SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 337

Sucre: 23 de noviembre de 2012

Expediente: CH-37-11-S

Proceso: Rescisión de contrato de venta por lesión.

Partes: Beatriz, José, Teófila y Floriana Plaza Daza c/ Julio Víctor Plaza Daza y Rolando Plaza Urquizu.

Distrito: Chuquisaca

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación en el fondo interpuesto por José Plaza Daza y otras de fojas 761 a 766 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 274 de 22 de agosto de 2011 pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso sobre rescisión de contrato de venta por lesión, seguido por Beatriz, José, Teófila y Floriana Plaza Daza contra Julio Víctor Plaza Daza y Rolando Plaza Urquizu, la respuesta de fojas 788 a 791, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de esta capital pronunció la Sentencia Nº 43 de 22 de enero de 2005 (fojas 229 a 233 vuelta), declarando probada en parte la demanda, en su mérito dispone la rescisión por causa de lesión del contrato de venta del inmueble ubicado en Tujsupaya Baja objeto de litigio, debiendo pasar a formar parte del activo de la masa hereditaria, relicto al fallecimiento de Sofía Plaza Daza y la suma de la venta en calidad de pasivo, improbada la demanda en parte con relación a la rescisión de la venta del inmueble ubicado en Punta Brava objeto de litigio, e improbada las excepciones de falta de legitimación activa (falta de acción y derecho) de los demandantes. Complementada por auto de fojas 236 vuelta.

En grado de apelación, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca mediante Auto de Vista Nº 274 de 22 de agosto de 2011 (fojas 737 a 740), revoca en parte la sentencia apelada declarando improbada la demanda de rescisión por lesión dejando con todo valor legal la transferencia del inmueble ubicado en Tujsupaya Baja además de remitirse antecedentes a impuestos internos respecto del monto real de la venta en la suma de 26.000 $us., en lo demás se deja firme la sentencia.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por los demandantes José Plaza Daza y otras, en los términos expresados en su memorial de 7 de septiembre de 2011 (fojas 761 a 766 vuelta).

CONSIDERANDO: que, el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, faculta al Juez o Tribunal de casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público; esto, porque en los procesos que llegan a su conocimiento se debe verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel.

Es menester hacer constar que nuestra normativa jurídica reconoce el derecho del demandado de plantear excepciones, sean previas o perentorias, dentro los plazos establecidos por ley, como medio de defensa a ser interpuesto frente a la demanda, defensa que está claramente especificada en los artículos 337 y 342 del Código de Procedimiento Civil.

En la especie, de fojas 43 a 45 vuelta cursa la excepción perentoria de "IMPERSONERIA E INCAPACIDAD EN EL DEMANDADO" interpuesta por el demandado Rolando Plaza Urquizu, sin embargo en el fallo de primera instancia, el juez a quo obvio en absoluto el medio de defensa interpuesto por el nombrado demandado de fojas 43 a 45 vuelta, al resolver sin pronunciarse sobre el fondo de la excepción perentoria de impersonería e incapacidad en el demandado citada líneas arriba. Omisión de pronunciamiento que importa incumplimiento de los artículos 1 parágrafo I y 190 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto la sentencia debe contener decisiones expresas, positivas y precisas.

El artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil, sanciona con nulidad las resoluciones judiciales que no se hubieren pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso, reclamadas oportunamente, debido a que ese tipo de resoluciones comprometen seriamente las formas esenciales del proceso, correspondiendo por ello prestar atención a la preceptiva mencionada, tomando en cuenta que las reglas procesales son de orden público y de observancia obligatoria como lo manda imperativamente el artículo 90 parágrafo I Código de Procedimiento Civil, y por consiguiente aplicar lo dispuesto en los artículos 252, 275 con relación al inciso 3) del artículo 271, todos del mencionado Código Adjetivo Civil, de aplicación inexcusable por la garantía al debido proceso.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial,ANULA obrados hasta fojas 229 inclusive, ordenando al juez a quo que previo decreto de "autos" dicte nueva sentencia conforme a derecho y atendiendo a lo dispuesto en el presente Auto Supremo.

Siendo inexcusable el error en que han incurrido el Juez y los Vocales signatarios de la sentencia y auto vista impugnados, se les impone multa de 200 Bolivianos a cada uno de ellos.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17-IV de la Ley del Órgano Judicial comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 337/2012