SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 73

Sucre: 25 de marzo de 2013  

Expediente: CH 12 08 S

Proceso: Declaración judicial de paternidad.

Partes: Celia Delgado Montero c/ Félix Salgueiro Iglesias.

Distrito: Chuquisaca

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación de fojas 206 a 212; interpuesto por Félix Salgueiro Iglesias, contra el Auto de Vista Nº 330/2007 de fecha 27 de diciembre cursante de fojas  199 a 203 vuelta; pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso ordinario de Declaración judicial de paternidad seguido por Celia Delgado Montero contra Félix Salgueiro Iglesias, el auto de concesión del recurso de fojas 214, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Cuarto de Partido de Familia de la Capital, emitió la Sentencia Nº 032/2007 de 30 de abril cursante de fojas 156 a 159; que declaró PROBADA la demanda de fojas 2 a 3 de Declaración Judicial de Paternidad, ampliada a fojas 13 a 14 e IMPROBADA la demanda de reparación de gastos a que hacen referencia los artículos 210 y 211 del Código de Familia, asimismo se declara IMPROBADAS las excepciones de falta de acción y derecho y de impersonería del demandado. Sin costas. Consiguientemente, cierta la paternidad del demandado FÉLIX SALGUEIRO IGLESIAS respecto del menor FREDDY ALEJANDRO DELGADO, nacido el 23 de julio de 1997, es esta ciudad de Sucre e inscrito en la oficialia de Registro Civil Nº 3437, Libro Nº 0011-00, Partida Nº 24, Folio Nº 24 del Departamento de Chuquisaca, Provincia Oropeza de fecha 20 de septiembre de 2000, procreado con la demandante CELIA MARISOL DELGADO MONTERO, con los efectos legales consiguientes, debiendo, en consecuencia, procederse a la adición, en la partida de nacimiento del menor antes nombrado, del apellido paterno SALGUEIRO que le corresponde, debiendo en definitiva, consignarse su nombre como FREDDY ALEJANDRO SALGUEIRO DELGADO.            

Resolución de primera instancia que fue apelada por el demandado Félix Salgueiro Iglesias, mediante memorial de fojas 165 a 171, resolviendo la impugnación, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Chuquisaca, mediante Auto de Vista Nº 330/2007 de 17 de diciembre cursante de fojas 199 a 203; confirmó los autos de 28 de abril del 2006, de 18 de diciembre de 2006 y la Sentencia numero 032/2007 de 30 de abril de 2007, con costas en ambas instancias.

Contra la referida resolución de segundo grado, Félix Salgueiro Iglesias, interpone recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fojas 199 a 203 con los siguientes fundamentos:

En su recurso de casación en la forma acusa: a) la falta de secuencia en las diligencias de notificación al abogado apoderado y al demandado de fojas 85 y 86 que el Tribunal de Alzada habría convalidado, sin prever que el artículo 128 del Código de Procedimiento Civil sanciona con nulidad. b) la falta de firma del supuesto testigo en las diligencias de notificación cedulonaria de fojas 85, vulneraria los artículos 134, 121 y 128 del Código de Procedimiento Civil precisamente porque jamás se habría realizado este actuado y que habrían sido reclamadas oportunamente, por lo que no correspondería la convalidación. c) acusa la falsedad del domicilio en el que habría sido notificado, pues la notificación realizada no habría sido en su domicilio sino en la del Sr. Juan Carlos Salgueiro Iglesias, aspecto sobre el cual el Tribunal de Alzada no se habría pronunciado, vulnerando el artículo 121 del Código de Procedimiento Civil. Con esos antecedentes pide que: se declare la NULIDAD DE OBRADOS HASTA EL VICIO MAS ANTIGUO conforme el artículo 275 del Código de Procedimiento Civil.

En su recurso de casación en la fondo acusa: a) que los señores Vocales habrían omitido considerar y compulsar los artículos 207 y 208 del Código de Familia, pues la demanda se habría planteado sin la debida precisión y no se acomodaría a las causales previstas por del artículo 208, lo que habría llevado al demandado a una desventaja, que habría provocado indefensión para asumir defensa, esta omisión constituiría una flagrante violación al artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, en lo que se refiere a la motivación o fundamentación del Auto de Vista. b) acusa la violación de los artículos 207 y 392 del Código de Familia, puesto que la prueba testifical de cargo habría sido producida sin el control Fiscal de parte del Ministerio Público, razón por la que carecerían de eficacia probatoria, por lo que en autos no existiría prueba alguna que demuestre la paternidad del menor Freddy Alejandro, máxime si se considera que para declarar la paternidad se requiere el principio de prueba escrito emanado del pretendido padre conforme el artículo 208 tercer párrafo del Código de Familia, sin el cual seria inadmisible dicha prueba. c) que en la etapa probatoria se habría demostrado con documentos fehacientes que el menor del que se le atribuiría la paternidad, seria hijo de la actora con el Sr. Víctor Freddy Arequipa Blanco, conforme el certificado de matrimonio de la actora, que tiene sus efectos jurídicos conforme el artículo 181 del Código de Familia; y finaliza indicando que los de instancia no habrían realizado una correcta valoración de la prueba de descargo, puesto que la certificación cursante de fojas 65 no habría sido objetada ni enervada, pues los testigos de cargo habrían declarado falsamente que su persona habría participado en los Caporales de la CBN el año 1997, cuando el habría danzado en los Caporales Virgen de Guadalupe desde su fundación, por lo que se habría violado flagrantemente los artículos 1287, 1289, 1296 del Código Civil y 399-I del Código de Procedimiento Civil.

