SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 80

Sucre: 25 de marzo de 2013  

Expediente: LP-102-10-S

Proceso: Mejor Derecho y Acción reivindicatoria.

Partes: Honorio Quispe Palli c/ Eleuterio Mamani Choque y otra.

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________

VISTOS: Los Recursos de Casación de fojas 1041 a 1045, interpuesto por Honorio Quispe Palli, y de fojas 1048 a 1049 planteado por Félix Choque Aliaga, en representación de Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz contra el Auto de Vista Resolución Nº S-69/10, de fecha 03 de marzo, de fojas 1036 y vuelta, emitido por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, la respuesta del demandante al recurso de casación de los demandados, de fojas 1052 a 1053, dentro del ordinario de Mejor Derecho y Acción reivindicatoria seguido por Honorio Quispe Palli contra Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz, los antecedentes del proceso, todo lo que ver convino y:

CONSIDERANDO I:

1.- Que, el Juez de Partido y de Sentencia de la Localidad de Chulumani de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial de La Paz, pronuncia Sentencia Resolución Nº 34/2009, de fecha 18 de marzo de 2009, que declara PROBADA la demanda de fojas 13 y 14 presentado por Honorio Quispe Palli; IMPROBADA la excepción perentoria de prescripción de fojas 16 vuelta, opuesta por Eleuterio Mamani Choque e IMPROBADAS las reconvenciones de fojas 23, 118 y 193 presentadas por Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortíz, sin costas por ser juicio doble y como consecuencia se dispone que los demandados Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz, en el plazo de 15 días restituyan a favor de su propietario Honorio Quispe Palli, el bien inmueble ubicado en la Av. Mariscal Santa Cruz, Nos. 36 y 38 de la población de Caranavi - Provincia Caranavi, bajo alternativa de desapoderamiento en caso de incumplimiento.

Deducida que fue la apelación por la parte demandada, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronuncia Auto de Vista Nº Resolución Nº S-69/10, de fecha 03 de marzo, de fojas 1036 y vuelta, que ANULA obrados hasta el decretos de Autos de fojas 988 “A” vuelta, inclusive, disponiendo, que el Juez A quo cite con la demanda, reconvención y demás actuados pertinentes a la H. Alcaldía Municipal de la localidad de Caranavi, para que se pronuncie dentro del plazo previsto por el artículo 345 del Código de Procedimiento Civil respecto al inmueble en litigio, con su resultado en forma inmediata se dicte nueva sentencia, sin multa por ser excusable.

2.- Contra el Auto de Vista, Honorio Quispe Palli, interpone recurso de casación o nulidad y por su parte Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz interponen recurso de casación en el fondo, en base a los siguientes argumentos:

2.1.- El recurrente Honorio Quispe Palli en el recurso de casación interpuesto, refiere que el Auto de Vista utilizando erróneamente el artículo 237 incisos 1) y 4) del Código de Procedimiento Civil anularon obrados hasta que el Juez A quo cite con la demanda, reconvención y demás actuados a la H. Alcaldía Municipal de la Localidad de Caranavi, acusando de violación, interpretación errónea y aplicación indebida de los artículo 134 del Código de Civil, 131 de la Ley de Municipalidades como la Circular Nº 01/09 de 3 de febrero de 2009, porque la sentencia es producto del artículo 190 del Código de Procedimiento Civil y que no se hubiese observado las causas de nulidad y que responde al principio de especificidad, ignorando que la facultad anulatoria no es discrecional y que toda nulidad que no afecte al orden público se convalida por el consentimiento de las partes afectadas. Asimismo acusa que dicha resolución hubiese conculcado los artículos 134 y 1492 del Código Civil y que desconociendo el sello de cosa juzgada, con el mismo argumento del primer Auto de Vista se dictó el segundo Auto de Vista Nº S-69/09 anulando obrados hasta fojas 988 “A” vuelta, dicha nulidad no puede volver a repetirse por estar plenamente ejecutoriado el primer Auto de Vista de fojas 983 a 984, vulnerándose y aplicándose erróneamente los artículos 134, 1318 inciso 3), 1319 y 1492 del Código Civil, artículos 2, 190, 336, 342, 343, 251 y 515 del Código de Procedimiento Civil, artículo 131 de la Ley de Municipalidades y la Circular Nº 01/09 de 3 de febrero de 2009, pidiendo se emita Auto Supremo anulando el Auto de Vista recurrido y dicten otro nuevo con sujeción al artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

2.2.- Los recurrentes Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz, por su parte, en su recurso hacen una relación general sobre la posesión del inmueble, objeto de la llitis, y de los antecedentes por los que planteó la reconvención por Usucapión decenal o extraordinaria, pidiendo se sirva emitir la resolución de casación del presente recurso conforme establece el artículo 271 inciso 4) y pertinentes del Código de Procedimiento y se declare la usucapión decenal a su favor y se disponga la inscripción definitiva de su derecho propietario ante Derechos Reales, asimismo la nulidad de las inscripciones anteriores sobre dicho bien inmueble.

