SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 344

Sucre: 29 de noviembre de 2012

Expediente: SC-125-07-S

Proceso: Acción reivindicatoria y otros.

Partes: Freddy Jaldín Balderrama y Alicia Melendres Cuellar c/ Mario Franco Veizaga.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Mario Franco Veizaga de fojas 292 a 293 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 482 de 23 de octubre de 2007 de fojas 285 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre ACCION REIVINDICATORIA Y OTROS, seguido por Freddy Jaldín Balderrama y Alicia Melendres Cuellar contra Mario Franco Veizaga, la contestación de fojas 297 a 298 y vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de Montero, pronuncia sentencia en fecha 4 de junio de 2007 cursante de fojas 111 a 115 vuelta, la cual declara IMPROBADA la demanda principal sobre acción reivindicatoria mejor derecho propietario, desocupación, entrega de inmueble y daños y perjuicios y PROBADA la demanda reconvencional de nulidad de contrato por simulación absoluta, planteado por Mario Franco Veizaga, sin costas.

Contra la referida sentencia los demandantes plantean recurso de apelación que radica en la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito de Santa Cruz, la misma que emite Auto de Vista N° 482 de fecha 23 de octubre de 2007, cursante a fojas 285 y vuelta, mediante el cual REVOCA la sentencia apelada, declarando probada la demanda principal e improbada la reconvencional, con costas

Contra el Auto de Vista, Mario Franco Veizaga por memorial de fojas 292 a 293 vuelta, plantea recurso de casación, con los siguientes fundamentos:

Manifiesta que, el Auto de Vista emitido por la Sala Civil Segunda violenta preceptos sustantivos y adjetivos del ordenamiento jurídico, pues se basa únicamente en el artículo 1538 del Código de Procedimiento Civil, para revocar la sentencia, cuando este precepto no ha sido acusado de agravio por los actores en su recurso de apelación.

Denuncia que, el auto de vista recurrido incurre en infracción del artículo 236 del Procedimiento Civil pues no se circunscribe a los puntos resueltos en sentencia, así se tiene que el recurso de apelación no fundamenta el agravio sufrido; al mismo tiempo el Auto de Vista conculca lo establecido por el artículo 190 del Código de Procedimiento Civil, al haber revocado la sentencia, ya que se entiende con este artículo que la sentencia pone fin al litigio de primera instancia, conteniendo decisiones expresas, positivas y precisas..., siendo imposible que de forma simultánea se declare probada la demanda de reivindicación y mejor derecho propietario como lo determinó la resolución de alzada.

Continua manifestando que se habría conculcado el artículo 1453 del Código de Procedimiento Civil por cuanto la posesión del demandado sobre el bien inmueble objeto de la litis, es anterior a la compra que habrían efectuado "maliciosamente" los demandantes, siendo que nunca se los ha desposeído, por consiguiente no procede ninguna acción reivindicatoria. Del mismo modo denuncia errónea aplicación del artículo 1538 del Código de Procedimiento Civil, pues si bien es cierto que la inscripción en Derechos Reales otorga a su propietario el privilegio de anterioridad y publicidad, esto no siempre otorga validez cuando se ha demostrado que un acto es nulo o anulable, como prescribe el artículo 1544 del mismo cuerpo legal, habiéndose demostrado que la venta del inmueble se ha efectuado con un contrato simulado y fraudulento, habiéndose cancelado un precio que no constituye ni la tercera parte de lo que el demandado canceló antes por el inmueble.

Finaliza el recurrente indicando que en mérito a los artículos 250, 253 y 255 inciso 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil interpone recurso de casación del auto de vista, por haber vulnerado los artículos antes citados, solicitando a "....este Alto Tribunal dicte Auto Supremo enmendando el auto de vista recurrido con citación y emplazamiento de partes" (textual).

CONSIDERANDO II: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los artículos 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese orden, es menester precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente, siendo además que el fin inmediato, radica en la protección del derecho subjetivo de los afectados por una resolución judicial, enmendando los agravios sufridos a través de la invalidación de esa decisión, en la que se viola, interpreta erróneamente o aplica indebidamente la ley, cuando contuviere disposiciones contradictorias, o, finalmente cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de derecho o error de hecho, en cuyo caso deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demuestren la equivocación manifiesta del juzgador. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando al ser dictado en su sustanciación, se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, que están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador.

En ese marco y dada la naturaleza jurídica de cada acción extraordinaria que se revisa, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho o errores de derecho en su compulsa. En tanto que, si se plantea en la forma, las denuncias deben adecuarse a las previsiones del artículo 254 del Adjetivo Civil citado.

Consiguientemente, en virtud de la naturaleza jurídica, del recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones de las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución está reservado para el recurso de casación en la forma; ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

En mérito a estas características, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 254 del Código de Procedimiento Civil y, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Que en la especie, el recurrente no cumplió con las obligaciones procesales anteriormente descritas no obstante que habrá que entenderse que recurre en casación en el fondo, pues anuncia el artículo 253 del Procedimiento Civil, omitiendo precisar las causales de casación en el fondo, enumeradas en los incisos 1), 2) y 3) del artículo mencionado, sin hacer alusión a estos tres ordinales sin distinguir la violación, la interpretación errónea, la aplicación indebida de la ley, las disposiciones contradictorias, el error de hecho y el error de derecho en la apreciación de las pruebas, limitándose a anotar de manera general los artículos 1538, 227, 1453 y 1544 del Código Civil, es más contradictoriamente a la naturaleza del recurso de casación en el fondo apuntan los artículos 236 y 190 del Código de Procedimiento Civil.

A lo expuesto, se debe agregar que el recurrente no formuló una petición concreta respecto de la acción extraordinaria que deduce, pues concluye solicitando de forma textual a: "....este Alto Tribunal dicte Auto Supremo enmendando el auto de vista recurrido con citación y emplazamiento de partes", desconociendo las formas de resolución de la misma consignadas en el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil, incumpliendo una vez más las formas esenciales de inexcusable observancia en la interposición de la presente demanda de puro derecho, omisión, que por sí misma, amerita porque el Tribunal Supremo se decante por la declaratoria de improcedencia del recurso planteado.

El Tribunal Supremo, es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que se castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Mario Franco Veizaga de fojas 292 a 293 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 344/2012