SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 61

Sucre: 28 de febrero de 2013  

Expediente: SC 64 10 - S

Proceso: Nulidad de documento por simulación más pago de daños y perjuicios.

Partes: INTERGAS LTDA. c/ Empresa Petrolera PETROLEX LTDA.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________


VISTOS: Los recursos de casación de fojas 1547 a 1551, de 1553 a 1566 y de 1569 a 1572 vuelta, interpuestos por Mauricio Gonzales Sfeir, Igor Arnauld Karpovics Casanovas y Mario Bustillos Vergara en representación de PETROLEX LTDA. respectivamente, contra el auto de vista de 15 de octubre de 2009, cursante de fojas 1541 a 1544, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso ordinario sobre nulidad de documento por simulación más pago de daños y perjuicios, seguido por INTERGAS LTDA., contra los recurrentes y otros, la respuesta de fojas 1574 a 1579 vuelta,  el auto concesorio de fojas 1580, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.-

Que, tramitada la causa, el Juez de Partido Tercero en lo Civil de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 158 de 22 de diciembre del 2008, cursante de fojas 1424 a 1429 vuelta, declarando probada la demanda de fojas 79 a 88 y aclaración de fojas 144 a 145 e improbada la excepción perentoria interpuesta por Igor Arnauld Karpovics Casanova de fojas 454 a 460 con costas. A los efectos, declaro nulo y sin efecto jurídico el contrato de 8 de noviembre de 2000 suscrito entre Petrolex representada por Mauricio Gonzales Sfeir e Igor Arnauld Karpovics Casanovas como también el contrato complementario de 1 de julio de 2002, protocolizado mediante Escritura Pública Nº 700/2002; señalo también que los daños y perjuicios que han sido demostrados en la presente acción serán cuantificados en ejecución de sentencia y conforme a procedimiento; dispuso además como medidas precautorias en cumplimiento al auto de vista de fojas 1408 y solicitudes que cursan en obrados, la prohibición de innovar sobre la participación de Petrolex sobre los bloques Dorado y Monteagudo, la retención de fondos en las refinerías hasta la suma de 1.736.841, 53 (corregido por el auto complementario de fojas 1434), la anotación de la sentencia en Fundempresa, sobre la matricula de Petrolex S.A. y las que sean necesarias para asegurar el resultado de esta sentencia.

En grado de apelación, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 518 de 15 de octubre de 2009, cursante de fojas 1541 a 1544, confirma lo resuelto en el punto 2.- del auto de 29 de octubre de 2007, cursante de fojas 1298 a 1301, cuya apelación fue concedida en el efecto diferido e igualmente confirma en todas sus partes la sentencia de 22 de diciembre de 2008 de fojas 1424 a 1429 vuelta, con costas.

Esta resolución de segunda instancia, motivó que los codemandados Mauricio Gonzales Sfeir, Igor Arnauld Karpovics Casanovas y Mario Bustillos Vergara en representación de PETROLEX LTDA. respectivamente, por memoriales de fojas 1547 a 1551, de 1553 a 1566 y de 1569 a 1572, formulen recurso de casación en el fondo y en la forma.-

CONSIDERANDO II:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LAS IMPUGNACIONES.-

I.- Del recurrente Mauricio Gonzales Sfeir.-

a).- En el recurso de casación en el fondo señala, que se ha incurrido en indebida aplicación de la ley sobre la competencia, en razón de que la inhibitoria planteada al Juez Primero de Partido en lo Civil, quien conoció inicialmente la causa, no mereció el tratamiento legal que correspondía según los artículos 12 y 17 del Código de Procedimiento Civil, artículos 33, 34 y 55 de la Ley de Organización Judicial; indica que, la empresa demandante jamás ha cumplido el requisito de constituir la litis consorcio necesaria, al no haberse demandado a la empresa PAN ANDEAN RESOURCES PLC, que constituiría la fuente primigenia de sus supuestos derechos.

