S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 182

Sucre: 30 de agosto de 2012

Expediente: T-40-07-S

Proceso División de herencia.

Partes:María Luisa Rivera Vda. de Villca c/ Delia Villca de Bejarano y otros.

Distrito: Tarija

Segundo Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

______________________________________________________________________

VISTOS: los Recursos de Casación interpuestos por María Luisa Rivera Vda. de Villca de fojas 646 a 647 vuelta y Delia Villca Copi de Bejarano de fojas 654 al 656 vuelta, contra el Auto de Vista Nº 84/07 de 21 de agosto 2007, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso de División de herencia, seguido por María Luisa Rivera Vda. de Villca contra los coherederos Delia Villca de Bejarano y otros, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: que, en sentencia de fecha 12 de abril del 2007 que cursa a fojas 581 a 585 vuelta de obrados, la Jueza de Partido y Sentencia 3º de Bermejo-Tarija declara probada en parte la demanda de fojas 10 a 11, modificada por memorial de fojas 29, 31 a 31 vuelta, presentada por María Luisa Rivera Vda. de Villca, así como PROBADA en parte la reconvención (oposición) de fojas 155 a 155 vuelta y de fojas 163 a 163 vuelta, presentada por Felipe Villca Villca y Delia Villca Copi de Bejarano respectivamente- disponiendo la División de Bienes Hereditarios, ordenando que en ejecución de sentencia se proceda a la partición física de los bienes, sin imposición de costas por tratarse de juicio doble.

Delia Villca Copi de Bejarano (demandada), califica dicha resolución de lesiva a sus intereses e injusta, razón por la que dentro de plazo y cumplidas las formalidades de ley interpone recurso de apelación que cursa a fojas 605 a 606; por su parte la demandante María Luisa Rivera Vda. de Villca presenta memorial de adhesión a la apelación cursante a fojas 614 a 615, mejorado por memorial de fojas 636 a 637 vuelta, que radican en la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, la cual emite el Auto de Vista Nº 84/07 de fecha 21 de agosto, cursante a fojas 640 a 642 de obrados, declarando por una parte confirmada la sentencia de fojas 581 a 585 vuelta, y por otra declara precluido el recurso de apelación presentado por María Luisa Rivera Vda. de Villca, por ser extemporáneo.

Contra el Auto de Vista No 84/2007 de fecha 21 de agosto, la demandante María Luisa Rivera Vda. de Villca y la demandada Delia Villca Copi plantean por separado recurso de casación, la primera en el fondo y la segunda en la forma, bajo los siguientes argumentos:

a) El recurso de casación interpuesto por María Luisa Rivera Vda. de Villca, cursante a fojas 646 a 647 vuelta, presentado en fecha 28 de agosto de 2007, indica que el Auto de Vista No 84/2007, es lesivo a sus intereses, por no haberse hecho una valoración legal de la prueba y no pronunciarse sobre los puntos de adhesión al recurso de apelación, recurriendo al presente recurso de casación en el fondo, pidiendo a este Tribunal Supremo de Justicia Case la resolución recurrida- alegando que, mediante Título Ejecutorial que cursa de fojas 13 a 14 de obrados, emitido en fecha 12 de diciembre de 1974, determina que su persona junto a su esposo Juan Villca fueron beneficiados con el bien inmueble ubicado en la zona rural de Campo Grande con una extensión aproximada de 15 hectáreas, durante el tiempo en el que vivieron en concubinato, bien registrado en Derechos Reales, bajo la partida Nº 231 del libro de Propiedad Agraria e inscrito al folio 197 a los 16 días del mes de julio de 1975.

Que, a criterio de la recurrente la prueba de fojas 172, Certificado de Matrimonio, demuestra que contrajo matrimonio civil con Juan Villca Aquino en fecha 12 de diciembre de 1976 y producto de este matrimonio procrearon una hija de nombre Eugenia Zulma de 17 años de edad.

Así como también, refiere estar demostrado mediante certificado de defunción que cursa a fojas 173, el fallecimiento de la primera esposa de su difunto esposo que responde al nombre de Lucía Copi, hecho acaecido el 28 de abril de 1968- extremos que a su criterio a todas luces evidencian que el mencionado bien de Campo Grande es un bien ganancial, que corresponde a su matrimonio, contrariamente a lo que la demandada plantea, por lo que en razón de justicia expresa que le corresponde el 50 % más una fracción del fundo agrícola de Campo Grande.

