SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 180

Sucre: 30 de abril de 2013  

Expediente: SC 60 - 11 S

Proceso: Doble de mejor derecho propietario, acción negatoria y otros.

Partes: Felipe Aquino Zeballos c/ Empresa de Servicios Petroleros Bolivianos Ltda. “SERPETBOL LTDA.”.

Distrito: Santa Cruz

Segunda Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________


I.- VISTOS:

1.- El recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por el Banco Bisa S.A., contra el Auto de Vista Nº 20 de 12 de enero de 201O, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Distrito de Santa Cruz, en el proceso ordinario doble de mejor derecho propietario, acción negatoria, reivindicación y entrega de tractor seguido por Felipe Aquino Zeballos en contra de la Empresa de Servicios Petroleros Bolivianos Ltda. “SERPETBOL LTDA.”, representada por Juan Fernando Virreira Morales y el Banco Bisa S.A. representado por Drago Stojanovic Vuksanovic, o Remberto Vaca Gaythe y/o Zacarías Eduardo Cuellar Leigue, los antecedentes y;

II.- CONSIDERANDO:

2.1. Antecedentes.- Que, mediante sentencia de fojas 1257 a 1263 de obrados y auto complementario de fojas 1280, pronunciado por el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, se declaró improbada la demanda de fojas 42 a 44 vuelta, improbada la excepción perentoria de prescripción de fojas 562 a 566 interpuesta por el Banco Bisa S.A., probada la excepción de falta de acción y derecho de fojas 52 a 55, interpuesto por SERPETBOL LTDA., sin costas.

Que, en grado de apelación, interpuesto por Víctor Hugo Aliaga en representación de Felipe Aquino Zeballos de fojas 1285 a 1289, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Distrito de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 20 de 12 de enero de 2010, revoca la sentencia apelada y declara probada la demanda de fojas 42-44 en todas sus partes, con costas.

Contra el referido Auto de Vista, por memorial cursante de fojas 1365 a 1368 de obrados, Yuri Joel Morales Peñaranda, en representación del Banco Bisa S.A., interpone recurso de casación en la forma y en el fondo, que a continuación se compendia.

III.- CONSIDERANDO:

3.1.- Recurso de casación.- El recurrente, en su recurso de casación en la forma y en el fondo, deduce las siguientes acusaciones:

3.1.1.- Casación en la forma.- En el recurso de casación en la forma, se acusa lo siguiente:

1º.- Que, el Auto de Vista impugnado en su parte resolutiva ha efectuado dos concesiones ultra petita al incorporar la frase “en todas sus partes” y al interponer costas.

2º.- Que, el Tribunal ad quem no se ha pronunciado sobre las excepciones opuestas, concretamente sobre la excepción de falta de acción y derecho opuesta por “SERPETBOL LTDA.”

3.1.2.- En cuanto a la casación en el fondo se efectúan las siguientes denuncias:

1º.- Que existe disposición contradictoria al revocar la sentencia y al no pronunciarse sobre la excepción de falta de acción y derecho interpuesta por SERPETBOL LTDA., lo que implicaría el reconocimiento de derecho propietario a ambas partes contendientes.

2º.- Que otra disposición contradictoria constituiría la contenida en el primer párrafo de fojas 1351 cuando se señala “lo que en una ponderación racional otorga el derecho propietario del demandante con las consecuencias de su reivindicación del tractor y acción negatoria del demandado sobre el mismo bien “, lo que implicaría que en su primera parte se reconoce derecho a Felipe Aquino Zeballos y en la parte final se justifica y confirma la acción negatoria de SERPETBOL LTDA.

3º.- Acusa que el Tribunal ad quem habría interpretado erróneamente el artículo 233 del Código de Procedimiento Civil, invocada para determinar su facultad revisora y ponderativa de la probanza, cuando esa norma se refiere a la facultad potestativa de abrir término de prueba.

4º.- Acusa que el Tribunal ad quem habría efectuado una interpretación errónea y sesgada del artículo 77 del Código Civil al otorgarle efecto convalidante de registros inexistentes, ya que recién se crea disposiciones regulatorias sobre el SEDAG a partir del 22 de diciembre de 2005.

5º.- Acusa al Tribunal ad quem de haber incurrido en error de hecho al realizar afirmaciones no efectuadas por el confesante Remberto Vaca, quien en ningún momento expresó que el Banco Bisa S.A., no hizo transferencia como lo afirma el auto de vista, sino lo contrario; y error de derecho al darle a dicha confesión efectos jurídicos procesales que la misma no conlleva.

Asimismo acusa al Tribunal ad quem de haber incurrido en error de derecho al haber concluido que la incomparecencia del representante de SERPETBOL LTDA a la audiencia señalada por providencia de fojas 1197 otorga el derecho propietario del demandante cuando ninguna de las preguntas contenidas en el cuestionario se referirían al reconocimiento de derecho de propiedad del tractor por parte del confesante a favor del demandante.