Con esos fundamentos concluye pidiendo que: “…una vez sea concedido el recurso de CASACIÓN, impetro a sus probidades previa compulsa de los antecedentes conforme el artículo 271-2) del CPC, dicten el correspondiente Auto Supremo anulando obrados hasta el vicio mas antiguo o en su defecto CASANDO el Auto de Vista, es decir DELIBERANDO EN EL FONDO declarando probada la excepción previa de impersonería o en su caso IMPROBADA LA DEMANDA, con responsabilidad y costas”.                     

CONSIDERANDO: en cuanto a los vicios procesales acusados, debemos anotar que en materia de nulidades procesales, rigen ciertos principios que deben ser observados para declarar aquélla, nos referimos a los principios de especificidad, trascendencia y convalidación. Principios que establecen que no hay nulidad sin la existencia de una ley específica que así la determina, tampoco hay nulidad sin perjuicio y finalmente si la violación de forma no es reclamada oportunamente se considera convalidada con el consentimiento.

Con esos fundamentos, se analiza el recurso de casación en la forma, donde se acusó una supuesta falta de secuencia en las diligencias de notificación al abogado apoderado y demandado y la falta de firma del supuesto testigo en las diligencias de notificación cedulonaria, al respecto si bien es evidente la falta de secuencia en la hora de estos actuados, esto se debe fundamentalmente a que la primera notificación a Milton Rodríguez fue realizada de manera personal y la segunda notificación a Félix Salgueiro Iglesias se practicó mediante cédula el mismo día conforme se evidencia de la copia de la cédula de fojas 86, por lo que la notificación se realizó cumpliendo con la finalidad prevista, como acertadamente sostuvo el Tribunal de Apelación.

Por otra parte con relación a que el demandado habría sido notificado en un falso domicilio y sobre lo cual el Tribunal de Alzada no se habría pronunciado, al respecto de la revisión de los antecedentes del proceso, se evidencia que en el recurso de apelación interpuesto por el demandado no se formuló reclamo alguno de la supuesta irregularidad y que ahora constituye el fundamento de su acción extraordinaria, obviando el hecho que por su propia inactividad propició la preclusión de su derecho por no haber accionado su reclamo en el momento procesal oportuno, criterio jurídico que halla su respaldo legal en lo previsto por el artículo 258 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil, que dispone: "En el recurso de nulidad no será permitido presentar nuevos documentos ni alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no se hubieran reclamado en los tribunales inferiores, salvo los casos que interesaren al orden público para los efectos del artículo 252", siendo también necesario enunciar el principio de convalidación, que entre otras cosas implica que frente a la necesidad de obtener actos procesales válidos y no nulos, se halla la necesidad de obtener actos procesales firmes, sobre los cuales pueda consolidarse el derecho, como lo afirma el tratadista Eduardo Couture (Fundamentos de Derecho Procesal Civil, Pág. 391), consiguientemente, no existe mérito para disponer la anulación del proceso por un acto procesal propiciado por el propio recurrente.

En relación al recurso de casación en el fondo, y la supuesta falta de compulsa de los artículos 207 y 208 del Código de Familia, por haberse planteado la demanda sin la debida precisión, omisión que constituiría una flagrante violación al artículo 236 del Código de Procedimiento Civil; al respecto del referido artículo 208, cabe aclarar que la demanda inicial ni la relación procesal traen a la litis este extremo para que los de grado y aún el Tribunal Supremo pueda pronunciarse al respecto. Sabido es que la sentencia debe resolver las pretensiones en la forma en que han sido planteadas y dentro de los límites del "petitum" y "thema decidendum", de ahí es que el juez no puede resolver otras cuestiones ajenas a la relación procesal o que las partes no hayan incorporado en el contradictorio como es el caso del artículo 208 del Código de Familia, no siendo evidente la violación del mencionado artículo y menos del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, que debió ser reclamado en el recurso de casación en la forma.