Por otro lado refiere que, las cosechas de caña de azúcar que produce ese fundo agrícola, es gracias al trabajo realizado junto a su esposo, y que la sentencia y el Auto de Vista emitido no realizan un pronunciamiento respecto a las zafras de las gestiones 2005, 2006 y 2007, que sólo fueron aprovechadas unilateralmente por la demandada, pues a partir del fallecimiento de su esposo el año 2004 en ningún momento le hicieron partícipe de las zafras cosechadas y vendidas al ingenio azucarero, protestando de su parte presentar certificaciones de las cosechas vendidas ante el superior en grado, para que de esta manera se condene en la participación del 50 % más uno que le corresponde como esposa y por su hija Eugenia Zulma, las cuales fueron demandadas, probadas y no pronunciadas en sentencia.

De la misma manera alega que el auto apelado dice haber precluido su derecho, siendo que en realidad está demostrado a fojas 609 que se le notificó con la sentencia en fecha 30 de mayo de 2007 y el recurso fue presentado el 9 de junio del mismo año a horas 15-00, estando el mismo dentro del término para la adhesión a la apelación.

Pidiendo en consecuencia de manera textual "...se case el auto de vista apelado donde se disponga la división de la propiedad de Campo Grande como un bien ganancial por los trabajos realizados y la última renovación del cañaveral realizada hace 5 años por mi esposo junto a mi persona y más disponer la división del 50 % de las zafras del 2005, 2006, 2007 y siguientes, que no han sido pronunciadas por los inferiores...".

b) En cuanto al recurso de casación en la forma interpuesto por Delia Villca Copi de Bejarano cursante de fojas 654 a 656 vuelta, indica que se hubieran cometido una serie de innumerables errores procedimentales por el juez a quo y no fueron subsanados por el Tribunal A-quem, siendo las principales las siguientes:

Alega que, hubo pérdida de competencia del juzgador para dictar sentencia, pues haciendo una relación de actuados del proceso se tiene que, mediante providencia de fecha 14 de septiembre de 2006, la juez decreta autos para sentencia, corriendo el plazo de 40 días para que se dicte la misma. Treinta días después la Jueza emite una providencia sui generis, cursante a fojas 561 de obrados de fecha 14 de octubre, en la que indica que por la facultad conferida por el artículo 378 del Código de Procedimiento Civil y antes de pronunciar sentencia, resuelve- 1. Oficiar a la Industria Azucarera para que por la sección correspondiente, a la brevedad posible, remita la información sobre los extremos mencionados. 2 Dejar sin efecto el decreto de fojas 554 vuelta." Excediéndose con el numeral 2 a toda facultad o atribución otorgada por ley, ya que no puede anular su propio decreto con pretexto de tener que recibir prueba indispensable para emitir su fallo, sino que la ley le otorga taxativamente mediante el artículo 396 párrafo segundo una suspensión del plazo, por los días que requiere la producción de la prueba, pero de ninguna manera ni bajo ningún presupuesto, le permite una anulación del plazo ya transcurrido, nada menos que mediante una simple providencia, pues no cumple con los requisitos de un auto interlocutorio, pues no fue siquiera anotado en los libros del juzgado. En fecha 12 de febrero, como consta en el cargo de presentación, se recepciona la prueba considerada indispensable por la Juez, cursante a fojas 571 de obrados y en aplicación del artículo 396 del Procedimiento Civil, tendría que reanudarse inmediatamente el plazo para dictar sentencia. Consiguientemente , entre la fecha del primer decreto de autos y la providencia que suspende el plazo para dictar sentencia, han transcurrido 30 días y entre la reanudación del plazo y la sentencia pronunciada en fecha 12 de abril de 2007 transcurrieron otros 60 días, por lo que en total, aclara la recurrente, la jueza se tomó nada menos que 70 días para emitir su fallo, perdiendo así competencia de manera automática como lo determina el artículo 208 de nuestro procedimiento civil, debiendo remitirse obrados al juez suplente llamado por ley dentro de las 24 horas.

