SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 303

Sucre: 09 de noviembre de 2012

Expediente: LP-112-07-S

Proceso: Usucapión decenal o extraordinaria.

Partes: Ángel Remigio Gonzáles Saico c/ Julio Carlos Patiño De Villegas.

Distrito: La Paz

Segundo Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

__________________________________________________________________________

VISTOS: los recursos de casación interpuestos por Ángel Remigio Gonzáles Saico de fojas 297 a 305 y el Gobierno Municipal de La Paz de fojas 327 a 332 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 387 de 19 de septiembre de 2006 pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro el proceso sobre usucapión decenal o extraordinaria, seguido por el primero de los recurrentes nombrados contra Julio Carlos Patiño De Villegas, el auto concesorio de fojas 336, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz (en suplencia), pronunció la Sentencia Nº 372 de 16 de diciembre de 2004 (fojas 105 a 107), declarando probada la demanda e improbada la reconvención; en consecuencia operada la prescripción decenal a favor del demandante sobre el lote de terreno objeto de litigio.

En grado de apelación, la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz mediante Auto de Vista Nº 387 de 19 de septiembre de 2006 (fojas 292 a 293 vuelta), confirma el auto de fojas 184, revoca en parte la sentencia apelada declarando improbada la demanda y en lo demás mantiene la declaratoria de improbada la reconvención, sin costas.

Esta resolución superior dio lugar a los recursos de casación interpuestos por el demandante Ángel Remigio Gonzáles Saico y el Gobierno Municipal de La Paz, en los términos expresados en sus memoriales de 12 (fojas 297 a 305) y 25 de mayo de 2007 (fojas 327 a 332 vuelta).

CONSIDERANDO: que, el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, faculta al Juez o Tribunal de casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público; esto, porque en los procesos que llegan a su conocimiento se debe verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel.

En función a esa facultad fiscalizadora, corresponde precisar que de acuerdo a lo establecido por el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil, las disposiciones de la Sentencia sólo comprenderán a las partes que intervinieren en el proceso y a las que trajeren o derivaren sus derechos de aquellas. En ese mismo sentido el artículo 1451 del Código Civil, prevé que lo dispuesto por la sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada causa estado a todos los efectos entre las partes, sus herederos y causahabientes.

El artículo 90 del Código de Procedimiento Civil establece que las normas procesales son de orden público y, por tanto, de cumplimiento obligatorio; y, las estipulaciones contrarias a lo dispuesto en este artículo serán nulas.

La usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto, adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, razón por la cual la usucapión sólo es posible respecto de bienes que se encuentran registrados a nombre de un anterior propietario contra quien se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión. Por ello para que ese efecto se produzca de forma válida y eficaz, es indispensable que el actor dirija la demanda contra quien figure, en el Registro de Derechos Reales, como titular del derecho propietario del bien inmueble que se pretende usucapir, sólo así la Sentencia que declare la usucapión producirá validamente ese doble efecto.

El sujeto pasivo de la usucapión es siempre la persona que figura, en el Registro de Derechos Reales, como titular del bien a usucapir, por ello el actor debe acompañar con la demanda la certificación o documentación que acredite ese aspecto, toda vez que es contra él -el actual propietario-, que se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión.

Por lo expuesto, se concluye que es deber ineludible del actor acreditar, a tiempo de interponer la demanda de usucapión, que la persona contra quien se la dirige es quién figura como titular en el momento de promover la acción.

No es posible que el actor dirija su pretensión en contra de una persona distinta de quien figura como actual titular en los Registros de Derechos Reales, pues, al ser un modo derivativo de adquirir la propiedad, ésta opera sólo respecto de bienes que se encuentran en la esfera del dominio privado, y respecto de aquellos bienes muebles o inmuebles sobre los que recae un derecho de propiedad anterior.

En ese contexto, este Supremo Tribunal, ha establecido, mediante Auto Supremo Nº 201 de 17 de junio de 2005, Nº 287 de 13 de septiembre de 2005, entre otros, que quien pretenda adquirir derecho de propiedad por la usucapión, debe realizar investigación respecto a la tradición registral y así determinar con precisión quienes figuran en los registros como actuales propietarios. Requisito que, en el caso sub lite, no ha sido cumplido por el actor y que fue obviado por el Juez de primera instancia, antes de la admisión de la demanda.

