SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 78

Sucre: 25 de marzo de 2013  

Expediente: SC 12 08 S

Proceso: Usucapión y Reconvención por Reivindicación.

Partes: Rosendo Lino Ortiz c/ Virginia Gonzales Torres y presuntos propietarios.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________

VISTOS: El recurso de casación de fojas 199 a 200, interpuesto por Rosendo Lino Ortiz, contra el Auto de Vista N° 396 de 18 de septiembre de 2007, cursante de fojas 195 a 196, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el juicio ordinario doble sobre usucapión y reconvención por reivindicación seguido por el recurrente contra Virginia Gonzales Torres y presuntos propietarios, la respuesta a fojas 201 y vuelta, el auto concesorio de fojas 202, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Que, tramitada la causa de referencia, la Jueza Primero de Partido y de Sentencia de la ciudad de Montero Santa Cruz, por recusación del Juez de Partido y de Sentencia de Portachuelo, pronunció la Sentencia Nº 54 de 26 de septiembre de 2006, cursante de fojas 167 a 171 vuelta, declarando improbada la demanda de usucapión de fojas 3 y vuelta, planteada por Rosendo Lino Ortiz y probada la demanda reconvencional de reivindicación, desocupación más daños y perjuicios de fojas 52 a 53, sin costas por ser juicio doble, aclarando que se deben reconocer las mejoras introducidas por el demandante previo avaluó en ejecución de sentencia.

En grado de apelación deducida por el demandante Rosendo Lino Ortiz, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 396 de 18 de septiembre de 2007, cursante de fojas 195 a 196, confirma la sentencia apelada, con costas.

Esta resolución de segunda instancia, motivó que el demandante Rosendo Lino Ortiz, mediante memorial cursante de fojas 199 a 200, formule recurso de casación en la forma y en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

El recurrente acusa mala valoración de la prueba, errónea interpretación y violación de los preceptos legales contenidos en los artículos 105, 106, 251, 149 y 1453 del Código Civil; indica que, el auto de vista hace una consideración errónea y mal intencionada de la prescripción adquisitiva demandada, toda vez que no indica la fecha de los actos perturbatorios de su posesión; señala que, desde el año 1986 que el propietario Manuel Gonzales abandona el inmueble hasta el año 2000, la demandante no ha efectuado ningún reclamo, habiendo transcurrido 14 años de haber poseído el terreno junto a su madre y hermanos; manifiesta que, de acuerdo a la documentación cursante de fojas 11 y 12, se establece con claridad meridiana que el terreno es de su propiedad y que el mismo tiene 480 mts2 por adquisición de la Alcaldía de Santa Rosa del Sara, al igual que la demandada pero en una superficie de 300 mts2, pero con la diferencia que él está en posesión física del inmueble; señala que, al no haber poseído el inmueble la demandada no puede ser resguardada por el artículo 1453 del Código Civil; indica que, con el fallo injusto se estaría eliminando, anulando y cercenando su derecho propietario por el solo hecho de haber demandado usucapión teniendo un derecho propietario perfecto y consolidado en Derechos Reales.

Finaliza el recurso, solicitando a los ministros designados haciendo uso de su experiencia y conocimientos profundos sobre la materia, fallar sobre el fondo casando los fallos de instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Que, el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el articulo  258 - 2) del mismo cuerpo legal, referidos a la obligación que tiene el recurrente de citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado articulo 258 - 2). De ahí que, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del articulo 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 - 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 - 3) y 275  del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código adjetivo civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo -con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

Por otro lado, cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, se debe especificar en el primer caso los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos

En la especie, el contenido del recurso es contradictorio, incongruente y totalmente impreciso, no solo porque el recurrente no ha efectuado una distinción entre la casación en el fondo y la casación en la forma, además de no hacer mención a ninguna de las causales de casación contenidas en los artículos 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil, sino también, porque gran parte del recurso de casación está avocado a efectuar de manera insulsa un comentario de los antecedentes del proceso, del contenido del auto de vista y de la sentencia en relación a la aplicación de la prescripción adquisitiva, sin precisar en qué consiste la errónea interpretación y violación de los artículos 105, 106, 251, 149 y 1453 del Código Civil, tomando en cuenta que, la simple relación expuesta, no sustituye a la fundamentación que debe hacer el recurrente para demostrar la forma en la que el tribunal de grado violo las normas que se impugnan para dar lugar a una decisión casatoria o anulatoria, por ello, que la jurisprudencia nacional coincidente con los criterios doctrinales del derecho procesal requieren que el recurso de casación no tenga simplemente un carácter indicativo de la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, sino que por el contrario sean observaciones precisas, claras y puntuales acerca de los yerros o faltas que se observan y/o acusan; lo que no ocurre en el caso de autos, a esta omisión hay que agregar que, el recurrente otorga a los mismos hechos la virtualidad de constituir al mismo tiempo en motivos de casación en el fondo y en la forma, no así de manera alternativa; para demostrar aquello basta transcribir textualmente la parte final del recurso en el que el recurrente solicita al “…tribunal de alzada que falle en el fondo casando los fallos de instancia”; olvidando que los recursos de casación en el fondo y la casación en la forma por su naturaleza distinta, no pueden confundirse entre sí porque persiguen efectos jurídicos diferentes, razón por la que se exige sean necesariamente individualizados y debidamente fundamentados, además de concluir cada cual con un petitorio claro, concreto y preciso de forma alternativa, lo que no ha ocurrido en el presente caso, lo que decanta en la improcedencia manifiesta del recurso.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el mismo, este Tribunal Supremo se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los artículos  271 - 1) y 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, articulo 42 I 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del articulo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 199 a 200, con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 500 que mandara hacer efectivo el juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  78/2013