SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 304

Sucre: 09 de noviembre de 2012

Expediente: SC-98-07-S

Proceso: Ordinario de hecho, sobre prescripción adquisistiva.

Partes:Ciro Jesús Melgar Rojas c/Ciro Jesús Melgar Rojas.

Distrito: Santa Cruz

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

__________________________________________________________________________

VISTOS: El recurso de casación de fojas 206 a 208 vuelta, interpuesto por Claudia Sonia Eguez de Fischer, contra el Auto de Vista Nº 125 de fecha 23 de marzo de 2007, cursante de fojas 200 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de hecho, sobre prescripción adquisistiva, seguido por Ciro Jesús Melgar Rojas, contra la recurrente; el auto concesorio de fojas 212, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Que, tramitada la causa, el Juez Octavo de Partido Ordinario en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, emitió la sentencia de fecha 13 de mayo de 2006 de fojas 153 a 155, declarando improbada la demanda de fojas 39 a 40 vuelta interpuesta por Ciro Jesús Melgar Rojas contra Claudia Sonia Eguez de Fischer referente a la prescripción adquisitiva treintañal o extraordinaria sobre el inmueble ubicado en la UV-15 manzana Nº 25, barrio "La Santa Cruz", calle los penocos Nº 64 de la ciudad de Santa Cruz, salvándosele sin embargo todos los derechos que le asisten en cuanto a las construcciones y mejoras que ha introducido en el inmueble durante su posesión y que actualmente existen en dicho inmueble.

En grado de apelación deducida por Claudia Sonia Eguez de Fischer y Ciro Melgar Rojas, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 125 de fecha 23 de marzo de 2007 cursante de fojas 200 y vuelta, anula obrados hasta el fallo de fojas 153 inclusive y dispone que el juez de instancia pronuncie sentencia, previo informe pericial sobre la existencia y evaluación de las mejoras reclamadas en su descripción física respectiva y quien las mandó a construir, tanto las mejoras mencionadas en las escrituras de compraventa de fojas 99 a 105 y las que alega haber introducido el demandante; todo conforme a lo previsto en el artículo 378 y 430 del precitado cuerpo legal.

La resolución de segunda instancia, motivó que la demandada, Claudia Sonia Eguez de Fischer, mediante memorial cursante de fojas 206 a 208 vuelta, al amparo de los artículos 257, 258 y 250 del Código de Procedimiento Civil, interponga recurso de casación en el fondo y en la forma, con los siguientes argumentos:

Manifiesta la incorrecta apreciación y valoración de las pruebas documentales que cursan a fojas 99 a 105 de obrados, lo que ocasionó la vulneración de los artículos 1286 del Código Civil y los artículos 374 y 397 del Código de Procedimiento Civil.

Argumenta que en la parte resolutiva de la sentencia, no se pronunció sobre la propiedad de las mejoras, que dicho fallo carece de exhaustividad, violándose con ello los artículos 190, 192 y 193 del Código de Procedimiento Civil.

Aduce, además, que el tribunal de alzada, al dictar el Auto de Vista de fecha 23 de marzo del 2007, anula obrados hasta fojas 153, con el simple argumento de que el juez de primera instancia al dictar la sentencia, omitió especificar en qué consisten las mejoras existentes en el inmueble y su valoración.

Sostiene que el tribunal de segunda instancia omitió aplicar a cabalidad lo previsto por los artículos 1286 del Código Civil y 397 del Código de Procedimiento Civil, preceptos legales que establecen que las pruebas producidas serán apreciadas por el juez de acuerdo a la valoración que le otorga la ley, omisión que de acuerdo a lo establecido en el ordinal 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, conlleva a la procedencia del recurso de casación en el fondo.

Denunció que el tribunal de apelación al resolver la alzada, oficiosamente decide enmendar el trámite, para verificar de manera objetiva la existencia física de esas mejoras mediante prueba pericial conforme el artículo 430 del Código de Procedimiento Civil, norma no aplicable al caso sub lite por ser de carácter potestativo y no imperativo, por ende su inaplicación no conlleva a la nulidad de obrados, pero el tribunal de alzada, sin la adecuada fundamentación y sin especificar en qué leyes se basa, anula obrados hasta fojas 153, sin circunscribirse exactamente a los puntos que fueron resueltos por el inferior y que fueron objeto del recurso de apelación incurriendo en franca violación de lo previsto por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, omisión que de acuerdo a lo establecido en el ordinal 4) del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, lo que conlleva a la procedencia del recurso de casación en la forma y provoca la nulidad de obrados prevista por el artículo 275 del citado Código Adjetivo Civil.