Finaliza el recurso, solicitando la nulidad de obrados.

b).- En el recurso de casación en la forma, señala que, las resoluciones de los jueces inferiores contienen disposiciones contradictorias, al no reparar la confusión en relación a la identidad de una persona natural como de una persona jurídica, en vista de tenerse apersonado a Mauricio Gonzales Sfeir como representante de PETROLEX  y no como persona natural; indica que, una vez declarado rebelde a Mauricio Gonzales Sfeir, no se le notifica en su domicilio real sino en un domicilio procesal desconocido; manifiesta que, el auto de relación procesal, no cumple con el mandato del artículo 371 del Código de Procedimiento Civil, al no establecer con precisión los hechos que debía probar su persona y la empresa PETROLEX; señala que, se ha otorgado a la parte demandante medidas precautorias sin justificativo legal alguno, en base a una contracautela que en los hechos jamás se vio y tampoco se evaluó mediante perito; indica que, el juez ha cometido una arbitrariedad al disponer en sentencia medidas precautorias, las que no correspondían en el momento procesal.

Finaliza el recurso, solicitando al Tribunal Supremo anule obrados hasta el vicio más antiguo.

II.- Del recurrente Igor Arnauld Karpovics Casanovas.-

a).- En el recurso de casación en la forma, señala que , se ha violado el artículo 523 del Código Civil al demandar a la empresa Petrolex y a su persona por una obligación de PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL con la que no tenían ninguna relación jurídica; indica que, se debe determinar la nulidad de obrados por falta de integración a litis consorcio pasivo necesario de PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL para que asuma una amplia e irrestricta defensa a los efectos de los artículos 1451 del Código Civil y 194 del Código de Procedimiento Civil y en su caso responda por el supuesto hecho ilícito doloso y culposo con el resarcimiento del daño tal cual lo disponen los artículos 984 y 999 del Código Civil; manifiesta que, la omisión de integración del litis consorcio pasivo necesario de la firma PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL, conlleva una flagrante violación del derecho al debido proceso, a la seguridad jurídica, al derecho a la defensa y un desconocimiento de principios esenciales como la justicia, la vigencia de un orden justo, la eficiencia y la eficacia de las decisiones judiciales; señala que se deben anular obrados, por falta de exposición y motivación del juez a quo, sobre la excepción perentoria de falta de acción y derecho; indica que, el tribunal de apelación ha quebrantado los artículos 236 y 237 del Código de Procedimiento Civil, al no haber analizado el agravio expresado por su persona de saber si la excepción perentoria de falta de acción y derecho puede ser opuesta o no en juicio ordinario; señala que, se debe anular obrados, porque la sentencia omite determinar el monto y quantum de los daños y perjuicios cuando esta pretensión formaba parte de los puntos de hecho sometidos a probanza y se les condena al pago de intereses cuando los mismos no han sido demandados.

Finaliza el recurso, solicitando la nulidad de obrados hasta el vicio mas antiguo, es decir hasta la admisión de la demanda, o en su defecto se anule la sentencia por ser citra petita por no pronunciarse sobre la excepción de falta de acción y derecho y ultra petita por pronunciarse sobre el pago de intereses sin haber sido objeto de pretensión.

b).- En el recurso de casación en el fondo señala, que se ha efectuado una inadecuada aplicación e interpretación de los artículos 543 y 544 II del Código Civil, porque quien esta legitimado para solicitar la nulidad por simulación absoluta es el tercero acreedor del deudor, y en el presente caso ni su persona ni la empresa PETROLEX S.A., son deudores de la firma INTERGAS, de ahí que, no se podía iniciar una acción en su contra, porque no existe ninguna vinculación jurídica con la empresa demandante.

Finaliza el recurso, solicitando al tribunal de casación, case el auto de vista recurrido y deliberando en el fondo declare improbada la demanda y probada la excepción de falta de acción y derecho con imposición de costas.

III.- Del recurrente PETROLEX S.A.-

a).- En el recurso de casación en el fondo señala, que se ha incurrido en indebida aplicación de la ley sobre la competencia, en razón de que la inhibitoria planteada al Juez Primero de Partido en lo Civil, quien conoció inicialmente la causa, no mereció el tratamiento legal que correspondía según los artículos 12 y 17 del Código de Procedimiento Civil, artículos 33, 34 y 55 de la Ley de Organización Judicial; indica que, la empresa demandante jamás ha cumplido el requisito de constituir la litis consorcio necesaria, al no haberse demandado a la empresa PAN ANDEAN RESOURCES PLC, que constituiría la fuente primigenia de sus supuestos derechos.

