S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 171

Sucre: 23 de agosto de 2012

Expediente:C-178-11-S

Proceso: Cumplimiento de obligación y otro.

Partes:Jaime Iriarte Angulo c/Fernando Villaverde Argani.

Distrito: Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

______________________________________________________________________

 

VISTOS: el recurso extraordinario de casación en la forma y en el fondo de fojas 575 a 584 interpuesto por Fernando Villaverde Argani, contra el Auto de Vista de fojas 571 a 572, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, en el proceso ordinario de cumplimiento de obligación y otro, seguido por Jaime Iriarte Angulo, en contra del recurrente, la respuesta de fojas 590 a 591, el auto concesorio de fojas 591 vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Sexto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, pronunció la Sentencia Nº 42/2010 de 3 de mayo del 2010, cursante de fojas 518 a 521, por el cual declaró probada la demanda principal de fojas 6 a 8 interpuesto por el actor Jaime Iriarte Angulo. En consecuencia se ordenó al demandado Fernando Villaverde Argani cumplir con su obligación de pago de $us. 57.000,00.- (cincuenta y siete mil 00/100 Dólares de los Estados Unidos de Norte América) más intereses legales dentro los alcances del artículo 414 del Código Civil, a favor de Jaime Iriarte Angulo en su condición de liquidador de la Sociedad de Responsabilidad Limitada "CINA LTDA", concediéndole un plazo razonable de 7 días, para cubrir lo adeudado, bajo conminatoria de subastar y rematar sus bienes propios, embargados o por embargarse. Sin costas.

Deducida la apelación por José Luís Zelada Rosales en representación de Fernando Villaverde Argani, por memorial cursante de fojas 524 a 528, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Auto de Vista de 15 de septiembre de 2011, confirmó la sentencia apelada; con costas en ambas instancias. Asimismo anula el Auto de concesión de alzada de 8 de julio de 2010 (fojas 540 vuelta) y de contrario declara ejecutoriado el Auto apelado de 25 de marzo de 2010 (fojas 503 a 505 vuelta).

En mérito al Auto de Vista aludido, Fernando Villaverde Argani, plantea recurso extraordinario de casación en la forma y en el fondo con los siguientes fundamentos:

En su recurso de casación en la forma, acusa la violación de los artículos 497, 564, 569, 573, 554 y 575 del Código de Comercio, porque supuestamente perjudicaría la letra de cambio por vicios en la realización del protesto, asimismo acusa la violación de los artículos 1, 56, 58, 90, 329, 3 numeral 3), 91, 146 y 345 del Código de Procedimiento Civil y la inobservancia del artículo 385 del Código de Comercio, finalmente acusa la inobservancia y violación de los artículos 68, 90, 353 y 354 del Código de Procedimiento Civil.

En su recurso de casación en el fondo, acusa la violación de los artículos 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, por supuestamente la inexistencia de los motivos señalados para la desestimación del recurso de apelación.

En mérito a los fundamentos expuestos solicita: "...con relación al Recurso Extraordinario de Casación en la Forma: se CASE el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo SE ANULEN OBRADOS hasta el estado de intentarse nueva demanda con mandato suficiente" (textual). Asimismo solicita: "...con relación al Recurso Extraordinario de Casación en el Fondo: se ANULE el

Auto de Vista recurrido y se dicte otro en su lugar corrigiendo los defectos procesales enunciados" (textual).

CONSIDERANDO: el recurso de casación en el fondo, abre la competencia del Tribunal Supremo, para censurar Sentencias de segundo grado en cuyo pronunciamiento se hubiera incurrido en las causales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, esto es: por violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley; por aplicación contradictoria de disposiciones; o cuando en la apreciación de la prueba se hubiera incurrido en error de derecho o de hecho. En tanto el recurso de casación en la forma o de nulidad, habilita al Tribunal Supremo a evidenciar si en la tramitación de un proceso se infringieron las formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento que el recurrente cite en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especifique en qué consiste la violación, falsedad o error, proponiendo la posible solución jurídica al caso planteado.

Si bien, la norma autoriza la posibilidad de interponer el recurso de casación en la forma como en el fondo al mismo tiempo, empero, los motivos de uno u otro recurso deben ser precisados y diferenciados entre el recurso de casación y el de nulidad. En efecto, en virtud de la naturaleza jurídica del recurso de casación en el fondo, en él, no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in-procedendo o violaciones de las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución está reservado para el recurso de casación en la forma; tampoco a través del recurso de casación en la forma, es posible analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo.