Finaliza su recurso de casación en el fondo "...pidiendo que previo los trámites de ley, se sirva CONCEDER EL RECURSO EXTRAORDINARIO DE CASACION EN EL FONDO Y EN LA FORMA, por ante S.R. la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tribunal de Casación que haciendo una real y cabal compulsa de los antecedentes y pruebas existentes en este proceso, dictará AUTO SUPREMO aplicando el numeral l del artículo 274 del Código de Procedimiento Civil, CASANDO el Auto de Vista recurrido, y fallando en el fondo aplicará las leyes conculcadas, o en su caso al evidenciarse que en este caso concurre lo previsto por el ordinal 4) del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, en aplicación de lo establecido en el artículo 275 del Código de procedimiento Civil, se ANULE LLANAMENTE el auto de vista objeto de este recurso y sea con costas."

CONSIDERANDO: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal estableció de manera reiterada que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo -circunscribiendo las denuncias dentro de las causales de procedencia previstos en el artículo 253 del adjetivo civil- o recurso de casación en la forma -teniendo en cuenta las previsiones del artículo 254 del cuerpo legal citado- sin que exista óbice alguno para que ambos recursos se interpongan al mismo tiempo conforme establece la norma prevista por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil. En ambos casos se debe cumplir inexcusablemente lo dispuesto por el artículo 258 del adjetivo de la materia.

Por otro lado, considerando la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios señalados, es pertinente indicar que a través del recurso de casación en el fondo, no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución corresponde al recurso de casación en la forma; ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo -cuya materia es el análisis de los in judicando- a través del recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO: Que, no obstante de sus argumentaciones, la recurrente no adecua debidamente su reclamo a las causales de procedencia tanto del recurso de casación en la forma como en el fondo, expresamente previstas en los artículos 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil, con desconocimiento de la distinta naturaleza jurídica que revisten y fines que persiguen ambos institutos, que responden a dos realidades procesales diferentes, confundiendo la recurrente al formular su planteamiento alegando indistintamente cuestiones de forma y fondo, evidenciándose la carencia de la técnica recursiva que exige esta acción extraordinaria, por lo que devendría en improcedente. Sin embargo de su deficiente formulación del recurso, se pasa a dilucidar el caso bajo los siguientes fundamentos:

I. En cuanto al recurso de casación en el fondo.-

En el caso de autos, la recurrente, no consideró ni diferenció la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear recurso de casación en el fondo, toda vez que el tribunal ad quem al haber anulado obrados, no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió resolución de segundo grado, en consecuencia, resulta improcedente la impugnación en el fondo deducida por la parte demandada. La Corte Suprema al resolver casos similares, se pronuncio en sentido de que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo, correspondiendo la casación contra el auto anulatorio sólo en la forma.

II. En cuanto al recurso de casación en la forma.-

Del análisis del recurso de casación en la forma, se tiene lo siguiente: la sentencia que pone fin al litigio en primera instancia, debe observar necesariamente lo dispuesto por el artículo 190 del Código de Procedimiento Civil, que fija el límite dentro del cual debe circunscribirse la decisión judicial, norma legal que obliga al juzgador a decidir sobre las cosas litigadas en la manera en que hubiera sido demandadas y probadas en el proceso. Lo propio ocurre con el Tribunal ad quem, quien a tiempo de resolver la alzada tiene también un marco jurisdiccional sobre el cual debe recaer su decisión y que no es otro que el que le fija el artículo 236 del Adjetivo Civil: en ese sentido se tiene que si bien la recurrente acusa la vulneración del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, alegando que el recurso de alzada no se circunscribió a los puntos que fueron resueltos por el juez inferior, se debe tomar en cuenta que el tribunal ad quem al haber anulado obrados no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió resolución de segundo grado, de ahí que no se circunscribió a los puntos que fueron resueltos por el juez a quo, desvirtuando de esta forma la inexistencia de la vulneración denunciada, por lo que se concluye que la recurrente no confeccionó una petición concreta, más al contrario, el planteamiento es carente de los requisitos exigidos por ley.

Consiguientemente, no siendo evidentes las infracciones acusadas corresponde resolver el recurso planteado dando aplicación a la previsión de los artículos 271 numeral 1) y 2), 272 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE en el fondo e INFUNDADO en la forma, el recurso de casación, interpuesto por Claudia Sonia Eguez de Fischer, cursante de fojas 206 a 208 vuelta. Sin costas.

Fue de voto disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 304/2012