S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 177

Sucre: 29 de agosto de 2012

Expediente: C-51-07-S

Proceso: Nulidad de partida doble de nacimiento.

Partes:lucía Jaimes Díaz Vda. de Santa Cruz c/ Julia Días Herbas y otros.

Distrito: Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

______________________________________________________________________

VISTOS: el recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 234 a 238 vuelta de obrados, interpuesto por Julia Días Herbas, Francisca Jaimes de Miguel, Elena Jaimes Días, Antonio Rodríguez y Sonia Zambrana contra el Auto de Vista de Fojas 230 a 231 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Cochabamba (ahora Tribunal Departamental de Justicia), dentro del proceso ordinario sobre nulidad de partida doble de nacimiento, seguido contra los recurrentes por lucía Jaimes Díaz Vda. de Santa Cruz, los antecedentes procesales;

CONSIDERANDO: que, en fecha, 29 de febrero de 2000 Lucía Jaimes Díaz Vda. De Santa Cruz, inició demanda de nulidad de partida doble de nacimiento de Javier Fabián Jaimes Díaz, en contra de Hilarión Jaimes Díaz, herederos de Juana Díaz Vda. de Jaimes y otros posibles interesados, los primeros serían los supuestos padres de su finado hijo y los otros hermano y madre de la demandante respectivamente, arguyendo que Javier Fabián Jaimes Díaz no es hijo biológico de los demandados, puesto que dentro de una unión libre y de hecho procreó a su hijo de nombre Fabián y que hasta ese momento su padre no lo reconoció como hijo suyo, razón por la cual, la demandante lo inscribió en el Registro Civil como "Fabián Jaimes"; en fecha 02 de abril de 1972; pero Hilarión Jaimes Díaz y Juana Díaz, aprovechando la amistad que mantenían con el Oficial de Registro Civil, Oscar Canedo y a fin de que el niño tuviera dos apellidos, inscribieron al menor como hijo suyo, figurando como "Javier Fabián Jaimes Díaz" y que el finado, realizó todos los actos privados y públicos de su vida con este nombre, menciona que este mismo, nunca se casó y menos procreó hijos llegando a fallecer el 22 de noviembre de 1999; por lo que solicitó se anule la segunda partida de fecha 02 de abril de 1972, y una vez anulada la misma, también pidió el cambio de nombre en las instituciones que se halla registrado como "Javier Fabián Jaimes Díaz", para poder beneficiarse con los bienes dejados por su finado hijo.

Que, el A-quo pronunció la sentencia de fojas 193 a 197, por el que declaró probada la demanda principal de fojas 13 a 15 y las excepciones perentorias opuestas a las acciones reconvencionales y a la vez, declaró improbadas las demandas reconvencionales y las excepciones perentorias opuestas a la acción principal de fojas 54 a 57 y 61 a 62, en consecuencia, se declaró nulo y sin valor legal el segundo registro de partida de nacimiento de Javier Fabián Jaimes Díaz registrado bajo la partida No. 72 del libro No. 2 de la O.R.C. No. 325 de 2 de abril de 1972 de la provincia de Quillacollo del Departamento de Cochabamba. Asimismo, se ordenó que una vez ejecutoriada la sentencia la Cooperativa de Ahorro y Crédito Inca Huasi Ltda. y la AFP o Fondo de Capitalización de Futuro de Bolivia, rectifiquen y la Sub-Registradora de Derechos Reales debe sub-inscribir el nombre correcto en su inmueble registrado y finalmente el Oficial de Registro Civil de Quillacollo debe proceder a cancelar la segunda inscripción señalada y rectifique el nombre de Javier Fabián Jaimes Diaz por el correcto Fabián Jaimes en el certificado de defunción, haciendo constar a Lucía James Díaz como su madre sin progenitor por no haber sido reconocido.

Deducida la apelación por Julia Díaz de Herbas, Francisca Jaimes de Miguel, Elena Jaimes Díaz Rodríguez, Antonio Díaz Rodríguez y Sonia Zambrana, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Cochabamba, mediante Auto de Vista de 28 de julio de 2007, confirmó la sentencia,con costas en ambas instancias.

Que, ante la determinación adoptada por el Tribunal de Alzada, Julia Díaz de Herbas, Francisca Jaimes de Miguel, Elena Jaimes Díaz rodríguez, Antonio Díaz Rodríguez y Sonia Zambrana, interpusieron recurso de casación en el fondo y en la forma contra el citado Auto de Vista de fojas 230 a 231.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En el fondo, los recurrentes acusan que se hubiera interpretado de manera errónea la previsión contenida en el Artículo 354 del Código de Procedimiento Civil; toda vez que se calificó el proceso como ordinario de puro derecho, siendo que existen hechos contradictorios entre las pretensiones de las partes que el Director departamental del Registro Civil nunca fue citado con la demanda de nulidad de doble partida de nacimiento. Por otra parte menciona que la "Sentencia" en su último considerando aplica los Artículos 552 y 553 del código Civil, aplicables estos en los casos del contrato.