En relación al artículo 207 del Código de Familia, la paternidad puede declararse con el auxilio de todos los medios de prueba que sean idóneos para establecerla con certeza, y que en correspondencia el artículo 373 del Código de Procedimiento Civil, señala que son medios probatorios en general “Todos los medios legales así como los moralmente legítimos aunque no especificados en este Código, serán hábiles para probar la verdad de los hechos en que se fundare la acción o defensa” y en este fin, la actora cumpliendo la carga de la prueba que señala el artículo 1283-I) del Código Civil y 375-1) propuso prueba documental y testifical, medios legales que al estar expresamente enumerados por el artículo 374 del Código de Procedimiento Civil, fueron debidamente admitidos y producidos en el proceso mediante auto de fojas 47 vuelta, siempre en el marco de la relación procesal de fojas 42, con excepción de la prueba pericial del A.D.N., que fue conferida por auto de fojas 44 vuelta a 45, que no se produjo por desidia del demandado que desoyendo la orden del Juez de la causa no concurrió a las tres audiencias que se señalaron para la correspondiente toma de muestras, es decir, que fue el demandado quién obstaculizó la averiguación de la verdad negándose a la prueba pericial del A.D.N., prueba de la que en todo caso debió valerse para demostrar en juicio que su simple relación amistosa no derivó en la paternidad que se le demanda y de la que pudo excluirse como faculta el artículo 209 del Código de Familia. Como se tiene expresado en el presente caso de autos, fue precisamente el demandado quien se negó a la realización de esta prueba pericial, dejando sin enervar la acción de la demandante, dando lugar a que los jueces de instancia en base a "la presunción judicial de verdad respecto a la pretensión de la actora" acudan a valorar otros medios de prueba y declaren probada la demanda, empleando para el efecto las reglas de la sana crítica, que son ante todo, las reglas del correcto entendimiento humano en las que se traducen las reglas de la lógica, con las de la experiencia del juez, es decir con arreglo a las reglas de la sana crítica y un conocimiento experimental de las cosas, apreciando las pruebas en su conjunto de conformidad a lo dispuesto en el artículo 1286 del Código Civil en concordancia con lo dispuesto en el artículo 397-I del Procedimiento de la materia, como se evidencia en el caso presente, en el que tanto el juez de primera instancia como el Tribunal de Apelación han enmarcado sus actuaciones a las reglas anteriormente descritas, toda vez que pronunciaron resoluciones debidamente fundamentadas, y con el respetivo análisis crítico e integral del conjunto de elementos de convicción, sobre los medios probatorios acumulados en el proceso y no sólo en las pruebas testifícales como erróneamente interpreta el recurrente, en base a los cuales asumieron decisiones en sus respectivos fallos, apreciación que es inmensurable en casación.                    

Sobre la supuesta paternidad del Sr. Víctor Freddy Arequipa Blanco con la actora, si bien conforme el certificado de matrimonio cursante de fojas 18 existía un vinculo con efectos jurídicos, sin embargo la relación entre ambos culminó con la separación en fecha 13 de abril de 1994, conforme se evidencia de los acuerdos transaccionales de fojas 35 y vuelta, 36 y vuelta, suscritos entre ambos firmantes, la que no fue objetada ni enervada, y la fecha de la relación amorosa de la actora Celia Delgado Montero con el señor Félix Salgueiro Iglesias es posterior a este hecho y mucho después el nacimiento del menor Freddy Alejandro Delgado que data de fecha 13 de julio de 1997; además la prueba de descargo (certificación) a la que hace referencia el demandado de ninguna manera desvirtúa ni enerva la paternidad demandada, pues sólo hace referencia que Félix Salgueiro es miembro desde 1996 de la “Confraternidad Virgen de Guadalupe” fundador y activo, por lo que no es evidente la supuesta violación de los artículos 1287, 1289, 1296 del Código Civil.

Finalmente, es preciso dejar sentado que el derecho natural que tienen los seres humanos de conocer a sus progenitores y generar en éstos las obligaciones inherentes a una paternidad responsable, deben contar con el respaldo de nuestra normativa jurídica y que emergen de las precitadas normas constitucionales y los artículos 206 y siguientes del Código de Familia. Además de lo anterior, es útil referir que actualmente se encuentra en vigencia el DS. Nº. 0011 de 19 de febrero de 2009, que establece la presunción de filiación, en sujeción al artículo 65 de la nueva Constitución Política del Estado, que prevé "la presunción de filiación se hará valer por indicación de la madre o el padre. Esta presunción será válida salvo prueba en contrario a cargo de quien niegue la filiación".

En mérito de las consideraciones precedentes, resultan vanas e intrascendentes las argumentaciones vertidas por el recurrente, no siendo suficientes para desvirtuar los fundamentos del fallo recurrido, mucho menos ciertas las infracciones de las disposiciones que acusa, en la pretensión de negar una paternidad que pudo desvirtuar con todos los medios de prueba incluyendo la científica de A.D.N., y no lo hizo. Consiguientemente, corresponde resolver el recurso planteado dando aplicación a la previsión de los artículos 271 numeral 2) y 273, del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición Transitoria Octava, artículo 42-I-1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Félix Salgueiro Iglesias, cursante de fojas 206 a 212, con costas.

No se regula honorario profesional del abogado por no haber sido respondido el recurso.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  73/2013