SALA   CIVIL   LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 2

Sucre: 15 de febrero de 2013  

Expediente: O 11 08 - A

Proceso: Resolución de contrato.

Partes: Darío Fernando Valenzuela Luza c/ Simón Rojas Martínez y otra.

Distrito: Oruro

Magistrado Relator:   Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________


VISTOS: el recurso de nulidad o casación interpuesto por Simón Rojas Martínez y Adela Ana Rodríguez de Rojas de fojas 418 y vuelta, contra el Auto de Vista Nº 167 de 7 de diciembre de 2007 pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro el fenecido proceso sobre resolución de contrato seguido por Darío Fernando Valenzuela Luza contra los recurrentes, la respuesta de fojas 424, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, en ejecución de sentencia el Juez de Partido Segundo en lo Civil de la ciudad de Oruro pronunció el Auto de 25 de mayo de 2006 (fojas 369 a 372), declarando probado el incidente del demandante de calificación de daños y perjuicios, y probada en parte la solicitud de los demandados de descuento de monto, en su mérito califica los daños y perjuicios en la suma de $us. 2.189, más Bs. 2.500 por concepto de honorarios profesionales.

Deducida la apelación por las partes, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro mediante Auto de Vista Nº 167 de 7 de diciembre de 2007 (fojas 412 a 415 vuelta), confirma el auto apelado con la modificación que se reserva la regulación de honorarios a la conclusión del proceso, sin costas.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de nulidad o casación interpuesto por los demandados Simón Rojas Martínez y Adela Ana Rodríguez de Rojas en los términos expresados en su memorial de 10 de marzo de 2008 (fojas 418 y vuelta).

CONSIDERANDO: que, el artículo 518 del Código de Procedimiento Civil establece que las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior.

Por otra parte, el artículo 213 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, permite negar el examen de un recurso cuando la ley declara irrecurrible una resolución; disposición legal que guarda estricta concordancia con lo dispuesto por el artículo 262 numeral 3) del citado Código Adjetivo, de la materia  (complementado por el artículo 26 de la Ley Nº 1760 de 28 de febrero de 1997). En otros términos esta regulación normativa concede al Juez o Tribunal Ad quem la potestad de rechazar la concesión del recurso de casación cuando el auto recurrido no esté comprendido en las previsiones señaladas por el artículo 255 del citado Código de Procedimiento Civil.

En la especie, el Auto de Vista recurrido, se pronunció como emergencia de los recursos de apelación interpuestos contra una resolución que se pronunció sobre un incidente y en ejecución de sentencia, es decir, en el caso no corresponde la interposición del recurso de casación, por lo que correspondía al Tribunal de Apelación en observancia y cumplimiento de la normativa señalada precedentemente negar la concesión del recurso de casación a fin de evitar dilaciones innecesarias que perjudican a las partes y a la propia administración de justicia.

Por lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de nulidad o casación interpuesto por Simón Rojas Martínez y Adela Ana Rodríguez de Rojas de fojas 418 y vuelta, sin costas al ser extemporánea la respuesta.

Se llama la atención severamente al Tribunal Ad quem, por inobservar la competencia prevista por el artículo 262 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Jose Luis Miranda Quilo Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón  2/2013