S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 166

Sucre: 21 de agosto de 2012

Expediente: C-37-11-S

Proceso: Usucapión decenal.

Partes:Ada María Activena Barrera c/ Dorotea Vargas vda. de Sejas

Distrito Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

______________________________________________________________________

 

VISTOS: el recurso de casación de fojas 343 a 344, interpuesto por Ada María Activena Barrera, contra el Auto de Vista de 13 de enero de 2011, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, en el proceso ordinario de usucapión decenal, seguido por la recurrente contra Dorotea Vargas vda. de Sejas, la respuesta de fojas 346 a 349, los datos del expediente; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, emitió la Sentencia Nº 14 de 17 de agosto de 2009, de fojas 305 a 308, que declaró improbada la demanda de fojas 31 a 33 y probadas las excepciones perentorias de falsedad e improcedencia formuladas de fojas 127 a 129, con costas.

Apelada dicha sentencia por Ada María Activena Barrera, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Auto de Vista de 13 de enero de 2011, de fojas 340 y vuelta, anuló el auto de concesión de alzada y declaró ejecutoriada la sentencia apelada.

Contra la referida resolución, Ada María Activena Barrera, interpuso recurso de casación en el fondo mediante memorial de fojas 343 a 344, acusándolo de injusto y erróneo, al no haberse realizado un examen exhaustivo de la prueba, de existir error en su apreciación y no haber dado curso al "justo proceso de usucapión", concluye citando "los artículos 250, 253, 257, 268, del Código de Procedimiento Civil" y solicitando se declare "improcedente el auto de vista de fecha 13 de enero de 2011 (...) y procedente el justo reclamo de la parte demandante".

CONSIDERANDO: que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los artículos 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese orden, es menester precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando al ser dictado en su sustanciación, se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, que están expresamente previstos en la ley; por consiguiente, los mismos no están sujetos a capricho de las partes; y menos, del juzgador.

Que, del análisis y cotejo del "RECURSO DE CASACIÓN DE FONDO" se llega a las siguientes conclusiones:

En el caso de Autos, la recurrente no comprendió la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear "RECURSO DE CASACIÓN DE FONDO", toda vez que el Tribunal ad quem al haber anulado obrados no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió sentencia de segundo grado, en consecuencia, resulta incoherente que la recurrente pretenda que este Alto Tribunal declare improcedente el auto de vista recurrido y se pronuncie sobre el fondo del litigio, pues, ello supondría fallar en per saltum. En forma reiterada y uniforme este Supremo Tribunal, al resolver casos similares, se pronunció en sentido que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo; correspondiendo, contra un auto de vista anulatorio, sólo recurso de casación en la forma. Por las razones expuestas, el "RECURSO DE CASACIÓN DE FONDO" interpuesto deviene en improcedente.

Por lo mismo, en el memorial del recurso de casación en el fondo que se resuelve, se advierte que la recurrente no cumplió con la carga procesal y la adecuada técnica jurídica anteriormente descrita, puesto que el mismo no cumple con los requisitos previstos por el artículo 258 del adjetivo de la materia, por cuanto la recurrente se limitó a señalar que sus siete hijos nacieron en el inmueble objeto de litigio, su pacífica posesión y que la demandada no ejerció posesión sobre el inmueble referido, siendo que la misma es "suegra" de la actora, tal como consta a fojas 59 (certificado de matrimonio). Asimismo, pese a anunciar su recurso en el fondo, no señaló la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y tampoco especificó en que consiste el error o falsedad, omisión que ni duda cabe, implican el incumplimiento de la forma de presentación de la demanda nueva de puro derecho planteada contra la resolución de alzada. A ello, se debe agregar el incoherente petitorio que realiza la recurrente, puesto que solicita se declare improcedente el auto de vista recurrido y procedente el recurso planteado. Mucho menos se refiere al auto de vista que anula el auto de concesión de alzada, siendo que al plantear su recurso debió principalmente referirse a este auto anulatorio.

Todo ello obliga a que el Tribunal Supremo declare su improcedencia conforme lo dispuesto en los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 25 de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo cursante de fojas 343 a 344 de obrados, interpuesto por Ada María Activena Barrera; con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bolivianos 500, que mandará hacer efectivo el juez inferior.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 166/2012