Asimismo, el litisconsorcio sea activo o pasivo, importa el interés de dos o más personas respecto a una pretensión común que obliga su participación en el proceso. Cuando existe una pluralidad de sujetos que consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litisconsorcio activo, si por el contrario son varios los concernidos con la acción que se intenta, se trata de litisconsorcio pasivo y si estamos frente a una pluralidad de demandantes y demandados hablamos de un litisconsorcio mixto.

Que, en efecto, de la revisión del proceso se evidencia que a fojas 8 y vuelta y 15 y vuelta, Ángel Remigio Gonzáles Saico interpuso demanda sobre usucapión dirigiendo su acción en contra de Julio Carlos Patiño De Villegas, demanda que no fue admitida por la Jueza de la causa, ya que instruyó entre otras medidas que con carácter previo se "dirija la acción de prescripción adquisitiva contra la persona cuya desmembración del derecho se afecta y no contra un tercero sin personería" (fojas 9 y 16), frente a tal determinación por memorial de fojas 17 y vuelta. se dice que "la presente acción versa sobre la usucapión decenal de una superficie saldante y vecina a" su lote de terreno de 508 m2, sin embargo y exiguamente por decreto de 22 de mayo de 2003 (fojas 17 vuelta) se admite la demanda. Posteriormente, a fojas 19 cursa memorial del demandado Julio Carlos Patiño De Villegas -vendedor del lote de terreno al demandante- que confiesa que únicamente "adquirió a título de compra venta un lote de terreno y sus construcciones con una superficie de 508,00 Mts.2" corroborado por escritura pública de fojas 1 a 6 vuelta, asimismo por periciales de fojas 57 a 59 y 79 se señala que con el "VECINO (Noreste)" del lote de terreno del demandante, existe "- Servidumbre de paso - correspondiente al lote de terreno de propiedad del Sr. Eduardo Escobari con ingreso por la Av. del Poeta".

De lo expuesto, se tiene que la demanda de fojas 8 y vuelta, 15 y vuelta, y 17 y vuelta, fue interpuesta solamente contra Julio Carlos Patiño De Villegas, sin considerar que la Sentencia que recaiga sobre la demanda interpuesta, afectará indudablemente los derechos de Eduardo Escobari, de ahí que correspondía a la Jueza a quo integrarle a la litis, a los efectos del artículo 194 del Código Adjetivo Civil, al no haberlo hecho incumplió el deber que le impone el artículo 3 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, por permitir que el proceso se desarrolle con vicios de nulidad. Por su parte, le correspondía al Tribunal ad quem hacer uso de su facultad fiscalizadora y anular obrados disponiendo la integración a la litis de la persona extrañada, omisión que se encuentra sancionada con nulidad prevista por el artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

Los Jueces y Tribunales de alzada deben tener presente que la integración a la litis de todos quienes sean demandantes o demandados importa que deban ser sometidos al proceso, además que debe ser tarea no sólo de las partes, sino del Juez a quo, quien en su calidad de director del proceso, debe cuidar que el mismo se desarrolle sin vicios de nulidad. Sólo así, las decisiones que adopte, serán útiles en derecho a las partes y los efectos de la cosa juzgada alcanzarán a todos y a quienes deriven sus derechos de aquélla, tal como lo impone el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial,ANULA obrados hasta la admisión de 22 de mayo de 2003, de fojas 17 vuelta, inclusive, a efectos de que se integre a la litis a Eduardo Escobari además de tener que darse cabal cumplimiento a las providencias de fojas 9 y 16.

Con responsabilidad por no ser excusable la omisión de los Tribunales de instancia, que se gradúa en Bs. 200, descontable de sus haberes por habilitación, a favor del Tesoro Judicial.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 - IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Primera Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba, de cuyo proyecto fue disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos, con cuya disidencia estuvo de acuerdo la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 303/2012