En la forma, los recurrentes señalan que la nulidad procederá por falta de citación con la demanda, con la apertura del término de prueba y la notificación con la sentencia; por otro lado señalan que se habría infringido el artículo 254-1, 3, 6) del Código de Procedimiento Civil, porque se inició la demanda contra Hilarión Jaimes, herederos de Juana Díaz Vda. De Jaimes y posibles interesados, que éstos, deberían de ser citados mediante edictos y que sólo Hilarión Jaimes se notificó personalmente (fojas 16) y fue el demandado Hilarión Jaimes que presentó un memorial de la demandante, tal cual consta en el cargo de recepción (fojas 68), siendo que él es co-demandado, y en su defecto estos memoriales no llevan firma de la demandante, por ello, denuncian que no existen edictos específicos de citación con la demanda para los presuntos interesados, sino sólo edictos en los que se los nombra como posibles interesados, por lo que argumentaron que éstos no habrían sido citados legalmente. Y que el Auto de Vista recurrido de fojas 230 a 231 fue resuelto con un tribunal incompleto, puesto que sólo firmaron dos vocales de los tres que conforman la Sala Civil Primera; por último los recurrentes solicitaron se anule obrados hasta el vicio más antiguo, conforme dispone el artículo 271-3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, considerando el recurso de casación en el fondo y en la forma como una demanda nueva de puro derecho, que se interpone contra decisiones jurisdiccionales de segundo grado a través de la cual, la parte pone de manifiesto la violación, indebida aplicación o errónea interpretación del derecho material por parte del juzgador, éste al ser también calificado como un recurso formal, está obligado a cumplir con la carga que le impone el artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, en función a lo previsto en los artículos 253 y 254 de la misma norma legal citada, es decir debe estar debidamente fundamentado y motivado, a fin de que se logre la resolución pertinente.

En el caso de autos, la parte recurrente acusa que si hubiera mal interpretado y aplicado erróneamente lo establecido en el artículo 354-2) del Código de Procedimiento Civil, toda vez, que se calificó el proceso como ordinario de puro derecho, siendo que existen hechos contradictorios entre las pretensiones de las partes. Si bien es cierto que dispuso la subscripción con respecto al inmueble situado en la localidad de Quillacollo - Cochabamba, conforme al Artículo 32 de la Ley del Registro de Derechos Reales, de ninguna forma el A-quo ordenó la extinción de esa inscripción, sino, más bien determinó corregir el nombre correcto de su propietario "Fabián Jaimes", mismo que se hace en la misma partida, bajo un nuevo asiento. Ante tal determinación Sonia Zambrana, que concurre al juicio como parte interesada, planteó reposición con alternativa de alzada, donde el Juez le rechazó la reposición y le concedió la alzada en el efecto diferido, pero que la parte recurrente a tiempo de interponer la apelación contra la sentencia, no fundamentó, mucho menos hizo mención a este recurso por lo que conforme al artículo 25 numeral II de la Ley 1760 el Tribunal de alzada estuvo imposibilitado de pronunciarse.

Si bien, los recurrentes señalan que la demanda se inició la demanda contra Hilarión Jaimes, herederos de Juana Díaz Vda. de Jaimes y posibles interesados, que éstos no fueron citados mediante edictos y de forma personal, no es evidente, puesto que cursa a fojas 16 de obrados una notificación personal de Hilarión Jaimes, a fojas 17 y vuelta cursa otras notificaciones personales, a fojas 22 vuelta una citación por cédula, es más a fojas 19 y vuelta cursa el edicto y su publicación respectiva, además dándose por notificados los recurrentes respondieron a la demanda a su turno, en ese entendido no se causó indefensión a los mismos menos se vulneró el artículo 125 del Código de Procedimiento Civil, más al contrario es aplicable el artículo 129 numerales I y II del mismo cuerpo Adjetivo. En la fecha que se interpuso la demanda, no era requisito indispensable para anular una partida de filiación co-demandar a la Dirección Departamental de Registro Civil, puesto que sólo era considerado como un tercero con función administrativa pasiva, es más, en la actualidad para anular algunas causas de partidas dobles sólo se realiza un trámite administrativo.

Si bien, podría determinarse como un error de procedimiento el hecho de que el Auto de Vista recurrido fue resuelto por dos miembros de un tribunal de tres, no basta que exista este erro para anular una determinación sólo por anular, cuando en el fondo esta resolución de dicho tribunal firmada por dos de sus miembros no viola el principio de trascendencia, menos genera violación de algún derecho de las partes, ya que aun, si firmara el otro Vocal de ese tribunal como disidente, este hecho, no cambiaría el sentido de la resolución, puesto que para su validez sólo se necesita de mayoría absoluta, por ello, a partir de la vigencia de Nuestra Constitución Política del Estado Plurinacional se tiene el espíritu de no anular una resolución por anular, en ese mismo sentido rige la nueva Ley del órgano Judicial que en su artículo 53, nos señala que las resoluciones adoptadas serán por mayoría absoluta de votos de sus miembros.

Por todo lo expuesto, considerando que en la segunda inscripción de partida de nacimiento mediaron causas y motivos irregulares, puesto que no se dio el trámite de la adopción tal cual correspondía, este máximo Tribunal establece que el pronunciamiento del Ad-quem, en sentido de confirmar la sentencia y declarar nulo y sin valor le segunda partida de nacimiento, se encuentra conforme a derecho, donde no se evidencian que sean ciertas las observaciones acusadas por los recurrentes; por lo que en consecuencia debe aplicarse lo previsto por los artículos 271 numeral 2) y 273 de Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: la Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 -I) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación del artículo 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 234 a 238 vuelta, interpuesto Julia Díaz de Herbas, Francisca Jaimes de Miguel, Elena Jaimes Díaz Rodríguez, Antonio Díaz Rodríguez y Sonia Zambrana, contra el Auto de Vista de 28 de noviembre 2011. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs.- 500, que mandará hacer el Tribunal de Alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 177/2012