SALA CIVIL LIQUIDADORA

Auto Supremo: Nº 221

Sucre: 21 de Septiembre de 2012

Expediente: LP-48-11-S

Proceso: Reconocimiento de mejor derecho propietario, nulidad de escritura pública, de registro de Derechos Reales y de posesión judicial, y pago de daños y perjuicios.

Partes: Julio Arnéz Síles c/ Eugenio Espejo Mamani y Holalia Mamani de Espejo.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

_________________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación en el fondo interpuesto por Julio Arnéz Síles representado por María Elizabeth Rodríguez de Zamorano de fojas 1077 a 1083, contra el Auto de Vista Nº 29 de 11 de marzo de 2011 pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso sobre reconocimiento de mejor derecho propietario, nulidad de escritura pública, de registro de Derechos Reales y de posesión judicial, y pago de daños y perjuicios, seguido por el recurrente contra Eugenio Espejo Mamani y Holalia Mamani de Espejo, la respuesta de fojas 1089 a 1092 vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Décimo Segundo de Partido en lo Civil de la ciudad de La Paz pronunció la Sentencia Nº 184 de 18 de julio de 2005 (fojas 914 a 921), declarando improbada la demanda e improbadas las excepciones perentorias de fojas 897 a 898, y probada en parte la reconvención, en su mérito dispuso el reconocimiento del mejor derecho de propiedad de los demandados sobre los lotes de terreno Nos. 4 y 5 parte integrante de los 9.620.85 mts2 a que se refiere la escritura pública Nº 040/65, e improbada en lo demás la reconvención; sin costas. Complementada por auto de fojas 937.

Deducida la apelación por el demandante, la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz mediante Auto de Vista Nº 29 de 11 de marzo de 2011 (fojas 1067 a 1069 vuelta), confirma la sentencia y auto apelados, con costas.

CONSIDERANDO: que, el demandante Julio Arnéz Síles representado por María Elizabeth Rodríguez de Zamorano en su recurso de casación en el fondo de 26 de marzo de 2011 (fojas 1077 a 1083), citando los antecedentes y el artículo 253 incisos 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, acusó que:

La escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995 prueba la venta que hizo el demandado de los lotes 4 y 5, y sus títulos de propiedad se encuentran vigentes, al efecto anota los artículos 253 incisos 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, 1287, 1289 y 1538 del Código Civil. Los demandados vendieron parte de su terreno, al efecto apuntó los artículos 404-II y 75 del Código de Procedimiento Civil. Sus títulos tienen prioridad de registro en Derechos Reales, al efecto indicó los artículos 1538 y 1545 del Código Civil.

La escritura pública Nº 40/65 con partida Nº 01464989 de los demandados fue registrado por segunda vez sin arrastrar las limitaciones de la venta.

La partida Nº 333 del Libro 40 fue limitada por la partida Nº 01323735, al efecto señala las literales de fojas 67, 206, 964 a 966, 683 a 688, 1060 y artículo 253 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil.

Las escrituras públicas Nº 3101 y Nº 3102 tienen pleno valor legal, al efecto refirió las literales de fojas 102 a 104, 200, 170 vuelta, 215 vuelta, 248 a 255.

Los demandados vendieron los lotes 4 y 5, al efecto mencionó la respuesta y reconvención de fojas 102 a 104.

Corresponde fijar daños y perjuicios, al efecto aludió a los muestrarios fotográficos de fojas 527 a 529, 769 a 762 y el artículo 344 del Código Civil.

CONSIDERANDO: que, del análisis y cotejo del recurso de casación en el fondo se llega a las siguientes conclusiones:

Inicialmente, cabe señalar que el artículo 253 inciso 3) segunda parte del Código de Procedimiento Civil, dispone que procederá el recurso de casación en el fondo: cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de hecho, esto es cuando se demuestra objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, evidenciándose dicho error por documentos o actos auténticos.

En autos, la demanda versa sobre reconocimiento de mejor derecho propietario, nulidad de escritura pública, nulidad de registro de Derechos Reales, nulidad de posesión judicial, y pago de daños y perjuicios, de otra parte, la reconvención discurre en el reconocimiento de mejor derecho de propiedad, reivindicación, nulidad de las escrituras públicas Nº 3101, Nº 3102, Nº 1255 de 4 de octubre de 1995, cancelación de las partidas Nº 01415518, Nº 01411266, Nº 01323735, y pago de daños y perjuicios.