Finaliza el recurso, solicitando la nulidad de obrados.

b).- En el recurso de casación en la forma, señala que, las resoluciones de los jueces inferiores contienen disposiciones contradictorias, al no reparar la confusión en relación a la identidad de una persona natural como de una persona jurídica, en vista de tenerse apersonado a Mauricio Gonzales Sfeir como representante de PETROLEX y no como persona natural; indica que, una vez declarado rebelde a Mauricio Gonzales Sfeir, no se le notifica en su domicilio real sino en un domicilio procesal desconocido; manifiesta que, el auto de relación procesal, no cumple con el mandato del artículo 371 del Código de Procedimiento Civil, al no establecer con precisión los hechos que debía probar su persona y la empresa PETROLEX; señala que, se ha otorgado a la parte demandante medidas precautorias sin justificativo legal alguno, en base a una contracautela que en los hechos jamás se vio y tampoco se evaluó mediante perito; indica que, el juez ha cometido una arbitrariedad al disponer en sentencia medidas precautorias, las que no correspondían en el momento procesal.

Finaliza el recurso, solicitando al Tribunal Supremo anule obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO III:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.-

I.- En cuanto al recurso de casación en el fondo y en la forma del recurrente Mauricio Gonzales Sfeir, se tiene:

Que, a través de su abundante jurisprudencia, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos  271 - 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos  271 - 3) y 275  del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código adjetivo civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo - con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

Tanto en el recurso de casación en el fondo como en la forma es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 - 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, debe o deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 - 2) del Código de Procedimiento Civil.

En la especie, el contenido del recurso es contradictorio, incongruente y totalmente impreciso, no solo porque el recurrente no han efectuado una distinción entre la naturaleza jurídica del recurso casación en el fondo y la casación en la forma, tomando en cuenta, que el recurrente incurre en una notoria confusión al fundamentar el recurso de casación en el fondo en una supuesta falta de competencia del juez a quo para conocer el presente proceso, aspecto que al estar relacionado con las formas esenciales del proceso, de ninguna manera puede constituir argumento para sustentar un recurso de  casación en el fondo, pero además en el recurso de casación en la forma, el recurrente no señala en términos claros, concretos y precisos la ley o las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, limitándose a señalar en su lacónico memorial que las resoluciones de los jueces inferiores contienen disposiciones contradictorias al no reparar la confusión en relación a la identidad de una persona natural como de una persona jurídica, que declarado rebelde no se le notifica en su domicilio real, que se ha otorgado a la parte demandante medidas precautorias sin justificativo legal alguno y en base a una contracautela que en los hechos jamás se vio y tampoco se evaluó mediante perito. Esta simple relación expuesta, no sustituye a la fundamentación que debe hacer el recurrente para demostrar la forma en la que el tribunal de grado violó, aplicó falsa o erróneamente las normas procesales para dar lugar a una decisión anulatoria, por ello, que la jurisprudencia nacional coincidente con los criterios doctrinales del derecho procesal requieren que el recurso de casación no tenga simplemente un carácter indicativo de la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, sino que por el contrario sean observaciones precisas, claras y puntuales acerca de los yerros o faltas que se observan y/o acusan; lo que no ocurre en el caso de autos. A esta serie de deficiencias del recurso, hay que agregar que el recurrente, no obstante plantear recurso de casación en la forma y en el fondo, no hace mención a ninguna de las causales contenidas en los artículos 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil, que hacen a la procedencia de los recursos de casación.

En resumen, las deficiencias del recurso anotadas precedentemente, no permiten abrir la competencia de éste Tribunal Supremo, correspondiendo resolver en la forma establecida por los artículos 271 1) y  272 2) del Código de Procedimiento Civil.

