S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 25

Sucre: 10 de abril de 2012

Expediente: CH-15-07-S

Proceso: Usucapión

Partes: Luisa Mancilla c/ Sebastián Mostacedo

Distrito: Chuquisaca

Magistrado Relator: Dra. Ana Adela Quispe Cuba


VISTOS: El Recurso de Casación de fojas 246 - 247 y vuelta, interpuesto por Juan Carlos Soria Mancilla en representación de Luisa Mancilla contra el Auto de Vista Nº SCII- 045/2007, de fojas 239 - 242 y vuelta, de fecha 26 de Febrero de 2007, emanado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del ordinario de Usucapión, interpuesto por Luisa Mancilla contra Sebastián Mostacedo, los antecedentes del proceso, y todo lo que ver convino;

CONSIDERANDO I:

1.- Compulsada la causa, el Juez de Partido Segundo en lo Civil - Comercial de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, declara PROBADA la demanda de fojas 8 sin costas, en cuyo mérito se reconoce derecho propietario por usucapión decenal a favor de Luisa Mancilla, sobre los 291,26 mts. 2 de superficie correspondientes al inmueble sito en calle "Poopó" Nº 56, zona Noria Alta de ésta ciudad, a ser inscrito en el Registro de Derechos Reales, a través de la Provisión Ejecutorial pertinente.

2.- Que, transcurridos más de dos años de la ejecutoria de sentencia que declaró probada la demanda de usucapión decenal interpuesta por Luisa Mancilla, Feliza Mostacedo Vaca en calidad de heredera de Sebastián Mostacedo mediante memorial de fojas 100 a 101 vuelta, solicita notificación de nulidad de diligencia de notificación con la Sentencia cursante a fojas 64 y 66 vuelta, pretensión que fue rechazada por el Juez de primera Instancia, mediante Auto de fecha 15 de Mayo de 2006, a fojas 119 vuelta. Contra el referido Auto Interlocutorio de fojas 119 vuelta Feliza Mostacedo, recurre en apelación a fojas 125 a 126 vuelta, a cuya consecuencia se dicta el Auto de Vista Nº 170/2006 cursante a fojas 140 y 140 vuelta de obrados, que ANULA obrados hasta fojas 67, es decir, hasta que se notifique mediante edicto, al demandado Sebastián Mostacedo, con la sentencia de primer grado, acorde al artículo 124 del Código de Procedimiento Civil.

3.- Una vez dispuestas las notificaciones a los herederos de Sebastián Mostacedo, en cumplimiento al Auto de fecha 23 de Noviembre de 2006, considerando el fallecimiento de Sebastián Mostacedo, Feliza Mostacedo, interpone recurso de apelación contra la Sentencia Nº 216/04 de fecha 9 de Junio de 2004, de fojas 63 y 63 vuelta de obrados, a cuya razón se emite el Auto de Vista Nº 045/2007 de 26 de febrero de 2007 que corre a fojas 239 a 242 vuelta, que REVOCA totalmente la Sentencia Nº 216/04 de fecha 9 de Junio de 2004 y deliberando en el fondo declara IMPROBADA LA DEMANDA de 23 de enero de 2002 (subsanada el 5 de febrero de 2002 a fojas 11) planteada por Luisa Mancilla contra Sebastián Mostacedo.

4.- Contra el Auto de Vista 045/2007 de 26 de Febrero de 2007, de fojas 239 a 242 vuelta, Juan Carlos Soria Mancilla interpone recurso de casación en la forma y el fondo de fojas 246 a 247 vuelta.

CONSIDERANDO II:

1.- En cuanto al recurso de casación en la forma:

El recurrente Juan Carlos Soria Mancilla, por su mandante, expresa que la apelación deducida en contra de la sentencia de primera instancia, es en base a que la sentencia de fojas 63 hubiera sido fundada en la valoración de las pruebas producidas fuera del plazo probatorio; que la misma basa su decisión en una errónea apreciación de la prueba de cargo; que el proceso ha sido iniciado y sustanciado en virtud al fraude, y que el Auto de Vista no considera, ni se pronuncia sobre los puntos, objeto de la apelación de la parte contraria, resolución que basa su fundamentación en la supuesta confesión de Luisa Mancilla, motivos por los cuales acusa que el Tribunal Ad Quem (Tribunal de Apelación) ha otorgado más de lo pedido y no se ha pronunciado sobre los puntos apelados, tampoco se ha pronunciado sobre la impersonería de la parte recurrente para interponer la apelación y sobre la falta de ejecutoria del Auto que disponía la suspensión del proceso y la publicación de edictos.

2.- En cuanto al recurso de casación en el fondo:

El recurrente refiere que, el Auto de Vista se fundamenta sobre la base de una supuesta confesión de su mandante, conforme lo disponen los artículos 1321 del Código Civil y el artículo 404 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil. Asimismo que no consta en el expediente que su mandante Luisa Mancilla hubiera entrado en posesión del inmueble con expresa autorización del demandado, considerando que la custodia de dicho inmueble fue otorgada a Juan Soria Barahona, por lo cual acusa que el artículo 404 del Código de Procedimiento Civil fue indebidamente aplicado; asimismo, que en dicha resolución se incurrió en la apreciación errónea de la prueba aportada y no sólo erróneamente interpretada, sino que la prueba testifical fue totalmente desechada, basándose en una supuesta confesión inexistente, solicitando CASE el Auto de Vista Nº 045/2007, de fecha 26 de febrero de 2007.