En ese contexto y marco procesal, se tiene que mediante escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995, el demandado Eugenio Espejo transfiere los lotes de terreno Nº 4 de 1200 mts2 y Nº 5 de 1400 mts2 registrados bajo la partida Nº 333 fojas 191 del Libro 40 de 1965 de Derechos Reales, a favor de Alejandro Mamani Flores y otros (fojas 233 a 234 vuelta). Referente al particular, el artículo 584 del Código Civil establece que la venta es un contrato por el cual el vendedor transfiere la propiedad de una cosa o transfiere otro derecho al comprador por un precio en dinero. De donde se concluye que el demandado Eugenio Espejo dejó de ser propietario de los lotes de terreno Nº 4 de 1200 mts2 y Nº 5 de 1400 mts2 registrados bajo la partida Nº 333 fojas 191 del Libro 40 de 1965 de Derechos Reales; no siendo evidente que dicha escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995 haya sido anulada de acuerdo a ley como mal y sin fundamento concluye el auto de vista recurrido.

En ese sentido, dicha transferencia realizada mediante escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995, fue registrada en Derechos Reales bajo la partida Nº 01323735 de 4 de octubre de 1995 (fojas 230 a 232). Al respecto, el artículo 1538 parágrafo I del Código Civil (demandado), establece que ningún derecho real sobre inmuebles surte efectos contra terceros sino desde el momento en que se hace público según la forma prevista por este Código. Quedando limitada la partida Nº 333 fojas 191 del Libro 40 de 1965 de Derechos Reales -que deviene de la escritura pública Nº 040 de 22 de febrero de 1965- por la partida Nº 01323735 de 4 de octubre de 1995, a favor de Alejandro Mamani Flores y otros (fojas 672 y vuelta y 684 y vuelta). De donde se concluye que la partida Nº 01323735 de 4 de octubre de 1995, surte efectos contra terceros desde el 4 de octubre de 1995.

Asimismo, por escrituras públicas Nº 3101 de 11 de diciembre de 1996 (fojas 21 a 23 vuelta) -en Notaría cursa la minuta correspondiente según certificación de fojas 675 y vuelta, y literal de fojas 676 a 677- y Nº 3202 de 17 de diciembre de 1996 (fojas 17 a 19 vuelta) -en Notaría cursa el protocolo correspondiente según certificación de fojas 675 y vuelta, y literal de fojas 679 a 680 vuelta-, Alejandro Mamani Flores y otros transfieren áreas de terrenos de 700 mts2 y 3800 mts2, respectivamente, registrados bajo las partidas Nº 01323735 y otras de Derechos Reales, a favor del demandante. Sobre las mismas, la doctrina nos enseña que en su esencia la compraventa (emptio-venditio) es un contrato principal, consensual, bilateral oneroso, con prestaciones recíprocas y, de ordinario, conmutativo, por el cual una de las partes llamada vendedor transfiere el dominio de una cosa o un derecho a otra, llamada comprador, a cambio de un precio estipulado en dinero que éste paga a aquél. (Carlos Morales Guillen, Código Civil Tomo I página 846); también, la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia nos señala que "El contrato de compra y venta por su naturaleza consensual se perfecciona con el simple consentimiento de las partes en el momento en que se ponen de acuerdo en el precio y la cosa, sin que sea necesario para su validez el cumplimiento de ninguna forma exigida por ley. De ahí que, la protocolización del documento de transferencia ante un Notario de fe pública no constituyen actos de perfeccionamiento del contrato de compra y venta, sino tan sólo el cumplimiento de una forma requerida en el registro público a los fines de su publicidad y este derecho se haga oponible en contra de terceros" (Auto Supremo Nº 199 de 30 de Mayo de 2011, Sala Civil). Dichas transferencias practicadas mediante escrituras públicas Nº 3101 de 11 de diciembre de 1996 (fojas 21 a 23 vuelta) y Nº 3202 de 17 de diciembre de 1996 (fojas 17 a 19 vuelta) son registradas en Derechos Reales bajo las partidas Nº 01415518 de 26 de agosto de 1997 (fojas 226) y Nº 1411266 de 24 de julio de 1997 (fojas 222), respectivamente, a favor del demandante.

Por lo que, se concluye que al demandado le son oponibles las transferencias practicadas mediante escrituras públicas Nº 3101 de 11 de diciembre de 1996 (fojas 21 a 23 vuelta) y Nº 3202 de 17 de diciembre de 1996 (fojas 17 a 19 vuelta), por efecto de la transferencia que él propio demandado realizó mediante escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995 y que fue registrada en Derechos Reales bajo la partida Nº 01323735 de 4 de octubre de 1995 (fojas 230 a 232).

Con lo que se halla acreditado el derecho propietario del demandante Julio Arnéz Síles respecto a los lotes de terreno Nº 4 de 1200 mts2 y Nº 5 de 1400 mts2 que devienen de la partida Nº 333 fojas 191 del Libro 40 de 1965 de Derechos Reales, y que le faculta conforme al artículo 105 parágrafo II segunda parte del Código Civil a ejercer acciones en defensa de su propiedad con arreglo a lo dispuesto en el Libro V de este Código.

