SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 72

Sucre: 25 de marzo de 2013  

Expediente: SC 17 08 S

Proceso: Nulidad de testamento y otros.

Partes: Pedro Antonio Pinto Vargas c/ Nieves Rosario Pinto vda. de Hurtado y otras.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________

VISTOS: El recurso de casación de fojas 291 a 292, interpuesto por Pedro Antonio Pinto Vargas, contra el auto de vista de 19 de octubre de 2007, en el ordinario sobre nulidad de testamento impugnando sucesión y división testamentaria, división y partición de bienes, seguido por el recurrente contra Nieves Rosario Pinto vda. de Hurtado, María Eugenia Pinto Vargas de Cabrera y Ángela Gabriela Pinto Hinojosa, la respuesta de fojas 293 a 294 vuelta, el auto concesorio de fojas 296, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Que, tramitada la causa de referencia, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 66 de 4 de abril de 2007, cursante de fojas 268 a 270 vuelta, declarando improbada la demanda de fojas 136 a 138 vuelta, interpuesta por Pedro Antonio Pinto Vargas, con costas.

En grado de apelación, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 479 de 19 de octubre de 2007, cursante de fojas 287 a 288, confirma la sentencia apelada, con costas.

Esta resolución de segunda instancia, motivó que el demandante Pedro Antonio Pinto Vargas mediante memorial de fojas 291 a 292, interponga recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN.-

El recurrente, denuncia que el auto de vista contiene violación en la interpretación y aplicación indebida de la ley, así como una defectuosa valoración de la prueba; señala que, las autoridades recurridas no han valorado a cabalidad los fundamentos probatorios referidos a la lesión de la legitima de unos coherederos con relación a otros en la sucesión testamentaria; manifiesta que, se solicitó se produzca prueba de inspección ocular y avaluó pericial para determinar los precios de cada uno de los inmuebles objeto de la sucesión hereditaria, las cuales no fueron producidas; el recurrente, se pregunta cómo el juzgador no pudo utilizar las facultades especiales que le otorga el artículo 4 inciso 4 y 378 del Código de Procedimiento Civil para producir la prueba ofrecida; indica que, el juzgador al rechazar la demanda, ha dado por bien hecho la homologación y aprobación de testamento, sin tomar en cuenta lo que prevé el artículo 652 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Finaliza el recurso, solicitando la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, el cual se ubica en la producción de prueba.

       CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

Que, el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el articulo  258 - 2) del mismo cuerpo legal, referidos a la obligación que tiene el recurrente de citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado articulo 258 - 2). El recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos  271 - 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos  271 - 3) y 275  del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código adjetivo civil; siendo su finalidad  la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo - con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

En la especie, el recurso de casación en el fondo resulta impreciso e incompleto, no solo porque el recurrente omite mencionar las causales de casación en el fondo enumeradas en los  incisos 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, sino también, porque no ha cumplido con la carga procesal obligatoria establecida en el artículo 258 2) del Código de Procedimiento Civil, al no mencionar la ley o leyes sustantivas que habrían sido violadas, aplicadas falsa o erróneamente y  proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil. Por otro lado pretende que, en base al presente e impreciso recurso que el Tribunal Supremo ingrese a censurar la apreciación y valoración de la prueba realizada por los jueces de grado sin identificar la existencia de errores de derecho o de hecho en la valoración de la misma para aperturar la competencia de este Tribunal Supremo. Además pretende que este tribunal se pronuncie sobre la homologación y aprobación de testamento, cuando dicha pretensión no ha sido motivo de debate en la presente causa.

Finalmente, el recurrente en su petitorio final en una clara confusión de las naturaleza jurídica de los recursos de casación en el fondo y en la forma, se limita a solicitar la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, forma de resolución no prevista para el recurso de casación en el fondo.

En consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por  desconocimiento de la adecuada técnica recursiva que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el recurrente, este Tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer los recursos intentados, al que castiga conforme los artículos  271 - 1) y 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 I 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fojas 291 a 292, con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 500, que mandara hacer efectivo el juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  72/2013