CONSIDERANDO III:

El recurso de casación en el fondo, abre la competencia del Tribunal Supremo, para censurar Sentencias de segundo grado en cuyo pronunciamiento se hubiera incurrido en las causales previstas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, esto es: por violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley; por aplicación contradictoria de disposiciones; o cuando en la apreciación de la prueba se hubiera incurrido en error de derecho o de hecho. En tanto el recurso de casación en la forma o de nulidad, habilita al Tribunal Supremo a evidenciar si en la tramitación de un proceso se infringieron las formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento que el recurrente cite en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especifique en qué consiste la violación, falsedad o error, proponiendo la posible solución jurídica al caso planteado.

Si bien la norma autoriza la posibilidad de interponer el recurso de casación en la forma como en el fondo al mismo tiempo, empero, los motivos de uno u otro recurso deben ser precisados y diferenciados, ellos no pueden ser expuestos en la forma como la parte recurrente lo hizo, alegando motivos que hacen a uno y otro en forma indistinta sin discernir la diferencia que existe entre el recurso de casación y el de nulidad. En efecto, en virtud de la naturaleza jurídica del recurso de casación en el fondo, en él, no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores "in procedendo" o violaciones de las formas esenciales del proceso, cuyo análisis y resolución está reservado para el recurso de casación en la forma; tampoco a través del recurso de casación en la forma, es posible analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo.

En mérito a las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno también adopta una forma especifica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo común para ambos recursos las formas de resolución por improcedente e infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se funda tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, en la forma como se señaló anteriormente, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en la forma como en el fondo.

En la especie, sobre el recurso de casación en la forma el recurrente no ha cumplido con las obligaciones procesales anteriormente descritas. En efecto, si bien es cierto que anunció la interposición del recurso de casación en la forma o nulidad, el recurrente olvidó formular su petición final. En efecto, de la lectura del memorial de recurso, se advierte que se limitó a solicitar se case la resolución de vista impugnada, forma de resolución que corresponde al recurso de casación en el fondo de acuerdo a lo establecido por los artículos 271 numeral 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil. El recurrente, no consideró que la finalidad del recurso de casación en la forma es la anulación de obrados, por la violación de las formas esenciales del proceso, es decir, por la existencia de errores "in procedendo" que ameritan dicha anulación, conforme establecen los artículos 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal. Consiguientemente, debió solicitar la anulación de obrados, al no hacerlo, el recurso planteado deviene en improcedente por estar formulado de manera incompleta.

Finalmente con relación al recurso de casación en el fondo, y la acusación de aplicación indebida del artículo 404 del Código de Procedimiento Civil se tiene que, el comportamiento de Luisa Mancilla, quien debido a la confianza que le dispensó Sebastián Mostacedo, logró ingresar como cuidadora al inmueble materia de la litis, aspecto que se corrobora por el acta de inspección judicial de fojas 54 y vuelta, donde la demandante manifiesta textualmente "...el propietario de este inmueble es el Sr. Sebastián Mostacedo vivía sólo y que le confió el cuidado de la casa a su persona..."(sic). Esta confesión que reúne y tiene el valor señalado por el artículo 404 del Código de Procedimiento Civil, prueba de manera concluyente que Luisa Mancilla, ingresó como simple detentadora, causa generadora de la posesión.

Al respecto, la usucapión como medio derivativo de adquirir el dominio o derecho de propiedad en la modalidad de extraordinaria o decenal no sólo requiere el transcurso del tiempo designado en la Ley -diez años- sino esencialmente la posesión ánimus dómine, pública, quieta o pacífica, no equívoca de ni viciosa además de continuada. En el sub lite se ha demostrado que la demandada no ha estado en calidad de poseedora con ánimo de dominio, toda vez que ingresó a la casa del Sr. Sebastián Mostacedo en calidad de ocupante o detentadora conforme se establece de la demanda de fojas 8 a 9 cuando la misma demandante sostiene que "...el propietario de este inmueble le confió el cuidado de la casa...", lo que hace ver que existía un propietario el Sr. Sebastián Mostacedo que tenía el dominio del bien que ocupaba y ella era simplemente tenedora del bien. En consecuencia, quien comenzó siendo detentador no puede adquirir la posesión mientras no cambie su título, máxime si los actos de tolerancia no pueden servir de fundamento para adquirir la posesión, tal como previenen los artículos 89 y 90 del Código Civil. Por lo que la pretensora no cumplió con el elemento espiritual o "ánimus" de dueña para ser considerada la posesión, sin ella no puede tener lugar a usucapión alguna-, el artículo 87 (noción) del igual Código, señala que la posesión consiste en el poder de hecho ejercido sobre una cosa mediante actos que denotan la intención de tener sobre ella el derecho de propiedad. De lo expuesto, se infiere con meridiana claridad que no hay violación en el Auto de Vista recurrido del artículo 138 del Código Civil y menos del artículo 404 del Código Civil, y al contrario, denota una correcta aplicación junto a la preceptiva legal que se cita en esta resolución. Por todo lo expuesto y no siendo evidentes las acusaciones, corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

Por todo lo expresado anteriormente, es posible concluir que no son evidentes las denuncias formuladas en el recurso que se revisa, corresponde fallar conforme los artículos 271 numeral 1), 2), 272 y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 concordante con la disposición Transitoria Octava de la Ley de Organización Judicial y en aplicación por lo dispuesto por los artículos 271 numeral 1) y 272 numeral 2) del Adjetivo Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma e INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fojas 246 a 247 vuelta, interpuesto por Juan Carlos Soria Mancilla en representación de Luisa Mancilla, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez inferior.

Regístrese, notifiquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón 25/2012