S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 132

Sucre: 24 de julio de 2012

Expediente: B-34-07-S

Proceso: Revisión de proceso ejecutivo, nulidad de autos definitivos y extinción de obligación.

Partes:Jorge Martínez Montero y Raquel Castro de Martínez c/ Banco Sur S.A. en Liquidación.

Distrito: Beni

Magistrado Relator: Dr. Javier Medardo Serrano Llanos

_______________________________________________________________________

 

VISTOS: el recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Jorge Martínez Montero y Raquel Castro de Martínez de fojas 466 a 469 vuelta, contra el Auto de Vista de 26 de octubre de 2007 pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial del Beni, dentro el proceso sobre revisión de proceso ejecutivo, nulidad de autos definitivos y extinción de obligación seguido por los recurrentes contra el Banco Sur S.A. en Liquidación, la respuesta de fojas 473 y vuelta, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO: que, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Trinidad pronunció la Sentencia Nº 160 de 7 de mayo de 2007 (fojas 411 a 413 vuelta), declarando improbada la demanda e improbada la excepción de prescripción, sin costas.

Deducida la apelación por las partes, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial del Beni mediante Auto de Vista de 26 de octubre de 2007 (fojas 461 a 463), confirma parcialmente la sentencia apelada, en la parte que declara improbada la demanda, sin embargo declara probada la excepción de prescripción y caducidad, sin costas por ser ambas partes apelantes.

CONSIDERANDO: que, los demandantes Jorge Martínez Montero y Raquel Castro de Martínez en su recurso de casación de 6 de noviembre de 2007 (fojas 466 a 469 vuelta), acusan:

En el fondo. 1. Interpretación errónea, aplicación indebida y violación del artículo 1496-II del Código Civil, pues no es hecho incompatible con la voluntad de hacer valer la prescripción, no proponer la misma en el primer escrito, al efecto citan el artículo 253 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil. 2. Violación del artículo 245 del Código de Procedimiento Civil, ya que el auto de vista que resolvió su apelación referida a la excepción de prescripción en el proceso ejecutivo, fue pronunciado con pérdida de competencia, resolvieron vencido el plazo de seis días, al efecto anotan el artículo 253 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil. 3. Violación y aplicación indebida de los artículos 1514, 1515, 1520, 1492 y 1495 del Código Civil puesto que su demanda ordinaria fue presentada dentro el plazo de seis meses que establece el artículo 490 del Código de Procedimiento Civil, al efecto apuntan el artículo 253 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil.

En la forma, que no se les hizo saber la fecha y hora del sorteo, al efecto citan los artículos 3, 90, 254-4), 271-3) del Código de Procedimiento Civil, 73, 74, 122, 123 de la Ley de Organización Judicial y 16-II de la Constitución Política del Estado anterior.

CONSIDERANDO: que, del análisis y cotejo del recurso de casación se llega a las siguientes conclusiones:

I. En la Forma. En materia de nulidades procesales rigen ciertos principios, entre los que se encuentra, el de especificidad, previsto por el artículo 251 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil, en virtud al cual, toda nulidad debe estar expresamente determinada en la ley. Este principio descansa en el hecho que en materia de nulidad, debe haber un manejo cuidadoso y aplicado únicamente a los casos en que sea estrictamente indispensable y así lo haya determinado la ley. Se sustenta en el ánimo de contener los frecuentes impulsos de los litigantes, que son propensos a hallar motivos de nulidad en las actuaciones procesales.

Que, así establecido dicho principio, que rige respecto a las nulidades procesales, corresponde analizar si el vicio procesal acusado en el recurso, es tal que de mérito a la nulidad de obrados. En ese sentido, corresponde precisar que si bien por determinación del artículo 74 de la Ley de Organización Judicial, las partes o sus apoderados podrán concurrir a los actos de sorteo de expedientes; empero, el incumplimiento de dicha norma no conlleva la sanción de nulidad, en consecuencia en dicha infracción no concurre el principio de especificidad al que nos referimos precedentemente. Consiguientemente la denuncia formulada por los recurrentes es infundada, no habiendo mérito para disponer la nulidad impetrada. Por las razones expuestas, no siendo evidente la infracción acusada por los recurrentes, corresponde fallar en la forma prevista por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, sobre este acápite.

II. En el Fondo: Con relación al punto 1; la línea jurisprudencial establecida por la ex Corte Suprema de Justicia estableció respecto la prescripción "que necesariamente debe ser opuesta por la parte interesada cuando por primera vez se presenta en el proceso (sea durante la tramitación del proceso o en ejecución de sentencia)" (Auto Supremo Nº 28 de 27 de septiembre de 2004, Sala Civil Segunda), en la especie y como las resoluciones de grado concluyeron, tanto en el proceso ejecutivo como en el actual, la prescripción de fojas 11, 114 y 208, fue presentada por los demandantes (actuales, en ese entonces demandados) el 7 de septiembre de 2000, es decir con posterioridad a su anterior escrito de observación y petitorio de nuevo avalúo de 7 del mismo mes y año (fojas 8, 111, 205). En referencia al punto 2; de la revisión de obrados se establece que el proceso ejecutivo seguido por la entidad demandada (de la presente causa) contra los demandantes (actuales), en grado de apelación fue sorteado para su resolución el 17 de enero de 2001 (fojas 22 y 228) siendo resuelto mediante Auto de Vista de la misma fecha (fojas 23 y vuelta, 229 y vuelta), esto es dentro el plazo de seis días establecidos por el artículo 245 del Código de Procedimiento Civil, teniendo además en cuenta que "el sorteo es el acto procesal de autoridad que tiene la virtud de abrir la competencia del relator y marca el inicio del plazo para emitir el auto de vista" (Auto Supremo Nº 38 de 16 de marzo de 2005, Sala Civil Segunda). En consecuencia, en ambos puntos 1 y 2 del presente acápite, no se advierte que el tribunal de alzada haya incurrido en la causal de casación establecida por el artículo 253 numeral 1 del Código de Procedimiento Civil. Sin embargo, respecto al punto 3; también de la revisión de obrados se establece que con el Auto de Vista de 17 de enero de 2001 (fojas 23 y vuelta, 229 y vuelta) fueron notificados los actuales demandantes el 20 del mismo mes y año (fojas 24 y 230), siendo interpuesta la presente demanda el 16 de julio de 2001, como consta del cargo de fojas 248 vuelta, es decir dentro el plazo de seis meses que establece el artículo 490 del Código de Procedimiento Civil. Por lo que, el actuar del tribunal ad quem, obliga al Tribunal Supremo a dar aplicación de los artículos 253 numeral 1), 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, en virtud de haber incurrido en aplicación indebida del artículo 1515 del Código Civil.

POR TANTO: la Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) y disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Jorge Martínez Montero y Raquel Castro de Martínez de fojas 466 a 469 vuelta, y en mérito a su recurso de casación en el fondo CASA parcialmente el auto de vista recurrido, y deliberando en el fondo declara IMPROBADA la excepción de prescripción de fojas 279 a 281, manteniendo en lo demás la Sentencia Nº 160 de 7 de mayo de 2007 (fojas 411 a 413 vuelta). Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

ibro Tomas de Razón 132/2012