II.- Del recurso de casación de Igor Arnauld Karpovics Casanovas.-

a).- En cuanto al recurso de casación en la forma, pese a su deficiencia argumentativa se ingresa a su consideración y análisis, partiendo de los siguientes criterios:

En relación a la falta de integración de litis consorcio necesario de PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL, la abundante jurisprudencia establecida por la entonces Corte Suprema de Justicia de la cual comparte este Tribunal Supremo, ha indicado que, a los  efectos de las previsiones contenidas en los artículos 3 - 1), 87 y 194 del Código de Procedimiento Civil, la necesidad de la integración a la litis de todos aquellos que deban intervenir en el proceso, en función de la naturaleza de la relación o del objeto de la controversia, tarea que no sólo puede ser de las partes (litis consorcio simple o facultativo), sino de la autoridad judicial de instancia que en su calidad de director del proceso debe cuidar que se desarrolle sin vicios de nulidad, para lo que podrá disponer un litis consorcio de oficio; siendo esa la única manera de asegurar que sus decisiones que contenga la sentencia, sean útiles para las partes demandantes, demandadas y otros que se hayan integrado en el proceso, alcanzando a todos ellos los efectos de la cosa juzgada.

En ese marco, de la revisión de obrados se evidencia que la demanda ordinaria de nulidad de documento por simulación y pago de daños y perjuicios, de fojas 80 a 89 y su aclaración de fojas 145 a 146, ha sido planteada por INTERGAS LTDA., contra el recurrente Igor Arnauld Karpovics Casanovas, contra la Compañía de Exploración y Explotación PETROLEX S.A., contra Mauricio Gonzales Sfeir y otras personas, persiguiendo la nulidad por simulación del contrato de préstamo de dinero de 08 de noviembre de 2000, así como el contrato complementario de 1 de julio de 2002, suscrito entre PETROLEX S.A. representada entonces por Mauricio Gonzales Sfeir e Igor Arnauld Karpovics Casanovas.

De lo expuesto, se infiere que el objeto de la demanda interpuesta por INTERGAS LTDA. en su calidad de tercero perjudicado, es la nulidad por simulación del contrato de préstamo de dinero suscrito entre Mauricio Gonzales Sfeir en representación de la Compañía PETROLEX S.A. e Igor Arnauld Karpovics Casanovas, de ahí que, aún teniendo como antecedente de la presente demanda el contrato suscrito entre la firma PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL e INTERGAS LTDA. y al no ser esta relación contractual objeto de la presente demanda,  su integración a la litis resulta insulsa e innecesaria, tomando en cuenta que, los efectos de la sentencia que recaiga sobre la demanda de nulidad por simulación, no le van a generar ningún tipo de obligación a cumplir por PAN ANDEAN RESOURCES BOLIVIA PCL, de ahí que, no resulta evidente la violación o infracción de los artículos 1451 y 523 del Código Civil y 194 del Código de Procedimiento Civil, así como la denuncia de violación del derecho al debido proceso, a la seguridad jurídica, al derecho a la defensa y los  principios esenciales como la justicia, la vigencia de un orden justo, la eficiencia y la eficacia de las decisiones judiciales.

En cuanto a la denuncia de falta de exposición y motivación del juez a quo, sobre la excepción perentoria de falta de acción y derecho, de la revisión de la sentencia se establece que en la primera parte del punto 7 del considerando I, el juez a quo, ha dado una respuesta motivada y fundamentada en derecho a la excepción perentoria de falta de acción y derecho interpuesta por el recurrente, explicando las razones por las cuales la entidad demandante en calidad de tercero perjudicado esta facultada para demandar.

En cuanto a la denuncia en sentido de que, el tribunal de apelación ha quebrantado los artículos 236 y 237 del Código de Procedimiento Civil, al no haber analizado el agravio expresado por su persona de saber si la excepción perentoria de falta de acción y derecho puede ser opuesta o no en juicio ordinario. De la revisión de antecedentes se evidencia que esta denuncia no resulta evidente, tomando en cuenta que el auto de vista en el punto 5 del tercer considerando ha dado respuesta motivada y razonada al punto II 1 sobre errores de procedimiento identificado en el recurso de apelación interpuesto por el recurrente el que cursa de fojas 1488 a 1497 vuelta. 

