SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 250

Sucre: 04 de octubre de 2012

Expediente: O-33-09-S

Distrito: Oruro

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fojas 291 a 297, interpuesto por Serafina Alarcón Ayma de Murillo, contra el Auto de Vista Nº 104/2009, de fecha 28 de mayo de 2009, de fojas 283 a 286, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro el proceso ordinario de Reivindicación y otro seguido por Serafina Alarcón Ayma de Murillo contra Andrés Fabián Mendoza y otra, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

Tramitada la causa, el Juez de Partido Segundo en lo Civil de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial de Oruro, pronunció Sentencia Nº 1151/2009 de fecha 02 de febrero, de fojas 254 a 256 vuelta, que declaró PROBADA la demanda de fojas 5, ampliada a fojas 8; PROBADAS las excepciones perentorias de falta de personería, falta de acción y derecho, interpuesta a fojas 134 contra la demanda reconvencional; IMPROBADA la demanda reconvencional de fojas 15 a 17, formulada por los demandados; IMPROBADAS las excepciones perentorias de impersonería en la demandante y contradicción e imprecisión en la demanda. Disponiendo que los demandados reivindiquen el bien inmueble ubicado en la Urbanización "Villa Socavón", Lote Nº 6, Manzano "G", de 300 mts.2 de superficie y debidamente registrado en Derechos Reales, bajo la Ptda. Nº 1417 del Libro de Propiedades Cercado de 1985, sea a favor de Serafina Alarcón Ayma de Murillo, debiendo hacerse entrega del bien, dentro de tercero día de la ejecutoria de la resolución, bajo alternativa de desapoderamiento. Asimismo, se dispone que en ejecución de sentencia se proceda con la valuación técnica de las construcciones realizadas en el lote, a objeto de establecer el precio adecuado para su ulterior restitución a favor de los ahora demandados, sin costas.

Deducida la apelación por los demandados en contra de la sentencia, de fojas 259 a 261, la entonces Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, emitió Auto de Vista Resolución Nº 104/2009, de fecha 28 de mayo de 2009, de fojas 283 a 286, que REVOCÓ parcialmente la sentencia apelada y deliberando en el fondo declaró IMPROBADA la demanda principal de fojas 5 y vuelta, y de fojas 8 y vuelta, e IMPROBADAS las excepciones de falta de personería y falta de acción y derecho opuestas por la demandante de fojas 134 y vuelta sin costas.

Contra el referido Auto de Vista, Serafina Alarcón Ayma de Murillo interpuso recurso de casación en el fondo, acusando parcialización de la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial de Oruro, a favor de la parte demandada, expresando que en el punto tercero de el Auto de Vista de forma ultra petita señala que no existiera suficiente expresión de agravios respecto a la forma de resolución de la demanda reconvencional, asimismo la recurrente manifiesta que resultaría evidente que el trabajo realizado por el Tribunal de Alzada es repetitivo y mecánico incurriendo en carencia de fundamentación en su resolución, conculcando la garantía al debido proceso. Por otra parte la recurrente acusa que el Auto de Vista hubiera incurrido en errónea valoración de la prueba aportada por la parte demandada, otorgándole un forzado valor probatorio que no contiene y asimismo que hubiera obviado la restante prueba de cargo, tales como la confesión provocada y que al haberse procedido de esa forma se hubiera aplicado erróneamente lo establecido por el artículo 397 del Código de Procedimiento Civil, conculcándose este esencial artículo referente a la valoración de la prueba y por último solicita CASAR el Auto de Vista Nº 104/2009, de fecha 28 de mayo, debiendo fallar por la confirmación de la sentencia Nº 115/2009 de fecha 2 de febrero.

CONSIDERANDO II:

Que así expuesto el recurso de casación en el fondo, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", recurso que para ser interpuesto debe cumplir los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, disposición que se refiere a la obligación que tiene el recurrente de citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado artículo 258 numeral 2). De ahí que, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Es así, que el recurso de casación en el fondo, para su procedencia y atención por el Tribunal competente, exige la reunión de requisitos de fondo, es decir, intrínsecos, sin cuya concurrencia no es susceptible de análisis, consideración y decisión. Entre los intrínsecos, se encuentra la motivación y fundamentación sobre los errores "in judicando" en que ha incurrido el Tribunal al aplicar el derecho material en la decisión de la causa. Los casos en que procede el recurso de casación en el fondo están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador. De ahí que, de acuerdo a lo establecido por el artículo 253 en sus incisos 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, procederá el recurso de casación en el fondo: 1) cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, figuras jurídicas que son diferentes, pues, la primera implica que se incurrió en una infracción directa de la ley por no haberse aplicado correctamente sus preceptos, es decir, es el error en que incurre el juzgador sobre la existencia y aplicación de una norma jurídica en un caso concreto, la segunda, consiste en el error en que incurre el juzgador sobre la ratio legis de una determinada ley, mientras que la última, consiste en la infracción de la ley sustantiva por haberse aplicado sus preceptos a hechos no regulados por aquella, imponiéndose la obligación de especificar en qué consiste la violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente ó cual la interpretación debida; 2) cuando contuviere disposiciones contradictorias; y, 3) cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, errores también diferentes, en el primer caso se debe especificar los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos; debiendo todo recurrente fundar su impugnación en lo sustancial, en cualquiera de las causas que establece el citado artículo 253 en sus tres ordinales.

Sin embargo, en la especie, la recurrente primeramente acusa que el Auto de Vista respecto al tercer considerando resultaría ultra petita, y carecería de fundamentación, infracciones que tienen que ver con el recurso de casación en la forma, es decir con el error en las normas procesales y que para su reparación tiene la finalidad de anular el proceso, siendo así, la acusación de la recurrente respecto a que el Auto de Vista sería ultra petita, esta transgresión deviene de la causal para el recurso de casación en la forma, establecida en el artículo 253 numeral 4 ) del Código de Procedimiento Civil, en este caso, cuando el Tribunal de Alzada hubiera otorgado más de lo pedido por las partes, y que en todo caso siendo así, correspondería su reclamo por la parte apelante. Respecto a la falta de fundamentación del Auto de Vista acusada por la recurrente, esta vulneración se encuentra relacionada con el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, que involucra la existencia de "error in procedendo" (procedimiento) y por ende busca su nulidad para remediar dicha vulneración, a cuya razón, dichas acusaciones no tienen sustento para interponer el recurso de casación en el fondo.

Por otra parte, la recurrente no fundamenta el recurso interpuesto en ninguna de las causales establecidas para el recurso de casación en el fondo, las cuales se encuentran establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil y solamente expresa que el Auto de Vista hubiera incurrido en errónea valoración de la prueba aportada por la parte demandada, empero no hace alusión a si este error sería de derecho o de hecho, toda vez que cada uno tiene diferente naturaleza y además en el caso de existir error de hecho, este último deberá evidenciarse sobre documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta por el juzgador, tal cual previene el artículo 253 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil, toda vez, que de acuerdo a la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo, la valoración de las pruebas le corresponde exclusivamente a los jueces de primera y segunda instancia, siendo excepcional su consideración, conforme se ha señalado, por lo que la recurrente al no haber dado cumplimiento al artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil en el recurso planteado y considerando que el Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en la que incurre la recurrente, no se abre la competencia de este alto Tribunal para conocer el recurso intentado, y se falla conforme lo dispuesto en los artículos 271 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley de Organización Judicial y en aplicación por lo dispuesto por los artículos 271 numeral 1) del Adjetivo Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fojas 291 a 297, interpuesto por Serafina Alarcón Ayma de Murillo. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

?? ?? ?? ??