SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 104

Sucre: 28 de marzo de 2013  

Expediente: LP-245-09-S

Proceso: Nulidad absoluta de escrituras públicas.

Partes: Catalina Mamani de Huanca c/ Juana Calamani Quispe.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación de fojas 617 a 619, presentado por Juana Calamani Quispe como heredera de Ricardo Calamani Ramírez, contra el Auto de Vista Nº 305/2009 de 7 de septiembre cursante de fojas 613 a 614, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito de La Paz, en el proceso seguido contra Ricardo Calamani Ramírez, sobre nulidad absoluta de escrituras publicas; el auto de concesión del recurso de fojas 624 vuelta, la respuesta de fojas 622 a 623, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO: que, tramitado el proceso, el Juez 3º de Partido en lo Civil de la ciudad de El Alto, emitió la sentencia Nº 228/2005 el 4 de octubre de 2005 cursante de fojas 507 a 512, que declaró probada la demanda de fojas 171 a 178 y 179 disponiendo la nulidad de Escrituras Públicas Nº 87/85 de 19 de febrero de 1985 y 495/99 de 7 de diciembre de 1990 y procederse a la cancelación de las Partidas Nros. 01055059 de 4 de noviembre de de 1989 y 01105379 de 29 de enero de 1991 de conformidad al inc. 4º del artículo 1558 del Código Civil en ejecución de fallos pasados en autoridad de cosa juzgada; asimismo averiguarse los daños y perjuicios ocasionados por los demandados, disponiéndose que estos restituyan los lotes de terreno motivo de juicio bajo conminatorias de desapoderamiento; e improbada la demanda reconvencional de fojas 366, sin costas por ser un juicio doble en lo relativo a la reivindicación.

Que, en grado de apelación, a instancia de la heredera del demandado, por Auto de Vista Nº. 305/2009 de 7 de septiembre cursante de fojas 613 a 614, se anula el auto de concesión de alzada cursante a fojas 604, pronunciado por el Juez 31 de Partido en lo Civil y Comercial de El Alto, quedando firmes y subsistentes la sentencia Resolución Nº 228/2005 cursante a fojas 507 a 512 y Resolución Nº 099/2000 de 10/04/2000 de fojas 223, en aplicación del artículo 237 Parágrafo I-4) del Código de Procedimiento Civil.

Dicho fallo motivó el recurso de casación y nulidad, por Juana Calamani Quispe, luego de realizar una ampulosa descripción de supuestos vicios procesales que habrían sido reclamados en su recurso de apelación, acusa que el Auto de Vista Nº 305/2009 no habría considerado, que si bien no se habría apelado era como consecuencia de que la sentencia no afectaba su patrimonio, sin embargo con al auto complementario emanado por el juez de la causa, si hubiera sido afectado sus intereses y patrimonio, razón por la cual recién se habría presentado el recurso de apelación y que el Auto de Vista Nº 305/2009 habría anulado la concesión del recurso porque el fallo ya habría estado ejecutoriado y que habría causado estado, arguye que con esta determinación se estuviera sellando una injusticia, por lo que indica que será el superior en grado quien enmiende esta injusticia.

Finaliza indicando textualmente que: “…INTERPONGO RECURSO EXTRAORDINARIO DE CASACIÓN Y NULIDAD, solicitando que previas las formalidades de ley se deje sin efecto el Auto de Vista 305/2009 de fs. 613 614 Y SE CONSIDERE MI APELACION, ANULANDO OBRADOS HASTA EL VICIO MAS ANTIGUO, sea con las formalidades de ley, toda vez que la revocatoria del Auto de concesión nuevamente me deja indefensión y se parcializa los actuados en favor de la actora y con las formalidades de ley”.

CONSIDERANDO: que, conforme la jurisprudencia del Supremo Tribunal, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta, cuáles son las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa; por cuanto el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones y estar identificadas las causales en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, en el artículo 254 de la citada norma.

Asimismo, conforme al artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, en el recurso de casación se "deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos", exigencias que no fueron cumplidas a cabalidad en el caso en análisis.

