SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 64

Sucre: 21 de marzo de 2013  

Expediente: LP-12-08-S

Proceso: Mejor Derecho de Propiedad y otros.

Partes: Hilda Faustina Choque Canaza y otra c/ Teresa Zuleta Vda. de Gabriel y otro

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________


VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 250 a 252 interpuesto por Hilda Faustina Choque Canaza y Gladis Isabel Choque Canaza contra el Auto de Vista N° 340 de 18 de septiembre de 2007 cursante de fojas 240 a 241, pronunciado por la Sala Civil Primera de la que fuera Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre MEJOR DERECHO DE PROPIEDAD Y OTROS, seguido por las recurrentes contra Teresa Zuleta Vda. de Gabriel y otro, los antecedentes del proceso, la contestación de fojas 258 a 260 vuelta, el auto de concesión del recurso de fojas 262 vuelta; y,

CONSIDERANDO I:

DE LOS ANTECEDENTES DEL PROCESO: Que tramitada la causa, el Juez de Partido 2° en lo Civil y Comercial de La Paz, emitió sentencia N° 85 del 28 de febrero de 2007, cursante de fojas 212 a 208 obrados, por la cual declara IMPROBADA la demanda sobre mejor derecho propietario y otros interpuesta por Hilda Faustina Choque Canaza y otro, con costas.  

Que, en grado de apelación incoada por la demandante, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Distrito Judicial de La Paz, por Auto de Vista de fecha 18 de septiembre de 2007 de fojas 240 a 241, CONFIRMA la sentencia apelada, con costas.

CONSIDERANDO II.-

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN: Las demandantes Hilda Faustina Choque Canaza y Gladis Isabel Choque Canaza, formulan recurso de casación en el fondo y forma, mismo que después de un examen permite a este Tribunal recoger, en síntesis, los siguientes argumentos:

Indican que en su demanda de fojas 4 a 5, se reclamaba la fracción de terreno de 70 m2, que formaba parte de la superficie total de los 250 m2 con la que contaba el terreno adquirido por sus padres y transferido posteriormente a sus personas, habiendo sido despojadas de esa fracción de lote por la demandada, pese a tener el correspondiente testimonio de propiedad.

Señala también que las pruebas de cargo (testificales, documentales y pericial) ofrecidas no fueron consideradas por el a quo, evidenciándose una clara parcialización y favoritismo de parte del juzgador hacia los demandados, pruebas que demostraban la obtención del título de propiedad de las demandadas sin el cumplimiento de requisitos formales, resultando un documento viciado de nulidad, así como definir que se trataba de un solo terreno, con la misma ubicación e identificación geográfica.

Por último solicita a este tribunal de justicia, case totalmente el auto recurrido y falle sobre lo principal del litigio, anulando obrados hasta el vicio más antiguo. 

CONSIDERANDO III.-

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN: Que, previamente y antes de ingresar al análisis del recurso, cabe aclarar que la casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil y en la extensa jurisprudencia de este Tribunal Supremo.

Por otro lado, cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del adjetivo civil, siendo su finalidad la casación del auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones contenidas el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo con o sin reposición cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Ahora bien, en el caso de autos en el confuso memorial de fojas 250 a 252, se formula el recurso de casación en el fondo y forma, así identificados aquellos ab initio, pero no es menos evidente que en la parte de la fundamentación del recurso, la recurrente no especifica, si la misma corresponde al recurso de casación en el fondo o al recurso de casación en la forma; sin tomar en cuenta ni discriminar la naturaleza jurídica de los mismos, toda vez que el recurso de casación en el fondo, como ya se dijo tiene como finalidad velar por la adecuada interpretación y correcta aplicación de la ley en los fallos judiciales que lleguen a su conocimiento, buscando la seguridad jurídica y la igualdad de todos los miembros de la comunidad ciudadana ante la ley. Entre tanto, el recurso de casación en la forma, que en los hechos es el verdadero recurso de nulidad, tiene por finalidad la de subsanar los defectos procesales que existan en la tramitación del proceso y es por ello que su ámbito de conocimiento se refiere a impugnaciones referidas a defectos de lugar, tiempo y forma que pudiera afectar a un fallo en su contenido mismo. Tienen en otros términos, que ver con los errores "in judicando" y/o "in procedendo" en que haya incurrido el tribunal ad quem.

Por otra parte, la recurrente apenas cita los artículos 3 numeral 1) y 90 del Código de Procedimiento Civil y 1545 del Código Civil, normas adjetivas y sustantivas como violadas e indebidamente aplicadas, pero lo hace de manera indiscriminada y sin precisar de manera clara y concreta cómo o de qué manera fueron violadas o aplicadas falsa o erróneamente cada una de aquellas normas y lógicamente, en qué consiste la violación o aplicación falsa o errónea de las mismas, es más en los puntos a), b), c) y d) no acusa ninguna violación, incumpliendo de esa manera, la previsión establecida en el numeral 2) del ya citado artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, evidenciando, falta de criterio y desconocimiento de la normativa procesal que haga viable un recurso de esta naturaleza.

Es así que, las incongruencias se reflejan hasta en la solicitud final pidiendo que se “…case totalmente el auto recurrido y fallar sobre lo principal del litigio,… anulando obrados, hasta el vicio más antiguo,…”. Huelga hacer mayores comentarios.

Lo anotado pone en evidencia la ausencia absoluta de la adecuada técnica jurídica exigida para la formulación de este recurso extraordinario, aspecto procesal que impide abrir la competencia de este Tribunal Supremo para considerar el fondo del recurso; correspondiendo, en consecuencia, dar aplicación a la previsión contenida en el artículo 272 numeral 2) del tantas veces citado Código de Procedimiento Civil, al no haberse concretado y fundamentado el reclamo como casación en el fondo y casación en la forma.

POR TANTO.- La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 250 a 252 interpuesto por Hilda Faustina Choque Canaza y Gladis Isabel Choque Canaza, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  64/2013