S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 151

Sucre: 08 de agosto de 2012

Expediente: B-27-08-S

Proceso: Fraude Procesal, Nulidad de Tercería y auto de vista.

Partes:PRODEM S.A. c/ Maira Aguirre Maceda y Pablo Joseff Rimba.

Distrito: Beni

Magistrada Relatora: Dra. Ana Adela Quispe Cuba


VISTOS: El recurso de Casación fojas 452 a 453 interpuesto por India Geraldine Reque Selum en representación de Maira Aguirre Maceda, contra el Auto de Vista Nº 146/08 de fojas 448 dictado en fecha 28 de octubre del 2008 por la Sala Civil de la entonces Corte Superior de Distrito judicial del Beni, en el proceso ordinario de Fraude Procesal, Nulidad de Tercería y auto de vista, seguido por el Fondo Financiero Privado PRODEM S.A., representado por Walter Hurtado Limaica contra Maira Aguirre Maceda y Pablo Joseff Rimba; lo actuado, antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO I:

Que, lo resuelto en sentencia N° 14/08 de fojas 419 a 423 vuelta, de fecha 14 de julio de 2008, el Juez de primera instancia declara, PROBADA la demanda en parte, de fojas 312 a 314 vuelta, PROBADO el fraude procesal realizado por Maira Aguirre Maceda y Pablo Joseff Rimba, dentro del proceso de usucapión; PROBADA la nulidad de la tercería de dominio excluyente e IMPROBADA la demanda de nulidad del Auto de Vista, por no corresponder en derecho, sin costas, en consecuencia, Maira Aguirre Maceda interpone recurso de apelación de fojas 428 a 429 vuelta, por lo que la Sala Civil de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial emite Auto de Vista Nº 146/2008, de fecha 28 de octubre, de fojas 448 que CONFIRMA la sentencia apelada.

Contra el Auto de Vista Nº 146/2008, de fecha 28 de octubre, de fojas 448, Maira Aguirre Maceda, mediante su apoderada India Geraldine Reque Selum, plantea recurso de casación en la forma, bajo los siguientes argumentos:

La recurrente acusa violación del artículo 236 del Código de Procedimiento Civil, que se hubiera producido cuando el tribunal de alzada, reconociendo que no existe apelación y que por esa causa no se hubiese abierto su competencia para pronunciarse sobre el fondo, por lo que al confirmar la sentencia hubiese incurrido en un acto ilegal y nulo, porque ningún tribunal de apelación podría confirmar un fallo si no es a través de un recurso de apelación. Asimismo el recurrente refiere que si hay ausencia de fundamentación de agravios, tal como reconoce y admite la Sala Civil, el Tribunal de alzada debió declarar simplemente dicha omisión y la ejecutoria de la sentencia apelada, pero no pronunciarse sobre el fondo del recurso, acusando también por ello violación del artículo 237 del Adjetivo Civil, solicitando se CASE el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo declare NULO el Auto de Vista y se disponga se dicte uno nuevo de forma legal.

CONSIDERANDO II:

Que, el recurso de casación se constituye en una demanda nueva de puro derecho, que tiene la finalidad de invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos casos, conforme lo estipulado en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en el marco de los requisitos establecidos en el artículo 258 numeral 2) del Adjetivo Civil, referidos a la obligación que tiene el recurrente de citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales no sólo se debe expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, es así que, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del artículo 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

Que, el recurso de casación en la forma tiene que ver con el "error in procedendo", es decir con el error en las formas procesales, es así, que para su procedencia y atención por el tribunal competente debe cumplir con los requisitos extrínsecos, sin cuya concurrencia no es susceptible de análisis, consideración y decisión. Estos requisitos se encuentran establecidos en el artículo 254 en sus siete numerales del Código de Procedimiento Civil, por lo que cuando se plantea el recurso de casación en la forma, es imprescindible cumplir con los mismos.

Por otra parte el recurso de casación en la forma se dirige a invalidar una resolución o el proceso dentro del que ha sido dictada aquella, cuando hubiere sido pronunciada o sustanciada con violación de las formas esenciales establecidas por la ley, consiguientemente este recurso que otorga la ley para lograr la nulidad de los actos procesales.

En la especie, el recurrente al momento de plantear su recurso, omite señalar sobre qué requisitos fundamenta el mismo, requisitos que están específicamente señalados en el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, y de igual forma no hace ni referencia a dicho artículo, sin considerar que los señalados requisitos son de cumplimiento obligatorio y no están sujetos al capricho de las partes ni a la del juzgador y simplemente el recurrente aduce violación de artículos y concluye solicitando se case el auto de vista y en el fondo se anule, sin considerar que el recurso de casación en la forma difiere al recurso de casación en el fondo, en cuanto a su trascendencia y objetivo, toda vez que el recurso de casación en la forma persigue la nulidad por violación de las formas procesales y el recurso de casación tiene la finalidad de casar o dejar sin efecto una resolución por la violación a la norma sustantiva.

En este entendido el Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido el recurrente con la carga legal prevista, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que se castiga conforme los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por la disposición transitoria octava, artículo 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio del 2010, así como del parágrafo II del artículo 8 de la Ley 212 de Transición del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma de fojas 452 a 453 interpuesto por India Geraldine Reque Selum, en representación de Maira Aguirre Maceda, con costas.

Fue de voto disidente la Magistrada Dra. Elisa Sánchez Mamani.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 151/2012