SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 362

Sucre: 07 de diciembre de 2012

Expediente: LP-167-07-S

Proceso: Usucapión extraordinaria.

Partes: Julio Raúl Argandoña Esquivel c/ Daría Argandoña Esquivel.

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba s

__________________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Julio Raúl Argandoña Esquivel de fojas 178 a 182 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 137/2007 de 1º de agosto, de fojas 175 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre USUCAPION EXTRAORDINARIA, seguido por el recurrente contra Daría Argandoña Esquivel, la contestación de fojas 185 a 186 vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I: Que, el Juez de Partido y Sentencia de Apolo, pronuncia sentencia N° 33/2005 de fecha 18 de noviembre de 2005 cursante a fojas 144 a 150, la cual declara PROBADA la demanda principal de usucapión extraordinaria, declarando como único y legítimo propietario del inmueble ubicado en calle Bolívar esquina Sucre de Apolo de 709.35 m2, en aplicación al artículo 138 del Código Civil, debiendo registrarse en la oficina de Derechos Reales e improbadas las excepciones de falta de acción y derecho del actor, falsedad de documento y reconvención interpuesto por Daría Argandoña Esquivel sobre nulidad de escritura, con costas.

Contra la referida sentencia el demandante plantea recurso de apelación radicada en la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito de La Paz, la misma que emite Auto de Vista N° 137/2007 de fecha 1° de agosto, cursante a fojas 175 y vuelta, mediante el cual ANULA obrados hasta el decreto de admisión de 13 de julio de 2005 de fojas 14 vuelta inclusive, debiendo el Juez A quo disponer que la parte actora subsane el derecho en que funda su petición, con responsabilidad al Dr. Jorge Gilbert Vásquez Pinedo, Juez de la causa en la suma de Bs. 100.- a ser descontado por el Departamento Financiero del Consejo de la Judicatura.

Contra el Auto de Vista, Julio Raúl Argandoña Esquivel, por memorial de fojas 178 a 182 vuelta, plantea recurso de casación, con los siguientes fundamentos:

Inicia indicando que, interpone el presente recurso extraordinario de casación o nulidad contra el Auto de Vista N° 137/2007 para que éste Tribunal percatado de las infracciones y violaciones en las que han incurrido sus autoridades a momento de pronunciar el fallo recurrido, case o anule dicha resolución.

Continua manifestando que, el auto de vista al anular obrados hasta el decreto de admisión de fecha 13 de julio de 2005 de fojas 14 vuelta de obrados inclusive, implícitamente a anulado la justiciera sentencia emitida, habiendo incurrido de este modo en violación, interpretación errónea y aplicación indebida de los artículos 1567 y 1568 del Código Civil en relación a la aplicación de los artículos 110, 138, 549, 1287, 1289 y 1309 del mismo cuerpo legal en que se funda la demanda; por otra parte, el Tribunal Ad quem bajo un sutil y erróneo concepto indica que la demanda de usucapión extraordinaria se hubiere fundado y sustentado en el contrato de compra venta de una casa situada en la esquina de la plaza principal de Apolo, concluido mediante escritura pública N° 15 de fecha 29 de julio de 1965 y que por lo mismo debiera regirse por las disposiciones señaladas en las leyes anteriores del Código Civil abrogado, transgrediéndose las disposiciones finales del actual Código Civil contenidas en los artículos 1567 y 1568 relativas al principio de irretroactividad de la ley, señaladas en la Constitución Política del Estado, restringiendo su legítimo derecho a perfeccionar el derecho que le asiste sobre el bien inmueble objeto de la litis, bastando demostrar la posesión que tiene sobre ella por más de diez años como reza el artículo 138 del Código Civil actual, concordante con el 110 del mismo y que el requisito principal tanto para la usucapión ordinaria y extraordinaria es el animus dominui materializado en la sola posesión y que ésta sea pública, pacífica, continuada, no equívoca e ininterrumpida y por el tiempo señalado por ley, aunque el poseedor no tenga título de propiedad alguno, que es sólo una prueba de buena fe, que en el presente caso no es necesaria ni indispensable.

Denuncia también que, la presentación de su demanda de usucapión, es de fecha 11 de junio de 2005, fecha en la que ya se encontraba vigente la actual legislación, cumpliendo a cabalidad con el plazo que determina el 138, no pudiendo ingresar a la aplicación del artículo 1568 del Código Civil.

