo, case el auto de vista recurrido y en el fondo declare improbada la demanda y/o anule obrados hasta el estado en que se admita la prueba propuesta por la Caja Nacional de Salud, fojas 212.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que, a través de su abundante jurisprudencia, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 - 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 - 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código adjetivo civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo - con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

Tanto en el recurso de casación en el fondo como en la forma es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, debe o deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral  2) del Código de Procedimiento Civil.

En la especie, el contenido del recurso de casación en el fondo, resulta impreciso, contradictorio, desordenado e incompleto, no sólo porque la entidad recurrente hace una simple mención  a los numerales 1) y 2) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, sin precisar en realidad el fundamento de las causales de casación en el fondo, sino también, por no haber cumplido con la obligación señalada en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste cada una de ellas y proponer la solución jurídica al caso planteado, apenas individualizando a los artículos 330, 331 y 3 del Código de procedimiento Civil supuestamente vulnerados o contradictoriamente aplicadas en el auto de vista recurrido, así como no identifica la existencia de errores de derecho o de hecho en la valoración o apreciación de la prueba como causales de procedencia del recurso de casación en fondo; a esta deficiencia hay que agregar, el desconocimiento evidente de la naturaleza jurídica del recurso de casación en el fondo, al limitarse a denunciar de manera general violación y errónea aplicación en relación a normas sustantivas, adjetivas, así como inobservancia de principios generales como son el derecho a la defensa y el debido proceso, desvirtuando el fin y el propósito que persigue el recurso de casación en fondo y obviando considerar que el recurso de casación en el fondo está relacionado a los errores "in judicando" que no afectan a los medios o formas de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales.

Por último, a las imprecisiones ya mencionadas, se añade el petitorio final que realiza, pidiendo “casar el auto de vista y/o anular obrados hasta el estado en que se admita la prueba propuesta por la C.N.S.”, siendo que revisado el memorial de fojas 273 y 274 de obrados, no se divisa interposición de casación en la forma o nulidad, deviniendo en la improcedencia del presente recurso. 

En consecuencia, al no haber la entidad recurrente cumplido con la carga legal prevista en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el recurrente, este Tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de 273 a 274, interpuesto por Rolando Aguilera Perrogon en representación de la Caja Nacional de Salud Regional Santa Cruz, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. José Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  240/2013