En mérito a las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo común para ambos recursos las formas de resolución por improcedente e infundado. Por ello, al margen de exponer los motivos en que se funda tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, tal cual se señaló anteriormente, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en la forma como en el fondo.

CONSIDERANDO: que, con relación al recurso de casación en la forma, de la lectura del memorial de recurso, se advierte que conlleva defectos y contradicciones, ya que habiendo sido interpuesto en la forma concluye pidiendo que: "...con relación al Recurso Extraordinario de Casación en la Forma: se CASE el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo SE ANULEN OBRADOS hasta el estado de intentarse nueva demanda con mandato suficiente..."(sic), en abierta contradicción con su propio recurso, ya que plantea el recurso de casación en la forma o sea, el recurrente olvida que el recurso reviste carácter formal, según se desprende del artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil. No toma en cuenta que "casar" es una forma de resolución que corresponde al recurso de casación en el fondo de acuerdo a lo establecido por los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

El recurrente, no consideró que la finalidad del recurso de casación en la forma es la anulación de obrados, por la violación de las formas esenciales del proceso, es decir, por la

existencia de errores in procedendo que ameritan dicha anulación, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal. Tales imprecisiones contravienen los requisitos exigidos en el artículo 258 numeral 2) del Código Adjetivo Civil, circunstancia que lo hace improcedente, por estar formulado de manera incompleta.

Por otra parte, con relación al recurso de casación en el fondo, del análisis del recurso se evidencia que si bien el recurrente ha citado las normas jurídicas que en su criterio han sido violadas, erróneamente interpretadas e indebidamente aplicadas, como señala, sin embargo no fundamenta, concreta ni precisa, de acuerdo al ya referido artículo 258 numeral 2) del Adjetivo Civil, de cuya norma, el Tribunal Supremo tiene sentada jurisprudencia como el Auto Supremo N° 203 de 1° de Junio de 2011, que expresa: "...no basta citar la ley o leyes supuestamente infringidas para la procedencia del recurso de casación, pues es imprescindible sostener en forma razonada y jurídicamente probada en qué consiste la violación, la falsedad, o error, todo lo cual constituye una carga de cumplimiento ineludible que posibilite la apertura de la competencia del Tribunal Supremo"; no haber dado cumplimiento a lo anotado, pone en evidencia la ausencia absoluta de la adecuada técnica jurídica exigida para la formulación de este recurso extraordinario, toda vez, que el recurrente no vinculó de manera objetiva la supuesta violación de esas normas o una infracción concreta.

A ello se debe adicionar que es incongruente recurrir de casación en el fondo contra el Auto de Vista de fojas 571 a 572 para que el Tribunal Supremo "...ANULE el Auto de Vista recurrido y se dicte otro en su lugar corrigiendo los defectos procesales enunciados...(textual), el Tribunal Supremo no puede anular el Auto de Vista, puesto que se está recurriendo en el fondo y lo que correspondía era solicitar se case el Auto Vista, llegando el extremo de acusar la violación de los artículos 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, los cuales conforme se ha establecido en la uniforme jurisprudencia de la Sala Civil de la ex Corte Suprema de Justicia de la Nación, los errores in-procedendo" no pueden ser analizados ni resueltos a través del recurso de casación en el fondo, cuya materia de estudio constituyen los errores "in-judicando", así como obviamente tampoco se puede analizar y resolver errores "in-procedendo" en un recurso de casación en el fondo; incumpliendo una vez más, las formas esenciales de inexcusable observancia en la interposición de la presente demanda de puro derecho, impidiendo que este Tribunal Supremo ingrese y abra su competencia para conocer la impugnación extraordinaria, pues no se puede solicitar que el Tribunal Supremo case la resolución recurrida, puesto que es una forma de resolución ajena al recurso de casación en la forma, lo que evidencia una verdadera impericia de la parte recurrente a la hora de formular su impugnación, extremo que impide se abra la competencia de este máximo Tribunal de justicia; correspondiendo en consecuencia, aplicar la determinación de los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, ejerciendo la atribución conferida por los artículos 42 numeral 1) y la disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial y por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) ambos del Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo de fojas 575 a 584 deducido por Fernando Villaverde Argani, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado, en la suma de Bs.- 500 que mandará hacer efectivo el juez inferior.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 171/2012