CONSIDERANDO II:

En virtud a los recursos de casación expuestos, se ingresa a su consideración:

Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del mismo cuerpo legal, referidos a la obligación que tiene el recurrente de citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado artículo 258 numeral 2). De ahí que, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

En este contexto, los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal,

El recurso de casación en cualquiera de sus formas previstas, para su procedencia y atención por el Tribunal competente, exige la reunión de requisitos, tanto de forma cuanto de fondo, es decir, extrínsecos e intrínsecos, sin cuya concurrencia no es susceptible de análisis, consideración y decisión. Entre los intrínsecos, se encuentra la motivación y fundamentación sobre los errores "in judicando" en que ha incurrido el Tribunal al aplicar el derecho material en la decisión de la causa. Los casos en que procede el recurso de casación en el fondo están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador. De ahí que, de acuerdo a lo establecido por el artículo 253 en sus incisos 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, procederá el recurso de casación en el fondo: 1) cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, figuras jurídicas que son diferentes, pues, la primera implica que se incurrió en una infracción directa de la ley por no haberse aplicado correctamente sus preceptos, es decir, es el error en que incurre el juzgador sobre la existencia y aplicación de una norma jurídica en un caso concreto, la segunda, consiste en el error en que incurre el juzgador sobre la ratio legis de una determinada ley, mientras que la última, consiste en la infracción de la ley sustantiva por haberse aplicado sus preceptos a hechos no regulados por aquella, imponiéndose la obligación de especificar en qué consiste la violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente ó cual la interpretación debida; 2) cuando contuviere disposiciones contradictorias; y, 3) cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, errores también diferentes, en el primer caso se debe especificar los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos; debiendo todo recurrente fundar su impugnación en lo sustancial, en cualquiera de las causas que establece el citado artículo 253 en sus tres ordinales. De igual forma, cuando se plantea recurso de casación en la forma, por haberse violado las formas esenciales del proceso, los argumentos de procedencia deben estar en base a cualquiera de los 7 incisos del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil y cumpliendo lo preceptuado en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

1.- Que en la especie, el recurrente Honorio Quispe Palli interpone recurso de casación en el fondo o nulidad y realiza de manera generalizada acusaciones contra disposiciones adjetivas y sustantivas, sin discriminar el recurso planteado como de fondo, solicitando se anule el Auto de Vista, por lo que, conforme establece el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, si bien ambos recursos pueden se interpuestos a la vez, cada uno debe ser preciso y fundamentado, toda vez, que el recurso de casación en la forma se encuentra sujeto a lo previsto para su procedencia de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 254 en cualquiera de sus 7 numerales, que tienen que ver con el error in procedendo y persigue corregir el mismo anulando obrados hasta el vicio más antiguo y que fuera denunciado, por otra parte, el recurso de casación en el fondo se circunscribe a los requisitos dispuestos en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, en cualquiera de sus 3 numerales, que por su naturaleza resuelve sobre el fondo del litigio, casando la resolución que se hubiese pronunciado violando, o aplicando erróneamente las disposiciones sustantivas.

2.- Respecto al recurso de casación en el fondo planteado por Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortíz, el mismo es totalmente deficiente, puesto que bien a ser un resumen general sobre la causa de las pretensiones del demandado con la reconvención, sin precisar, ni mucho menos fundamentar que disposiciones sustantivas hubieran sido violadas o erróneamente aplicadas, para luego con su petitorio contradictorio pretender que se case el Auto de Vista.

En el caso de autos, es preciso enfatizar que el Auto de Vista Resolución Nº S-69/10, de fecha 03 de marzo, de fojas 1036 y vuelta, emitido por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del  Distrito Judicial de La Paz, no se pronunció sobre el fondo del litigio, toda vez que resuelve anular obrados, de acuerdo a los dispuesto por el artículo 131 de la Ley de Municipalidades, por lo que, correspondía que ambas partes interpongan recurso de casación en la forma y no así en el fondo, como en el presente caso. Por lo expuesto, y considerando que el Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en la que incurren ambas partes recurrentes, cada uno por su lado, no se abre la competencia de este alto Tribunal para conocer los referidos recursos, y se falla conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto en los artículos 271 numeral 1) del Adjetivo Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fojas 1041 a 1045, interpuesto por Honorio Quispe Palli y de fojas 1048 a 1049 planteado por Félix Choque Aliaga, en representación de Eleuterio Mamani Choque y Juana Copa de Ortiz, sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  80/2013