Pese a la claridad del dispositivo legal citado, en el caso de autos, se descuidó totalmente su cumplimiento, por cuanto en su recurso si bien cita algunas normas como infringidas, pero se limita hacer una crítica genérica sobre la decisión del tribunal de alzada, indicando que se incurrió en error en la sentencia y por ello se infringió el artículo 191 del Código de Procedimiento Civil ya que una vez dictada la misma no se dio cumplimiento al numeral 1) del artículo 196 del C.P.C; avocándose después a realizar una relación de los hechos a manera de conclusiones, cuyo fundamento de su recurso erróneamente esta dirigido a los reclamos del recurso de apelación, que conforme a lo establecido en nuestra economía procesal y tomando en cuenta la práctica y la lógica jurídica, el recurso de casación debe ser interpuesto contra la resolución de segunda instancia (Auto de Vista), y no así contra la sentencia de primer grado porque dicha resolución sólo es impugnable a través del recurso de apelación. 

Asimismo, si bien hace mención a los artículos 191 y 196 del Código de Procedimiento Civil, estos reclamos están dirigidos a supuestos errores de la sentencia, al margen de ello no señala en qué consiste el supuesto error o de que manera no se dio cumplimiento al artículo 196 numeral 1) que importe la infracción, olvidando que la casación importa un juicio sobre la aplicación del derecho, esto es, sobre la ley y su infractor; tarea que no es posible si en el recurso no se cumplió con el presupuesto del artículo 258 numeral 2) referida a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas, además de la especificación en qué consiste esa violación, falsedad o error, lo que supone especificar en qué medida el tribunal de apelación infringió determinada norma, reflejando la falta de aplicación de la correcta técnica jurídica dispuesta para la interposición de esta acción extraordinaria.

Por otra parte, si bien es cierto que la recurrente dice interponer tanto el recurso de casación y de nulidad, empero de manera general expuso los motivos y fundamentos de su recurso, reflejando una falta de técnica jurídica para la interposición de esta acción extraordinaria; en efecto, si bien es cierto que interpone tanto el recurso de casación en el fondo y en la forma, no es menos evidente que en la parte de la fundamentación del recurso, no especifica, si la misma corresponde al recurso de casación en el fondo o al recurso de casación en la forma; sin tomar en cuenta ni discriminar la naturaleza jurídica de los mismos, toda vez que el recurso de casación en el fondo, tiene como finalidad velar por la adecuada interpretación y correcta aplicación de la ley en los fallos judiciales que lleguen a su conocimiento, buscando la seguridad jurídica y la igualdad de todos los miembros de la comunidad ciudadana ante la ley. Entretanto, el recurso de casación en la forma, que en los hechos es el verdadero recurso de nulidad, tiene por finalidad la de subsanar los defectos procesales que existan en la tramitación del proceso, y es por ello que su ámbito de conocimiento se refiere a impugnaciones referidas a defectos de lugar, tiempo y forma que pudiera afectar a un fallo en su contenido mismo. Tienen en otros términos, que ver con los errores "in judicando" y/o "in procedendo" en que haya incurrido el Tribunal Ad quem. Además, la recurrente no toma en cuenta que la resolución de vista resulta anulatoria, en consecuencia no existe tema decidendum sobre lo cual considerar el recurso en el fondo, por lo que mal podría este Tribunal Supremo realizar consideraciones de fondo relativas a una supuesta o no infracción de ley expresa y terminante.

Por lo expuesto se concluye que el recurso de casación en análisis al pedir dejar sin efecto el Auto de Vista, prevee encontrar una forma de resolución no prevista en ninguno de los 4 numerales del artículo 271 del Código Adjetivo de la materia y sólo limita su petitorio a la casación en la forma, olvidando completar, en su caso formular el recurso de casación en el fondo, que también dice plantear, resultando en consecuencia incompleto y confuso en su formulación.

La jurisprudencia a establecido que en aquellos casos como el de autos, donde se plantea un recurso de casación de forma totalmente contradictoria y excluyente, este Supremo Tribunal debe desestimar el recurso por su improcedencia, por no haberse dado cumplimiento a la previsión del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, con referencia al artículo 272 numeral 2) del mismo cuerpo normativo adjetivo.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley de Organización Judicial y en aplicación a lo dispuesto por el artículo 258 numeral 2) y artículo 272 numeral 2) del Adjetivo Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma planteado por Juana Calamani Quispe de fojas 617 a 619, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  104/2013