SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 174

Sucre: 30 de abril de 2013  

Expediente: SC- 120- 09- S

Proceso: Anulabilidad de Transferencia de Bien Ganancial.

Partes: Gaby Raquel Aguilera Roda c/ Nicolás Arnez Gamboa y otra.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: Los Recursos de Casación de fojas 266 a 267 vuelta y 270 a 271 interpuesto por Nicolás Arnez Gamboa y Elva Arnez Gamboa respectivamente, contra el Auto de Vista N° 319 cursante a fojas 262 a 263 vuelta, de 6 de julio de 2009, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre ANULABILIDAD DE TRANSFERENCIA DE BIEN GANANCIAL, seguido por Gaby Raquel Aguilera Roda contra los recurrentes, los antecedentes del proceso, la contestación 272 a 275 y el auto de concesión del recurso de fojas 275 vuelta; y,

CONSIDERANDO I:

DE LOS ANTECEDENTES DEL PROCESO.- Que tramitada la causa, el Juez de Partido 1º en lo Civil y Comercial de Santa Cruz, emitió sentencia de fecha 7 de enero de 2009 cursante a fojas 209 a 214 vuelta de obrados, declarando PROBADA la demanda sobre anulabilidad de transferencia de bien inmueble ganancial, deducida por Gaby Raquel Aguilera Roda contra Nicolás Arnez Gamboa y Elva Arnez Gamboa.

Que, en grado de apelación incoada por los demandados, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito Judicial de Santa Cruz, confirmando la sentencia apelada con la modificación de que la nulidad de la transferencia sólo alcanza al 50 % de inmueble, parte ganancial que corresponde en propiedad a Gaby Raquel Aguilera Roda, sin costas.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN: Los demandados, recurren en casación por separado, los mismos que se resumen a continuación.

a) El recurrente Nicolás Arnez Gamboa, manifiesta que el auto de vista es contradictorio en sus errados fundamentos, ya que en principio reconoce y acepta que la transferencia realizada del inmueble objeto de la litis se la hizo con pleno conocimiento de la demandante, verdad confesada por la misma, habiendo transcurrido más de 8 años desde que se ha concluido la transferencia del inmueble realizada en 1999, prescribiendo su derecho de iniciar la acción legal de anulabilidad, así lo determina el artículo 556 del Código de Procedimiento Civil, por lo que interpone recurso de casación en el fondo esperando que este Tribunal de Justicia case en parte el auto de vista recurrido, casando el 50 % del derecho dejado supérstite a favor de la demandante.

b.1) El contenido del recurso de casación de Elva Arnez Gamboa, indica la misma que la demanda planteada por la demandante es imprecisa, pues en la síntesis de la misma se enuncia que se demanda la “anulabilidad” de transferencia de bien ganancial, pero luego en el contenido del bien ganancial demanda la “nulidad” del contrato de transferencia, contradicción por la cual no debió ser admitida; además como el contenido de la demanda párrafo 2° pide la nulidad de trasferencia, entonces la sentencia debió resolver sobre la nulidad y no sobre la anulabilidad que no fue demandada, situación que le obliga a solicitar que se anule todo el proceso incluyendo el memorial de demanda.

b.2) Manifiesta que, el derecho de la demandante a demandar habría prescrito, conforme lo indica el artículo 556 del Código Civil, ya que a confesión de la demandante, esta tenía pleno conocimiento de la transferencia hecha en 1999, debiéndose casar en su totalidad el auto de vista y la sentencia.

Por los fundamentos expuestos la recurrente plantea recurso de casación y nulidad en la forma y fondo para que el ante Tribunal de Justicia case el Auto de Vista recurrido, declarando anulado todo el proceso, por haber sido llevado el proceso contrario a las normas legales.

CONSIDERANDO III:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.- Que el recurso de casación en la forma, en el fondo o en ambos aspectos debe tener la motivación y fundamentación requerida por el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil. En cuanto a las causales de casación en el fondo, éstas están claramente señaladas en los tres ordinales que contiene el artículo 253 del mismo Adjetivo, en tanto que si se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas el artículo 254 del mismo cuerpo legal, y su finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo con o sin reposición cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley, de modo que no hay forma ni modo de confundirlas las unas con las otras, máxime si el artículo 250 del mismo Ritual está orientado en esas dos formas de casación: la formal y la de fondo o substancial.

Que, conforme la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo, se tiene establecido que el recurso de casación se asemeja a una demanda nueva de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, se deben citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente; y cuando se acusa error de hecho en la apreciación de las pruebas, éste deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demuestren la equivocación manifiesta del juzgador, sea que se plantee en la forma, en el fondo, o en ambos efectos a la vez, procediendo el recurso de casación en la forma cuando la resolución recurrida ha sido dictada violando formas esenciales del proceso, a su vez, el recurso de casación en el fondo, cuando el juez o tribunal de apelación a emitido una sentencia o auto de vista violando, interpretando erróneamente o aplicando indebidamente la ley, así como la prueba, conforme establecen los artículos 250, 253 y 254 del ya citado Código de Procedimiento Civil, es decir en la forma, por errores in procedendo, que dan lugar a la nulidad del proceso y en el fondo, por errores injudicando, que motivan la invalidación de la resolución dictada con infracción de la ley sustantiva, no siendo suficiente, en ambos casos, la simple cita de disposiciones legales, si no fundamentar y precisar cuál la correcta aplicación de la norma cuya infracción se acusa.

En la especie, ambos recurrentes omitieron precisar las causales de casación en el fondo, enumeradas en los incisos 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, es más ni siquiera hacen alusión a estos tres ordinales limitándose, uno de ellos, el recurrente Nicolás Arnez Gamboa, a anotar de manera general el artículo "253" del Código de Procedimiento Civil, sin sus correspondientes causales, llegando incluso a denunciar de manera general, insegura, dubitativa, contradictoria e imprecisamente que hubo "leyes aplicadas erróneamente”.

Así también, los recursos planteados a fojas 266 a 267 vuelta y 270 a 271, no se ajustan al marco conceptual antes anotado, careciendo de técnica recursiva que exige la formulación de esta acción extraordinaria, debido a que los recurrentes han incumplido con la carga que les impone el artículo 258 numeral 2), al obviar citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error cometido por el Ad quem, formulando ambos recursos que resultan ser ambiguos, confusos e incongruentes, sumándose a esto que en el recurso de casación en la forma de la señora Elva Arnez Gamboa pretende alegar una causal de nulidad no planteada ni reclamada en su oportunidad ante el inferior en grado, contraviniendo también el artículo 258 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil e incumpliendo el requisito de hacer mención a algún numeral del artículo 254 del mismo adjetivo Civil, es así que, las incongruencias se reflejan hasta en su solicitud final pidiendo que se “…CASE el Auto de Vista de fecha 6 de junio de 2009, declarando anulado el proceso…”.  Huelga hacer mayores comentarios.

Aquellas incongruencias y ambigüedad, son patentes en los recursos de casación que nos ocupa, ponen de manifiesto la ausencia absoluta de una adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de estos recursos extraordinarios, circunstancia que no se puede dejar pasar, menos aún si, como se tiene dicho, que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara, precisa y congruente con las pretensiones de quien la interpone.

En consecuencia, por las deficiencias anotadas, los presentes  recursos caen dentro de la previsión de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 1) del indicado Procedimiento Civil, no abriéndose competencia ante este Tribunal Supremo.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTES los recursos de casación de fojas 266 a 267 vuelta y 270 a 271 interpuesto por Nicolás Arnez Gamboa y Elva Arnez Gamboa respectivamente, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Fue de voto disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  174/2013