Finalmente en cuanto a la denuncia en sentido de que la sentencia omite determinar el monto y quantum de los daños y perjuicios y además se les condena al pago de intereses cuando los mismos no han sido demandados. Corresponde establecer que, en cuanto a la condena de pago de daños y perjuicios el artículo 195 del Código de Procedimiento Civil, prevé que “la sentencia que condene su pago fijará su importe en cantidad liquida, a menos que estos aspectos hubieren sido demandados accesoriamente, caso en el cual se establecerá en ejecución de sentencia”. En la especie, el objeto principal de la demanda es la nulidad del contrato de préstamo suscrito entre Mauricio Gonzales Sfeir en su calidad de representante de la Compañía PETROLEX S.A. y el recurrente Igor Arnauld Karpovics Casanovas, entonces el pago de daños y perjuicios resultan emergentes de esta pretensión tomando en cuenta que su pago va a depender de la declaratoria de probada o improbada la pretensión principal de nulidad, de ahí que, la decisión del juez a quo resulta acertada al determinar una vez demostrado el petitorio principal y como consecuencia del mismo el petitorio derivado de daños y perjuicios que su cuantificación sea en ejecución de sentencia, por lo demás la denuncia de  condena al pago de intereses cuando los mismos no han sido demandados, resulta falsa tomando en cuenta que dicha condena no existe en el decisorio de la sentencia.

En ese contexto, el recurso resulta insuficiente para una decisión anulatoria, correspondiendo en consecuencia resolverlo en la forma prevista por los artículos 271 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil.

b).- En cuanto al recurso de casación en el fondo.-

En autos se advierte que si bien es cierto que el recurso de casación fue planteado en el fondo, ese anuncio no pasa de un simple enunciado, pues se advierte errores esenciales que incumplen la técnica procesal adoptada por la doctrina y la jurisprudencia, reguladas al tenor de lo previsto por el articulo  258 - 2) del Código de Procedimiento Civil, tomando en cuenta que si bien denuncia inadecuada aplicación e interpretación de los artículos 543 y 544 II del Código Civil, el recurrente no señala con claridad cuáles serían las causales de casación en el fondo; las cuales deben fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo identificarlas por separado conforme a las causales insertas en la norma prevista por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, situación que demuestra la impericia del recurrente a tiempo de la interposición del recurso, evidenciándose deficiencia en su interposición, porque no precisa de qué manera se hubiera incurrido en inadecuada aplicación e interpretación de las normas sustantivas denunciadas y dando la solución jurídica al caso planteado.

En ese contexto, el recurso resulta insuficiente, correspondiendo en consecuencia resolverlo en la forma prevista por los artículos 271 1 y 272 2) del Código de Procedimiento Civil.

III.- En cuanto al recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Mario Bustillos Vergara en representación de PETROLEX S.A. se tiene:

El artículo  180 - II de la Constitución Política del Estado, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los artículos 8 - 2 inciso h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14 5) del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que las normas adjetivas prevén, observar las condiciones de forma y fondo  establecidas por las disposiciones legales, lo que equivale a decir, que el derecho a recurrir es un derecho condicionado, su ejercicio depende de la concurrencia de los presupuestos y requisitos legalmente establecidos que las partes deberán cumplir. En el caso del recurso de casación el o los recurrentes deberán observar los requisitos de admisibilidad dispuestos en los artículos 250, 255 y 257 del Código de Procedimiento Civil, y ante su incumplimiento en observancia del artículo 262 del Código de Procedimiento Civil, corresponderá al tribunal de segundo grado negar la concesión del recurso de casación y declarar la ejecutoria del auto recurrido, sin que ello implique una negación o vulneración del derecho a recurrir.