Derecho propietario del demandante Julio Arnéz Síles que no es afectado por la partida Nº 01464989 de 11 de septiembre de 1998 -fecha posterior a las de las partidas Nº 01415518 de 26 de agosto de 1997 y Nº 1411266 de 24 de julio de 1997 del demandante- de Derechos Reales (fojas 96 a 98 vuelta), por cuanto esta partida Nº 01464989 de 11 de septiembre de 1998 deviene de un duplicado de la escritura pública Nº 040 de 22 de febrero de 1965, no obstante que la partida Nº 333 fojas 191 del Libro 40 de 1965 de Derechos Reales se encontraba vigente a 11 de septiembre de 1998, fecha de la partida Nº 01464989 (fojas 206, Informe de Derechos Reales de 19 de octubre 2000), por lo mismo tampoco es afectado el derecho propietario del demandante Julio Arnéz Síles respecto los lotes de terreno Nº 4 de 1200 mts2 y Nº 5 de 1400 mts2, objeto de litigio, por el interdicto de adquirir la posesión seguido por los demandados, cuya sentencia data de 12 de febrero de 1999 -fecha posterior a las de las partidas Nº 01415518 de 26 de agosto de 1997 y Nº 1411266 de 24 de julio de 1997 del demandante- y se basa en la dubitada partida Nº 01464989 de 11 de septiembre de 1998, de los demandados.

A esto, cabe recordar que el artículo 593 del Código de Procedimiento Civil establece que las sentencias que se dictaren en los interdictos de adquirir, retener y recobrar la posesión no impedirán el ejercicio de las acciones reales que pudieren corresponder a las partes.

Ahora bien, toda vez que en el presente proceso fuera de la reconvención de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, reivindicación, nulidad de las escrituras públicas Nº 3101, Nº 3102, cancelación de las partidas Nº 01415518, Nº 01411266, y pago de daños y perjuicios, se reconvino la nulidad de la escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995 y cancelación de la partida Nº 01323735, y no se integró a la litis como demandados a quienes figuran como compradores en las mismas -a saber, Alejandro Mamani Flores y otros-, no corresponde emitir pronunciamiento al respecto debiendo declararse improbada la reconvención sobre los particulares, obviamente salvando el derecho de los reconventores; ello en virtud a que el artículo 194 del Código de Procedimiento Civil establece que las disposiciones de la sentencia sólo comprenderán a las partes que intervinieren en el proceso y a las que trajeren o derivaren sus derechos de aquella.

Por otro lado, se tiene que el artículo 342 del Código de Procedimiento Civil establece que al contestar la demanda el demandado -en este caso el reconvenido- podrá oponer todas las excepciones que pudiere invocar contra las pretensiones del demandante, asimismo el Auto Supremo Nº 358 de 26 de octubre de 2010 (fojas 1043 a 1045) estableció respecto el hecho "que los causantes del actor habían incurrido en incumplimiento de contrato por no habérseles cancelado el precio de la venta" que ese aspecto no fue "un motivo de reconvención"; correspondiendo declarar improbadas las excepciones de prescripción y falta de acción y derecho opuestas como perentorias a la reconvención, de fojas 897 a 898, por cuanto la excepción de falta de acción y derecho fue presentada extemporáneamente y ambas excepciones fueron opuestas contra un motivo que no fue contemplado en la reconvención -tal cual se entiende del Auto Supremo Nº 358 de 26 de octubre de 2010-.

Finalmente, establecido el derecho propietario del demandante Julio Arnéz Síles y dada la naturaleza de los hechos emergentes de la duplicidad de inscripción realizada por los demandados Eugenio Espejo Mamani y Holalia Mamani de Espejo, corresponde condenar a los mismos, al pago de daños y perjuicios.

Por lo que, el actuar del juez a quo y del tribunal ad quem, obligan al Tribunal Supremo a dar aplicación de los artículos 253 numeral 3), 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, en virtud de haber incurrido en error de hecho en la apreciación de la prueba.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, CASA parcialmente el auto de vista recurrido, declarando PROBADA en parte la demanda, en cuyo mérito declara el mejor derecho propietario del demandante Julio Arnéz Síles respecto los lotes Nº 4 y Nº 5 objeto de litigio, la nulidad de la partida Nº 01464989 de 11 de septiembre de 1998 de Derechos Reales y la nulidad de los fallos dictados en el interdicto de adquirir la posesión seguido por los demandados sólo sobre los lotes Nº 4 y Nº 5 referidos, y condenando a los demandados al pago de daños y perjuicios, a ser averiguados en ejecución de sentencia, e IMPROBADA la demanda de nulidad de la escritura pública Nº 040 de 22 de febrero de 1965, IMPROBADA la reconvención en todas sus partes, salvando el derecho de los reconventores respecto la nulidad de la escritura pública Nº 1255 de 4 de octubre de 1995 y cancelación de la partida Nº 01323735 de 4 de octubre de 1995, reconvenidas, e IMPROBADAS las excepciones perentorias de prescripción y falta de acción y derecho opuestas a la reconvención; debiendo en ejecución de sentencia proceder a librarse las ejecutoriales de ley. Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 221/2012