Con estos antecedentes solicita que en aplicación del artículo 254-1) y 6) del Código de Procedimiento Civil procede el recurso planteado pues la juez que dictó sentencia perdió competencia para dictar dicho fallo así lo establece el artículo 208 del mismo cuerpo legal pidiendo en consecuencia se decrete nulidad de obrados, según los artículos 252 y 275 de la Ley Adjetiva y artículos 15 y 30 de la Ley de Organización Judicial refrendada por el artículo 31 de la Carta Magna que declara la nulidad de actos emitidos por autoridad que usurpe actos que no le competen.

CONSIDERANDO: que, el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, establece los requisitos que debe reunir el recurso de casación para su procedencia señalando de manera puntual, específica y taxativa que: debe citarse en términos claros el auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente y la ley o leyes violadas, especificando en que consiste la violación falsa o errónea aplicación de la ley.

En ese entendido, corresponde establecer que:

A.-Respecto al recurso de casación en el fondo interpuesto por la demandante se tiene que, cuando un litigante que ha sufrido agravios mediante la sentencia y no apela de la misma, o al hacerlo contraviniere las exigencias legales de fundamentación de dichos agravios, o no incluye en su recurso todos los agravios, pierde el derecho a recurrir en casación, porque no es aceptable el mismo por el principio del "per saltum", (pasar por alto), puesto que para estar a derecho debe este agotar legalmente toda la segunda instancia y de esa forma recurrir al medio extraordinario de impugnación que es sólo de puro derecho (nulidad o casación), infiriéndose ello, de la interpretación del artículo 271 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil con relación al numeral 2) del artículo 262 del mismo cuerpo normativo adjetivo; ya que en el caso concreto el tribunal Ad-quem se vio imposibilitado de ingresar a resolver las quejas del apelante que se adhirió extemporáneamente a la apelación de contrario y de esa forma no pudo verificar si efectivamente esos agravios denunciados fueron producto de la sentencia; por consiguiente, de conformidad con lo que manda el último artículo mencionado, tampoco corresponde a este máximo Tribunal Supremo pronunciarse sobre tales alegaciones, ya que de hacerlo se estaría entrando a la figura del "per saltum", que no ésta permitido en nuestra legislación.

B.- Que, en cuanto al análisis del recurso de casación en la forma interpuesto por Delia Villca Copi Bejarano no es evidente que la A- quo a tiempo de dictar sentencia cursante a fojas 581 a 585 vuelta, se haya excedido en el plazo otorgado por ley, pues la juez con la facultad que le confiere el artículo 378 del Adjetivo Civil a fojas 561 solicitó un informe a la industria azucarera que consideró importante para pronunciar la sentencia; por lo que al dejar sin efecto el auto de fojas 554 vuelta y posterior a recibir la información requerida a través del auto de fojas 574 vuelta de fecha 5 de marzo de 2007, la juez decretó autos para sentencia, fojas 574 vuelta, corriendo plazo para dictar la misma; por lo que dentro de plazo establecido por el artículo 204 numeral 1) del Código Adjetivo Civil pronunció la respectiva sentencia dentro de los 40 días que le fija la norma.

En ese entendido se concluye que en el presente caso, no es aplicable lo establecido por el artículo 8 numeral 4) y 208 del Código de Procedimiento Civil, mismo que no fue objeto de consideración por el Tribunal A-quem que con un sano criterio no determinó existir algún vicio de nulidad en el proceso. Por lo que al no haber vicios procedimentales violatorios a las reglas fijadas por ley, no corresponde anular como equivocadamente aduce la recurrente.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y la disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, así como el parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial y en atención del artículo 272 inciso 1) en relación con el inciso 2 del artículo 262 ambos del código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por María Luisa Rivera Vda. de Villca y en aplicación del artículo 273 del mismo procedimiento citado, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Delia Villca Copi de Bejarano, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Primera Magistrada Relatora Dra. Ana Adela Quispe Cuba, de cuyo proyecto fue disidente el Magistrado Dr. Javier Medardo Serrano Llanos, con cuya disidencia estuvo de acuerdo la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani, sólo en cuanto a la estructura de la resolución y conforme con el decisorio.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 182/2012