Respecto a los requisitos establecidos para hacer viable el recurso de casación, cabe manifestar que, para lograr un pronunciamiento de fondo, respecto a los hechos que son motivo del recurso de casación, la parte recurrente debe cumplir estrictamente con lo establecido en los artículos 250, 255, 257 y 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir:

Condiciona su admisión al cumplimiento de requisitos de forma y de fondo, constituyendo requisito  de forma, que el mismo sea interpuesto para invalidar una sentencia o auto definitivo o contra las resoluciones establecidas en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil, que sea presentado dentro del plazo de ocho días y ante el juez o tribunal que dictó el auto de vista o sentencia con la adhesión de los timbres y certificados de deposito.

Por otra parte, corresponde puntualizar que, la notificación con el auto de segunda instancia, genera un doble efecto: Primero comunica a las partes el acto jurisdiccional del Tribunal ad quem de haber dictado la decisión de segundo grado; y, por otra, desde el momento de la notificación, comienza a correr el plazo para deducir el recurso de casación.

En nuestra legislación, el Código de Procedimiento Civil en los artículos 139, 140 y 141 regula los plazos procesales en general, así el artículo 139 determina que: “I. Los plazos legales o judiciales señalados en este Código a las partes para la realización de los actos procesales, serán perentorios e improrrogables, salvo disposición contraria. II. Cuando la ley no fijare expresamente un plazo lo señalará el juez atendiendo a la naturaleza del proceso y la importancia de la diligencia”.
Por su parte el artículo 140 señala que: “I. Los plazos procesales comenzarán a correr desde el día hábil siguiente a la citación o notificación con la resolución judicial respectiva. II. Los plazos comunes para ambas partes correrán desde el día hábil siguiente a la última notificación”

Finalmente el artículo 141 establece que: “Los plazos transcurrirán ininterrumpidamente y sólo se suspenderán durante las vacaciones judiciales. Sin embargo, podrán declararse en suspenso por circunstancias de fuerza mayor que hicieren imposible la realización del acto pendiente”

Teniendo en cuenta que los plazos para presentar los recursos en general se computan de momento a momento y de minuto a minuto; estos corren desde el momento de su notificación y vencen el mismo instante una vez transcurrido el tiempo fijado en la ley procesal paralelo al de su inicio; mientras que para las demás actuaciones procedimentales que tienen fijados plazos procesales o espacios de tiempo en días, el inicio del cómputo corre a partir del día siguiente hábil a su legal notificación o citación y el mismo vence el último instante hábil del día.

Dentro del contexto legal señalado, en la especie, del análisis de los datos del proceso, se evidencia que el representante de la Empresa PETROLEX S.A. Mario Bustillos Vergara, al interponer el recurso de casación, no ha observado el plazo fatal y perentorio de ocho días para interponer el recurso, puesto que de la revisión de la diligencia de citación y notificación de fojas 1544 vuelta, se establece que el representante de la empresa demandada Mario Bustillos Vergara fue notificado con al Auto de Vista Nº 518 de 15 de octubre de 2009, mediante cédula en su domicilio procesal, el día 10 de noviembre de 2009, a horas 17:00, mientras que el memorial del recurso de casación, de acuerdo al timbre electrónico del memorial de fojas 1569, fue presentado el 13 de enero del 2010, a horas 16:49: 47, es decir, fuera del plazo de ocho días que establece el artículo 257 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto, el Tribunal ad quem al conceder el recurso, no ha tomado en consideración el mandato de los preceptos legales citados supra como tampoco lo dispuesto en el  articulo 262 1) del Código de Procedimiento Civil. En tal virtud, corresponde en aplicación del articulo 213 II del mismo cuerpo de leyes adjetivas y las disposiciones legales que se mencionan, resolver el mismo dando aplicación a los artículos  271-1) y 272 -1) del mismo cuerpo de normas.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, articulo 42 I 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del articulo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara: IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 1547 a 1551, interpuesto por Mauricio Gonzales Sfeir, INFUNDADO el recurso en la forma e IMPROCEDENTE el recurso en el fondo de fojas 1553 a 1566 interpuesto por Igor Arnauld Karpovics Casanovas e IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en fondo de fojas de 1569 a 1572 vuelta interpuesto por Mario Bustillos Vergara en representación de PETROLEX LTDA. respectivamente, con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 500 que mandara hacer efectivo el Juez a quo.

Fue de voto disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  61/2013