SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 343

Sucre: 29 de noviembre de 2012

Expediente: LP-144-07-S

Proceso: Resolución de contrato y resarcimiento de daños y perjuicios.

Partes: Abdón Aravire Choque c/ Jorge René Ledezma Salomón.

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

__________________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Jorge René Ledezma Salomón de fojas 245 a 248 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 147 de 9 de abril de 2007 de fojas 240 a 241 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre RESOLUCIÓN DE CONTRATO Y RESARCIMIENTO DE DAÑOS Y PERJUICIOS, seguido por Abdón Aravire Choque contra Jorge René Ledezma Salomón, la contestación de fojas 251 a 253, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Décimo Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz, pronunció sentencia en fecha 20 de febrero de 2004 cursante a fojas 168 a 171 vuelta, la cual declaró PROBADA en parte la demanda en lo referente a la resolución del contrato y no así a los daños y perjuicios, en consecuencia se tiene por resuelto el contrato verbal de prestación de servicios y en su mérito se dispone: 1.- La devolución de dinero por el abogado Jorge René Ledezma Salomón en la suma de $us. 4000.- a Abdón Aravire Choque, dentro el tercer día de ejecutoriada la presente sentencia. 2.- La retención de dinero en el monto de Bs. 2.000.- a favor de Jorge René Ledezma Salomón pagada mediante recibo de fs. 9 por su trabajo realizado, con costas de conformidad al art. 198-I del Código de Procedimiento Civil.

Recurrida la referida Sentencia mediante apelación de fojas 175 a 179 de obrados, la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, la cual emite el Auto de Vista N° 147/2007 de fecha 9 de abril, mediante el cual CONFIRMA tanto la providencia de fs. 137 vuelta, como la sentencia resolución Nº 85/2004 cursante a fs. 168-171 vuelta con costas en conformidad del artículo 237 parágrafo I inciso 1) del Código Procedimiento Civil.

Contra el Auto de Vista, el demandante plantea recurso de casación en el fondo y forma, mediante memorial de fojas 245 a 248 vuelta, con los siguientes fundamentos:

Sobre la casación en el fondo, manifiesta que la resolución recurrida contiene una disposición contradictoria, con referencia a los 2.000.- bolivianos, que el demandante nunca pidió se le sea restituida.

Así también indica que se habría lesionado el artículo 510-II del Código Civil, pues el tribunal de alzada hizo de lado las causas que hubieran incidido para la supuesta interrupción de la relación cliente abogado, al referirse únicamente a la conducta del demandado y no del demandante, habiéndose interpretado el presente artículo, pues el hecho real que impidió que mi persona como abogado continúe, no sólo con las incidencias, sino con el fondo de la causa del demandante, consistió como lo tiene demostrado en que el cliente (ahora demandante) no volvió a su oficina, ni me buscó para que firme los memoriales que elaboró en su defensa, hecho mal apreciado por los vocales.

Continúa indicando que, la interpretación que hicieron los señores vocales en el auto de vista recurrido coincide con la causal del artículo 253 inc.3).

Con respecto a la casación en la forma, el recurrente manifiesta que la resolución omite pronunciarse sobre las pretensiones deducidas en el recurso de apelación contra la sentencia.

Indica que, la prueba presentada en el proceso, establece sin lugar a duda que su persona recibió la suma de bolivianos 2000.-, en fecha 12 de marzo por concepto de honorarios, habiendo mi persona realizado las gestiones necesarias para recuperar el camión a favor de mi cliente ahora demandante. Situación que los vocales no tomaron en cuenta pues los mismos determinan que su persona no realizó ninguna prestación de servicio hacia su cliente, insistiendo en que sí cumplió con el trabajo de abogado hasta donde podía, y fue el cliente quien dispuso unilateralmente dejar sin efecto el contrato.

En su petición final pide se aplique el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil y case el auto de vista recurrido fallando en lo principal del asunto declarando improbada la demanda de resolución de contrato.

CONSIDERANDO II: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 de dicho cuerpo legal, citando en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico o errores de derecho que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto. En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 del Adjetivo Civil citado. En tal virtud, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Consiguientemente, dada la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios analizados, la exposición de los fundamentos que sustentan a cada uno de ellos debe hacérselo en forma separada ya que en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

Planteados los fundamentos de los recursos corresponde resolver el mismo de acuerdo a las normas invocadas y los hechos relacionados.

Que, el recurrente no obstante sus ampulosas argumentaciones, no adecua debidamente su reclamo a las causales de procedencia tanto del recurso de casación en la forma como en el fondo, expresamente previstas en los artículos 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil, con desconocimiento de la distinta naturaleza jurídica que revisten y fines que persiguen ambos institutos, que responden a dos realidades procesales diferentes, confundiendo el recurrente al formular su planteamiento alegando indistintamente cuestiones de forma y fondo, limitando su petitorio a la casación del Auto de Vista recurrido olvidando completar, en su caso, la formulación del recurso de casación en la forma que también dice plantear, evidenciándose carencia de la técnica recursiva que exige esta acción extraordinaria.

Los dos recursos evidencian una percepción equivocada o confusa de las diferencias existentes entre el recurso de casación en la forma (o de nulidad) y el de casación en el fondo, porque si bien manifiestan recurrir en ambos efectos e intenta hacer una separación de los mismos subtitulándolos, concluye en su recurso pidiendo "se case el Auto de Vista recurrido", o sea, se reducen tan sólo al recurso de casación propiamente dicho, olvidando, por un lado, que el Tribunal Supremo de Justicia no constituye otro grado o una instancia más, sino que el recurso de casación es una nueva demanda planteada ante un tribunal de derecho estricto, y por otro, omitiendo hacerlo voluntaria o involuntariamente respecto a su recurso en la forma, de modo que el recurso resulta inconcluso o incompleto. Tales imprecisiones contravienen los requisitos exigidos por nuestra legislación, circunstancia que los hace improcedentes.

Así mismo, las denuncias formuladas por el actor en su acción extraordinaria no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos supra señalados, pues de un modo general procede a efectuar una simple repetición de todos los agravios expuestos en su recurso de apelación formulado contra la sentencia de primera instancia, olvidando por consiguiente que el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho, estando obligado el actor a señalar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error en los que han incurrido los juzgadores de instancia, y no realizar una copia de lo señalado en su recurso de apelación como ocurrió en el presente caso.

Si bien es cierto que en su recurso de fondo en análisis se cita la vulneración de los artículos 510-II del Código Civil y 92-IV del Código de Procedimiento Civil, empero no se cumple con precisión lo dispuesto por el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, en consecuencia no existe mérito para disponer la casación del auto de vista impugnado.

En ese contexto, de los fundamentos expuestos por el recurrente se evidencia la carencia absoluta de técnica recursiva, que se traduce en la inobservancia del tantas veces mencionado artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, pues en su recurso en la forma no citó ninguna norma que considera hubiera sido violada o aplicadas falsa o erróneamente, ni siquiera precisó en términos concretos su pretensión recursiva, habiéndose olvidado completar su petición final sobre este recurso, lo que evidencia una verdadera impericia de la parte recurrente a la hora de formular su impugnación, acusando su recurso una total orfandad de fundamentación y motivación, extremo que impide se abra la competencia de este Tribunal.

En consecuencia los presentes recursos caen dentro de la previsión de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 1) del indicado Procedimiento Civil, no abriéndose competencia ante este Tribunal Supremo.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición transitoria octava de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial declara IMPROCEDENTES los recursos de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Jorge René Ledezma Salomón de fojas 245 a 248 vuelta, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 343/2012