6º.- Acusa al Tribunal ad quem de haber violado el artículo 1 del Código de Procedimiento Civil, el numeral 6 del artículo 30 y el artículo 180 de la Constitución Política del Estado que establece el principio de legalidad; es decir de sometimiento de los jueces a la ley, al desconocer el registro legal realizado por el Banco BISA S.A. del tractor sobre la base del D.S. 28537 y al reconocerse validez a un registro nulo de pleno derecho, sin base de sustentación legal del SEDAG anterior a la promulgación de la norma que genera el registro.

3.2. Fundamentos del Fallo.- Así planteado el recurso, corresponde efectuar el análisis comenzando por el recurso de casación en la forma, pues en caso de estimarse el mismo ya no corresponde pronunciamiento sobre la casación en el fondo.

3.2.1.- Sobre la casación en la forma.- En mérito al principio de congruencia, el Tribunal ad quem esta compelido a pronunciarse en estricta correspondencia con los puntos resueltos por el inferior que hubieren sido objeto de apelación y fundamentación, según dispone el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

Ahora bien, en los casos en los que el Tribunal de apelación revoca totalmente la sentencia de primera instancia que había declarado  improbada la demanda en todas sus partes y en su lugar acoge parte o toda la demanda, corresponde que dicho fallo contenga pronunciamiento sobre todas las pretensiones deducidas por las partes en los actos de constitución del proceso, con la debida exhaustividad; no solamente porque dicho requisito del fallo se encuentra impuesto por los artículos 190 y 192-3) del Código de Procedimiento Civil, sino porque ello constituye una exigencia legal que tiene por finalidad otorgar seguridad jurídica a los justiciables y al propio tiempo una condición necesaria para facilitar la fase de ejecución.

En el caso en examen, con relación a la frase “en todas sus partes”, corresponde precisar que en la demanda la parte actora, ha acumulado varias pretensiones, y en su apelación no ha restringido su pedido a la estimación de solamente alguna de ellas, pues en su petitorio pide que se declare probada la demanda; por ello la consignación en la parte resolutiva del fallo de segunda instancia de la frase “en todas sus partes” de ninguna manera puede reputarse como un exceso en el pronunciamiento.

En cuanto a la condenación de costas procesales, corresponde precisar que las costas procesales tienen su fuente en la ley y su imposición depende de la forma de resolución que adopte el tribunal  de apelación, según dispone el artículo 237 del Código de Procedimiento Civil; en particular cuando se revoca el fallo de primera instancia, ya sea en forma  total o parcial, no procede la condenación en costas; por ello la imposición de costas en este caso donde se revocó la sentencia constituye una determinación excesiva.

En lo que se refiere a la falta de pronunciamiento, evidentemente el Tribunal ad quem al no limitar la revocación solamente a alguna de las partes de la sentencia, daría a entender que está procediendo a la revocatoria total del fallo, y en tal caso y dado que no sólo se han opuesto excepciones perentorias sino inclusive se ha deducido demanda reconvencional, ciertamente correspondía que se pronuncie de forma explícita sobre cada una de ellas, consignando sus determinaciones correspondientes en la parte resolutiva del Auto de Vista impugnado; sin embargo el Tribunal ad quem se ha limitado a declarar probada la demanda en todas sus partes, sin pronunciarse sobre las excepciones perentorias opuestas ni sobre la reconvención deducida; es más- dicho sea de paso también sin pronunciarse sobre la apelación diferida- por ello resulta evidente que el Tribunal ad quem, ha quebrantado el principio de congruencia ya que, por tal  omisión, ha hecho de su fallo citra petita.

La falta de pronunciamiento sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso, constituye causal de casación en la forma, prevista por el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, que acarrea la nulidad del Auto de Vista por determinación del artículo 275 Ídem; el defecto que se advierte resulta trascendente, habida cuenta que afecta a la seguridad jurídica de las partes y en su caso acarrearía dificultades en una eventual ejecución; razón por la cual debe anularse el Auto de Vista impugnado.

3.2.2.- Al estimarse el recurso de casación en la forma, ya no corresponde pronunciamiento sobre la casación en el fondo.

IV.- POR TANTO:

La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de lo dispuesto por los artículos 271 numeral 3) y 275  del Adjetivo Civil, ANULA llanamente el Auto de Vista, de fojas 1350 a 1351 de obrados, disponiendo que el Tribunal ad quem, sin someter la causa a turno pronuncie nuevo auto de vista, cumpliendo los requisitos de congruencia y exhaustividad.

No siendo excusable el error en que ha incurrido el Tribunal ad-quem, se les impone responsabilidad de multa que se gradúa en Bs. 200 a cada uno de los vocales signatarios del fallo, a descontarse de sus haberes por habilitación, y sea a favor del tesoro judicial.

Primer Magistrado Relator Dr. Javier Medardo Serrano Llanos de cuyo proyecto fue disidente la Magistradas Dra. Elisa Sánchez Mamani con cuya disidencia estuvo de acuerdo la Magistrada Dra. Ana Adela Quispe Cuba.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  180/2013