Por lo expuesto, corresponde enmendar a este Alto Tribunal, semejante aberración cometida como el tribunal de alzada, para que case o anule dicha resolución y deliberando en el fondo declare probada la demanda de usucapión extraordinaria o decenal.

CONSIDERANDO II: Que, conforme la amplia jurisprudencia, el recurso de casación constituye una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados por el artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, en la forma, o en ambos efectos, de acuerdo a lo establecido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Que, el recurso de casación en el fondo, abre la competencia del Tribunal Supremo, para censurar Sentencias de segundo grado en cuyo pronunciamiento se hubiera incurrido en las causales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, esto es: por violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley; por aplicación contradictoria de disposiciones; o cuando en la apreciación de la prueba se hubiera incurrido en error de derecho o de hecho. En tanto el recurso de casación en la forma o de nulidad, habilita al Tribunal Supremo a evidenciar si en la tramitación de un proceso se infringieron las formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley.

En tal sentido, sea que se plantee el recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos efectos a la vez, el recurrente debe adecuar su reclamo a las causales de procedencia para uno u otro de dichos recursos expresamente previstos en los artículos 253 y 254 del Código Procedimiento Civil respectivamente, para que se abra la competencia del Tribunal y sea posible analizar la existencia de errores in judicando que constituye materia de estudio del recurso de casación en el fondo o de errores in procedendo que constituye materia de estudio del recurso de casación en la forma.

En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento que el recurrente cite en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especifique en qué consiste la violación, falsedad o error, proponiendo la posible solución jurídica al caso planteado, tal cual establece el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Si bien la norma autoriza la posibilidad de interponer el recurso de casación en la forma como en el fondo al mismo tiempo, empero, los motivos de uno u otro recurso deben ser precisados y diferenciados, ellos no pueden ser expuestos en la forma como la parte recurrente lo hizo, alegando motivos que hacen a uno y otro en forma indistinta sin discernir la diferencia que existe entre el recurso de casación y el de nulidad. En efecto, en virtud de la naturaleza jurídica del recurso de casación en el fondo, en él, no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones de las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución está reservado para el recurso de casación en la forma; tampoco a través del recurso de casación en la forma, es posible analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo.

En mérito a las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo común para ambos recursos las formas de resolución por improcedente e infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se funda tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, en la forma como se señaló anteriormente, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en la forma como en el fondo.

En la especie, la recurrente no ha cumplido con las obligaciones procesales anteriormente descritas. En efecto, si bien es cierto que anunció la interposición del recurso de casación o nulidad, es decir, que alternativamente planteó tanto el recurso de casación en el fondo, como el recurso de casación en la forma; empero, no cumplió con la carga procesal de hacer una exposición separada de cada uno de los motivos que sustentan uno u otro recurso. Consiguientemente, como se estableció en la abundante jurisprudencia de este Tribunal, técnicamente no existe recurso de casación cuando se incumple con esta obligación procesal, que no puede ser subsanada por el Tribunal Supremo porque no permite que se abra su competencia.

Que, el recurrente al confundir la casación en el fondo con la forma cuando de manera contradictoria solicita al Tribunal Supremo de Justicia, que en cuanto al Auto de vista: "...CASE O ANULE dicha resolución y deliberando en el fondo DECLARE PROBADA la demanda de USUCAPIÒN EXTRAORDINARIA O DECENAL ..."; ante semejante planteamiento corresponde preguntarse ¿cómo se puede anular un auto de vista (por infracción de ley procesal) para que el ad-quem dicte otro u opcionalmente casar dicho auto de vista (por infracción de ley sustantiva) para que este Supremo Tribunal dicte nueva resolución deliberando en el fondo?, técnicamente es imposible.

En aquellos casos como el presente, en los que se plantea un recurso de casación o nulidad de forma totalmente contradictoria, confusa e indiscriminada, este Supremo Tribunal desestima el recurso por improcedente, por no haberse dado cumplimiento a la previsión del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, con referencia al artículo 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del mismo procedimiento.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso interpuesto por Julio Raúl Argandoña Esquivel de fojas 178 a 182 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 362/2012