SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 99

Sucre: 28 de marzo de 2013  

Expediente: LP 13 08 S

Proceso: División y Partición

Partes: Rogelia Rosa Ticona Ramírez c/ Ricardo Ticona Ramírez

Distrito: La Paz

Magistrado Relator:  Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

_________________________________________________________________________


VISTOS: el recurso de casación de fojas 178 a 179, interpuesto por Ricardo Ticona Ramírez, contra el Auto de Vista Nº 376/2007 de 12 de octubre, cursante de fojas 173 a 174, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre división y partición, seguido por Rogelia Rosa Ticona Ramírez contra Ricardo Ticona Ramírez, la respuesta de fojas 201 a 202, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez de Partido 14º en lo Civil de la ciudad de La Paz, emitió la sentencia Nº 1294/06 de 30 de noviembre, cursante de fojas 139 a 140 vuelta, que declaró probada la demanda de fojas 9 de obrados, interpuesta por Rogelia Rosa Ticona Ramírez de Pérez y en consecuencia dispone:

1. La división y partición a un cincuenta por ciento (50%) para cada propietario del bien inmueble situado en la Av. Apumalla Nº 941 con superficie de 240 mts² registrados en la oficina de Derechos Reales bajo el Folio Real, Matrícula Nº 2010990097112 y Código Catastral Nº 005-0015-0014 correspondiendo a la demandante Rogelia Rosa Ticona Ramírez de Pérez el cincuenta por ciento de acciones y derechos sobre dicho bien inmueble y el mismo porcentaje al co-propietario Ricardo Ticona Ramírez.

2. En caso  de no existir acuerdo de partes para solucionar la división y partición demandada, ya sea a través de la compra de acciones y derechos entre los co-propietarios, o en su caso proceder a la cómoda división y partición material del bien inmueble de referencia en los porcentajes señalados, se dispone su venta en pública subasta aplicando los procedimientos correspondientes. 

En grado de apelación deducida por Ricardo Ticona Ramírez la Sala Civil Tercera, mediante Auto de Vista Nº 376/2007 de 12 de octubre de 2007, cursante a fojas 173 a 174, confirmó la sentencia apelada de fojas 139 a 140 de fecha 30 de noviembre de 2006. Con costas.

Contra la mencionada resolución de vista, Ricardo Ticona Ramírez interpone el recurso de casación en el fondo mediante memorial cursante de fojas 178 a 179, con los siguientes fundamentos de orden legal:

En su recurso de casación en el fondo, sostiene que dentro de la demanda de partición y división de bienes, realizada en virtud de una declaratoria de herederos, los únicos herederos serian la demandante y su persona, por lo que el Auto de Vista Nº 376/2007 establecería en su contenido derechos a terceros que nunca formaron parte del proceso, disponiendo de manera ultra petita, aspecto no solicitados en la demanda, con ello se estuviera violando los artículos 50, 90 y 190 del Código de Procedimiento Civil.

Con estos argumentos, al amparo del artículo 271 inc. 4) solicita: “…se declare Casado el Auto de Vista Resolución 376/2007 de fecha 12 de octubre de 2007 dictada por la Sala Civil Tercera de la Respetable Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, cursante de fs. 173 a 174 de obrados y por lo tanto se fallé ordenando se apliquen las normas conculcadas”(sic).    

Planteados los fundamentos del recurso corresponde resolver el mismo de acuerdo a las normas invocadas y los hechos relacionados.

CONSIDERANDO: que la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 de dicho cuerpo legal, citando en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho -que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico- o errores de derecho -que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto. En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 del adjetivo civil citado. En tal virtud, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Consiguientemente, dada la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios analizados, la exposición de los fundamentos que sustentan a cada uno de ellos debe hacérselo en forma separada ya que en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

Que, de la revisión exhaustiva del recurso de casación en el fondo, se tiene que las denuncias formuladas por el actor en su acción extraordinaria no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos supra señalados, pues el recurrente olvidó fundamentar su petitorio en alguna de las causales previstas en el artículo 253 numerales 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, es más ni siquiera hace alusión a ninguno de estos tres ordinales.

Por otra parte, erróneamente acusa en el fondo, la violación de los artículos 50, 90 y 190 del Código de Procedimiento Civil, sin tomar en cuenta que dada la naturaleza jurídica del recurso extraordinario analizado, en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, habida cuenta que para ello se instituyó dentro de nuestro ordenamiento jurídico el recurso de casación en la forma.

A lo que se debe adicionar la deficiente e irregular petición: “…se declare Casado en Auto de Vista Resolución Nº 376/2007 (…) por lo tanto se fallé ordenando se apliquen de forma debida las normas conculcadas”(sic). 

Por lo expuesto y no siendo evidentes las infracciones acusadas en el recurso, corresponde a este Supremo Tribunal la aplicación de los artículos 271 numeral 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42-I-1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Ricardo Ticona Ramírez, cursante de fojas 178 a 179, con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 500.- que mandara hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  99/2013