SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 245

Sucre: 03 de octubre de 2012

Expediente: C-21-10-S

Distrito: Cochabamba

Magistrada Relatora: Dra. Elisa Sánchez Mamani

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 138 a 138 vuelta interpuesto por Olker Melean Mendoza y otros, contra el Auto de Vista de fecha 17 de noviembre de 2009, cursante de fojas 135 a 135 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso ordinario de división y partición de bienes, seguido por Alicia Melean Bolívar, contra los recurrentes; el auto concesorio de fojas 143, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Que, tramitada la causa, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, emitió la sentencia de 2 de agosto de 2004 de fojas 109 a 110 vuelta, declarando probada la demanda de división y partición, disponiendo que en ejecución de sentencia se proceda a dividir el inmueble demandado respecto al 50% de las acciones y derechos que le corresponden al señor Simón Melean Gamboa, sea en partes iguales y de no existir la posibilidad de una cómoda división procederse al remate del mismo para que con su producto se haga la distribución en partes iguales entre los cinco herederos, todo en forma proporcional.

En grado de apelación deducida por los demandados, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Auto de Vista de 17 de noviembre de 2009, cursante de fojas 135 a 135 vuelta, confirma la sentencia de fojas 109 a 110 y vuelta, con costas.

La resolución de segunda instancia, motivó que los demandados Olker Melean Mendoza y otros, mediante memorial cursante de fojas, 138 a 138 vuelta, interponga recurso de casación en el fondo y en la forma al amparo de los artículos 250 y 257 del Código de Procedimiento Civil, con los siguientes argumentos:

I.- En el fondo acusa: a) Que el auto de vista contiene el concepto erróneo de que Simón Melean Gamboa mediante testimonio de fecha 15 de diciembre de 1955, procedió a reconocer como hija a Alicia Melean Bolivar, reconocimiento que surte efectos legales tal como preceptúa el artículo 168, 186 inciso 2) del Código Civil de 1831 por hallarse vigente la norma y 196 primera parte y 195 del Código de Familia; que el Código Civil ha sido derogado y abrogado expresamente por la Ley 2089 de 5 de mayo del 2000 y por D.L. 12760 de 6 de agosto de 1975 y el artículo 1570 del Código Civil vigente y para el Código de Procedimiento Civil, Ley de 1979 de 24 de mayo de 1999; b) según el Auto de Vista, en relación al artículo 643 del Código de Procedimiento Civil, se trata de una demanda voluntaria, por ello resulta innecesario repetir los términos de la apelación al aquo, puesto que el tribunal de alzada procedimentalmente debía corregir los términos de la sentencia respecto a que fácilmente la demandante podía obtener el auto de declaratoria de heredera sin oposición alguna.

II.- En la forma acusa: Que el auto de vista recurrido fue pronunciado fuera de término, en base al artículo 254 numeral 6) del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que, a través de su abundante jurisprudencia, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el Código de Procedimiento Civil, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista recurrido se case, conforme establecen los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código Adjetivo Civil; siendo su finalidad la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo "con o sin reposición" cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley. Técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, lo que implica su improcedencia.

Tanto en el recurso de casación en el fondo como en la forma es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es sólo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado, cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, se debe especificar en el primer caso los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga, y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además este último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos.

CONSIDERANDO: Planteados los fundamentos del recurso corresponde resolver el mismo de acuerdo a las normas invocadas y los hechos relacionados.

I. En cuanto al recurso de casación en el fondo: En el sub lite, las denuncias formuladas por los actores en su acción extraordinaria no se acomodan a las exigencias establecidas por los preceptos supra señalados, pues procede a efectuar una simple transcripción del considerando del auto de vista para luego señalar hechos y preceptos jurídicos, olvidando que el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho, estando obligados los actores a señalar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error en los que han incurrido los juzgadores de instancia. Si bien es cierto que los recurrentes, citan en el auto de vista como erróneo, a) manifestando que el Código Civil ha sido derogado y abrogado por la Ley 2089 de 5 de mayo del 2000 y por D.L. 12760 de 6 de agosto de 1975 y el artículo 1570 del Código Civil vigente y para el Código de Procedimiento Civil, Ley de 1979 de 24 de mayo de 1999, b) que en el caso de autos se trata de una demanda voluntaria, y que era innecesario repetir los términos de la apelación al a quo, puesto que el tribunal de alzada debió corregir los términos de la sentencia y que fácilmente la demandante podía obtener el auto de declaratoria de heredera sin oposición alguna; aun así, los recurrentes no cumplieron con precisión lo dispuesto por el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, además cabe puntualizar que los recurrentes no consideraron que los hechos y preceptos jurídicos, alegados como erróneos, no fueron aplicados ni mencionados en la resolución del auto de vista impugnado, infiriéndose, lógicamente, que no puede aducirse su vulneración precisamente por no haber sido aplicados. Tanto es así, que de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, cuando el tribunal de segundo grado no se pronuncia sobre una determinada ley, corresponde a la parte interesada, con la facultad conferida por el artículo 196.2) con relación al artículo 239 del Código de Procedimiento Civil, pedir dentro del plazo de veinticuatro horas la correspondiente complementación y sólo sobre esta base, puede recurrirse en casación, aspecto extrañado en el sub lite, pues no existe la aludida complementación respecto de la aplicación de las citadas normas. En consecuencia no existe mérito para disponer la casación del auto de vista impugnado.

II. En cuanto al recurso de casación en la forma: Si se interpone el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad propiamente dicho, debe alegarse la nulidad en una de las causales previstas por el artículo 254 del Adjetivo Civil, sin que en esa fundamentación se incluyan circunstancias referidas al fondo del asunto por ser un recurso independiente del primero. En ese contexto, de los fundamentos expuestos por los recurrentes, el recurso de casación en la forma lo atribuyen al numeral 6) del artículo 254 del Adjetivo Civil, alegando, que el auto de vista recurrido fue pronunciado fuera del término fijado por ley, empero no citaron ninguna norma que consideren hubiera sido violada o aplicada falsa o erróneamente, ni siquiera precisaron en términos concretos su pretensión recursiva, pues es imprescindible sostener en forma razonada y jurídicamente probada en qué consiste la violación, la falsedad, o error, proponiendo la posible solución jurídica al caso planteado, todo lo cual constituye una carga de cumplimiento ineludible que posibilite la apertura de la competencia del Tribunal Supremo, a fin de que éste ingrese a analizar las causales invocadas por los recurrentes para, en su caso, si se las halla fundadas debidamente, decidir conforme al artículo 275 del ya señalado Código de Procedimiento Civil, lo que no ocurrió en el caso de autos; no obstante de ello de la revisión de antecedentes, se establece que el sorteo para la resolución del Auto de Vista de fecha 17 de noviembre de 2009, se efectuó el 19 de octubre de 2009, de lo que se precisa que la resolución se encuentra dentro el término legal tal como anuncia el parágrafo III del artículo 204 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto se observa una verdadera impericia de la parte recurrente a la hora de formular su impugnación, acusando su recurso una total orfandad de fundamentación y motivación, extremo que impide se abra la competencia de este Tribunal, por lo que corresponde fallar en la forma prevista por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 - I - 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTES los recursos de casación en el fondo y en la forma, interpuesto por Olker Melean Mendoza y otros, cursante de fojas 138 a 138 vuelta, sin costas

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

?? ?? ?? ??