SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 311

Sucre: 13 de noviembre de 2012

Expediente: LP-129-07-S

Proceso:Rectificación de número de cédula de identidad en documentos de propiedad.

Partes:Víctor Rivero Choquehuanca c/Derechos Reales de El Alto.

Distrito: La Paz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________

VISTOS: El recurso de casación de fojas 39 a 40 y vuelta, interpuesto por Wilma Carrión Maldonadoen su calidad de Registradora de Derechos Reales de El Alto, contra el Auto de Vista Nº 152 de 13 de abril de 2007, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre rectificación de número de cédula de identidad en documentos de propiedad, seguido por Víctor Rivero Choquehuanca contra la recurrente, la respuesta de fojas 43 a 45, el auto concesorio de fojas 45 vuelta, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Que, tramitada la causa, el Juez Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, pronunció la Sentencia Nº 061 de 16 de marzo del 2006, cursante de fojas 18 a 19, declarando probada la demanda de fojas 9, disponiendo que, por ante las oficinas de Derechos Reales de la ciudad de El Alto, se proceda a la corrección del número de cédula de identidad del actor debiendo figurar correctamente como Víctor Rivero Choquehuanca con C.I. Nº 5996752 LP, en la partida computarizada Nº 01393574, debiendo mantenerse firmes y subsistentes los demás datos consignados en dicho registro.

Deducida la apelación por la demandada Wilma Carrión Maldonado en su calidad de Registradora de Derechos Reales de El Alto, la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº S - 152 de 13 de abril de 2007, cursante a fojas 36 y vuelta, anula el auto de concesión de alzada de fojas 25 vuelta, declarando firme y subsistente la sentencia de 16 de marzo del 2006, sin responsabilidad por ser excusable.

Contra el auto de vista, la demandada Wilma Carrión Maldonado en su calidad de Registradora de Derechos Reales de El Alto, por memorial de fojas 39 a 40, formula recurso de casación en el fondo, en base al artículo 253 - 1) del Código de Procedimiento Civil y con los siguientes argumentos:

Que, el recurso de apelación interpuesto por su persona, en su calidad de Registradora de los Derechos Reales de El Alto, ha efectuado un análisis crítico de la sentencia, con relación de razones de derecho y los aspectos de hecho que ha configurado los agravios; señala que, por el contexto del artículo 51 del Decreto Supremo 27957 de 24 de diciembre de 2004, se infiere en forma inequívoca, que en los casos de cambio de número de cédula de identidad para la subscripción en Derechos Reales, será necesaria la orden judicial de autoridad competente, homologando la Resolución Administrativa de la Corte Electoral; indica que, la demanda de Víctor Rivera Choquehuanca, no precisa en forma clara los hechos en que se fundare y el derecho expuesto sucintamente tal cual establece el artículo 327 del Código de Procedimiento Civil; manifiesta que, el tribunal de alzada, no tuvo en cuenta que en la notificación con la demanda y el decreto admisorio a la parte demandada, no se dio cumplimiento a lo establecido en los artículos 120 y 121 del Código Adjetivo Civil; señala que, conforme lo dispone el artículo 5 de la Ley de Organización Judicial, la Ley de Registro de Derechos Reales de 15 de noviembre de 1887 y el Decreto Supremo Nº 27957 de 24 de diciembre de 2004, como leyes especiales debieron ser aplicadas con preferencia a la ley general.

Finaliza, el recurso solicitando al Tribunal Supremo, case el auto de vista, aplicando el artículo 271 - 4) del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que, la abundante jurisprudencia sentada por este Tribunal Supremo, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

En ese orden, la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando, al ser dictado en su sustanciación, se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, proponiendo la posible solución jurídica al caso planteado.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba él, o los recurrentes tienen la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, toda vez que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción extraordinaria a las causales de procedencia establecidas por el artículo 254 del Código Adjetivo Civil citado.

En virtud a esta diferenciación de la acción extraordinaria en análisis, la resolución que se pronuncie también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista se case, conforme establecen los artículos 271 - 4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 - 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

En la especie, la recurrente en su escueto e impreciso recurso de casación en el fondo, no cumplió con la carga procesal establecida en el artículo 258 - 2) del Código de Procedimiento Civil, pues si bien funda el recurso en la causal del artículo 253 - 1) del Código de Procedimiento Civil, no precisa la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de alguna norma sustantiva aplicada en el auto de vista recurrido, limitándose tan sólo a efectuar una relación de normas constitucionales, de la Ley de Derechos Reales y del Decreto Supremo 27957 de 24 de diciembre de 2004, obviando considerar que, cuando se plantea un recurso de casación no es sólo expresar la voluntad de impugnar, ni la sola mención de normas, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo.

Por otro lado, la recurrente, no ha considerado, que el auto de vista al ser anulatorio, no se ha pronunciado sobre el fondo del litigio, lo que impedía la interposición del recurso de casación en el fondo, al no haber materia decidendum para que el Tribunal Supremo se pronuncie en lo sustantivo, lo que decanta en su improcedencia.

En consecuencia, al no haber cumplido la recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió las recurrentes, este Tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fojas 39 a 40, interpuesto por Wilma Carrión Maldonado en su calidad de Registradora de Derechos Reales de El Alto, sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 311/2012