S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 207

Sucre: 12 de septiembre de 2012

Expediente: C-58-07-S

Proceso:Nulidad de Venta.

Partes:Jorge Torrico Lozada y otro c/ Jenny Torrico Lozada.

Distrito: Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

______________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 275 a 278 interpuesto por Jorge Torrico Lozada y William Erwing Torrico Sánchez de Lozada contra el Auto de Vista Nº 117 de 20 de agosto de 2007 pronunciado por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito de Cochabamba, dentro del proceso de Nulidad de Venta, seguido por los recurrentes contra Jenny Torrico Lozada, el auto de concesión de fojas 285, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO: que, el Juez de Partido Séptimo en lo Civil de Cochabamba, pronunció la sentencia Nº 103 de 26 de abril de 2007, en el que declara probada la demanda e improbadas las excepciones perentorias opuestas, con costas.

Deducida la apelación por la demandada, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba mediante Auto de Vista Nº 117 de 20 de agosto de 2007, revoca la sentencia de primera instancia y deliberando en el fondo declara improbada la demanda y probadas las excepciones.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por los demandantes Jorge Torrico Lozada y William Erwing Torrico Sánchez de Lozada en los términos expresados en su memorial de fojas 275 a 278.

CONSIDERANDO: que es deber del tribunal Supremo fiscalizar intra proceso, si los tribunales inferiores observaron en la tramitación y resolución de la causa, las normas que hacen a los actos y actuaciones procesales, así como los plazos establecidos al efecto, conforme determina el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, para en caso de infracción de disposiciones adjetivas de orden público, se sancione con nulidad tomando en cuenta además el principio previsto por el parágrafo I del artículo 251 Código de Procedimiento Civil.

Es menester hacer notar que nuestra normativa jurídica reconoce el derecho del demandante de contestar las excepciones previas o perentorias planteadas por los demandados, dentro de plazo después de haber sido notificado con dichas excepciones, como medio de defensa a ser interpuesto frente a la excepción de los demandados defensa que está claramente especificada en el artículo 338 parágrafo I in fine del Código de Procedimiento Civil con relación al artículo 342 del mismo texto procesal civil.

Entre las excepciones que tienen la cualidad de ser planteadas como perentorias, se encuentran todas las excepciones que se pudiere invocar contra las pretensiones del demandante conforme el artículo 342 del citado Adjetivo Civil.

En la especie a fojas 34 a 36, cursa la contestación a la demandada y la oposición de excepción perentoria de falta de acción y derecho por haberse operado la caducidad, sin que dicha oposición de excepción haya sido providenciada con el correspondiente: traslado, omisión de pronunciamiento que causó indefensión en los demandantes e importa incumplimiento de los artículos 87 y 90 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el auto recurrido revoca la sentencia y declara probada tal excepción de falta de acción y derecho, opuesta por la demandada, por lo que los demandantes, se vieron privados indebidamente de considerar y responder a tales extremos opuestos por la demandada.

El artículo 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil, sanciona con nulidad las resoluciones judiciales que no se hubieren pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso, debido a que ese tipo de resoluciones comprometen seriamente las formas esenciales del proceso, correspondiendo por ello prestar atención a la preceptiva mencionada, tomando en cuenta que las normas procesales son de orden público y y de observancia obligatoria como lo manda imperativamente el artículo 90 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil y por consiguiente aplicar lo dispuesto en los artículos 252 y 275 con relación al inciso 3) del artículo 271 todos del mencionado Código Adjetivo Civil

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, ANULA obrados, hasta fojas 36 inclusive ordenándose al Juez A quo corra traslado del memorial precedente.

Siendo inexcusable el error en que han incurrido el Juez inferior y los Vocales signatarios del auto de vista impugnado se les impone multa de 200 Bolivianos a cada uno de ellos, a favor del tesoro judicial.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 - IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Ana Adela Quispe Cuba.

Regístrese notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón 207/2012