SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 119

Sucre: 28 de marzo de 2013  

Expediente: SC-155-11-S

Proceso: Anulabilidad de escritura pública y otros.

Partes: Teresa Fátima Chajtur y otro c/  Edwin Enrique Pereira Duran y otra.

Distrito: Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________

            

VISTOS: el recurso de casación interpuesto por Edwin Enrique Pereira Duran de fojas 2088 a 2093 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 302 de 21 de diciembre de 2010 pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso sobre anulabilidad de escritura pública y otros, seguido por Eduardo Alfredo Rivas Pardo y Teresa Fátima Chajtur de Rivas contra Sonia Victoria Paniagua Flores y el recurrente, la respuesta de fojas 2099 a 2033, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez de Partido Noveno en materia Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz pronunció la Sentencia Nº 64 de 4 de julio de 2009 (fojas 1969 a 1975), declarando improbada la demanda, desestimada la reconvención de validez, eficacia y ejecución de contratos, improbada la reconvención de daños y perjuicios, probada la excepción perentoria de improcedencia de la acción opuesta por la demandada, improbada la excepción de anulación opuesta por los demandantes, desestimadas las excepciones de oscuridad, contradicción e imprecisión en la reconvención y de improcedencia por falta de legitimación pasiva opuesta por los demandantes, sin costas.

Deducida la apelación por los demandantes, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz mediante Auto de Vista Nº 302 de 21 de diciembre de 2010 (fojas 2067 a 2068 vuelta), revoca parcialmente la sentencia apelada, declarando probada la demanda, en consecuencia sin valor legal la escritura pública Nº 72/2006 y los dos contratos de transferencia de inmuebles de 21 de enero de 2006, en litigio, probada la excepción de anulabilidad opuesta por los demandantes, improbada la excepción perentoria de improcedencia de la acción interpuesta por la demandada, manteniendo en todo lo demás la sentencia; sin costas. Complementado por Auto Nº 4 de 12 de enero de 2011 (fojas 2075).

CONSIDERANDO: que, el demandado Edwin Enrique Pereira Duran representado por Maria Esther Paniagua Flores en su recurso de casación de 27 de enero de 2011 (fojas 2088 a 2093 vuelta), acusa que:

I. El auto de vista recurrido no señala que considera demanda principal y no consta en obrados la demanda presentada los demandantes representados por Gloria Cecilia Terrazas Ewel, al efecto anota los artículos 17 de la Ley del Órgano Judicial, 90, 252, 192 inciso 3) y 3 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil.

II. En el fondo. Interpretación errónea y aplicación indebida de los artículos 27 in fine y 31 de la Ley del Notariado, 827, 828 numeral 1), 830 y 1546 del Código Civil con relación al artículo 63 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, pues mientras no se registre al margen la cancelación del poder, aquel mantiene vigencia frente a terceros; error de hecho en la apreciación de la prueba y violación de los artículos 1286, 1289 del Código Civil con relación al artículo 192 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, ya que no se ponderó el Poder Nº 451/98 donde no cursa la anotación marginal de la revocación del mismo, agregando que también existió violación de los artículos 830, 559 del Código Civil, 27 in fine, 31 y 32 de la Ley del Notariado, al efecto indica las documentales de fojas 6, 510, 1557 a 1558 y artículo 1546 del Código Civil.

III. En la forma, citando los artículos 254 numeral 4), 196 numeral 2), 190 del Código de Procedimiento Civil y 559 del Código Civil, que el auto complementario de fojas 2075 suple la omisión de la demanda, dado que no se demandó la anulabilidad de contratos suscritos mediante Poder Nº 451/98.

CONSIDERANDO: que, del análisis y cotejo del recurso de casación se llega a las siguientes conclusiones:

Al apartado I. La jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 (requisitos del recurso) numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, lo que implica citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia. En el contexto establecido precedentemente, el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que procede. Así, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en la forma se debe adecuar la acción a las previsiones y causales del artículo 254 (recurso de casación en la forma) del adjetivo civil citado. En la especie, el recurrente no especificó las causales de casación en la forma, enumeradas en los incisos respectivos del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, es decir no sabe lo que pretende. El Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, sobre este apartado en particular.

Al apartado II. El auto de vista recurrido concluyo que con la “manifestación de revocatoria” se cumple “con la actuación procedimental” de la misma, en efecto el artículo 828 parágrafo I parte inicial del Código Civil establece que “El mandante puede revocar el mandato en cualquier momento. En consecuencia no se advierte la interpretación errónea, aplicación indebida, error de hecho y violación acusadas en este apartado.

Al apartado III. La demanda de fojas 35 a 36 vuelta y 42, citando el Poder Nº 451/98 expresa: “se proceda a la cancelación de todas y cada una de las partidas que hubieren sido registradas por su efecto, y de los instrumentos públicos en que los mismos hubieran sido insertados”. Consiguientemente, no se advierte que el tribunal de alzada hubiere incurrido en la causal de nulidad prevista por el artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, conforme los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Edwin Enrique Pereira Duran de fojas 2088 a 2093 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bolivianos 500, que mandará hacer efectivo el juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  119/2013