Num.14

S A L A C I V I L L I Q U I D A D O R A

Auto Supremo: Nº 14

Sucre: 22 de marzo de 2012

Expediente: Pdo-2-07-S

Partes: Gladys Amanda Moreno Gutiérrez C/María Teresa Saucedo Gutiérrez

Distrito: Pando

Magistrado Relator: Dra. Ana Adela Quispe Cuba


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 217 a 223 y vuelta, deducido por María Teresa Saucedo Gutiérrez, contra el Auto de Vista Nº 7 de fecha 16 de Febrero de 2007 cursante de fojas 205 a 207, pronunciado por la Sala Civil, Social de la Niñez y Adolescencia y de Familia de la R. Corte Superior del Distrito de Pando, dentro del proceso Ordinario sobre Mejor Derecho Propietario y otros, seguido por Gladys Amanda MorenoGutiérrezen contra de MaríaTeresa Saucedo Gutiérrez, la contestación al recurso de fojas 230, el auto de concesión de fojas 228, los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO: Que, el Juez de Partido en lo Civil de Cobija Pando, pronunció la Sentencia Nº. 54/06 de fecha 16 de Noviembre de 2006 cursante de fojas 160 a 163 vuelta, que declara PROBADA la demanda principal e IMPROBADA la demanda reconvencional. Sin costas. Por consiguiente, corresponde a la demandada María Teresa Saucedo Gutiérrez, la desocupación y entrega al propietario actual Osvaldo Isaac Orellana Moreno, heredero de Gladys Amanda Moreno Gutiérrez o a su mandatario, dentro los diez días de ejecutoriada esta sentencia. Bajo conminatoria de expedirle mandamiento de desapoderamiento, en caso de incumplimiento.

La demandada y reconventora apeló esa sentencia de primera instancia cursante de fojas 166 a 168, en cuyo mérito la Sala Civil, Social, de la Niñez y Adolescencia y de Familia de la R. Corte Superior del Distrito de Pando; pronunció el Auto de Vista Nº 7 de fecha 16 de Febrero de 2007 cursante de fojas 206 a 207, por la que CONFIRMA totalmente la sentencia apelada No. 54/06 de fecha 16 de Noviembre de 2006 que cursa de fojas 160 a 163 y vuelta

Contra esa Resolución de alzada, la demandada María Teresa Saucedo Gutiérrez, interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma.

Que, en su recurso de casación en el fondo la recurrente, acusa la mala apreciación de la prueba, puesto que en la demanda se habría acompañado una escritura pública de declaratoria de herederos donde se evidenciaría que: no se acompañaría el pago de impuestos por este concepto, asimismo que la declaratoria de herederos no especificaría claramente cual el lugar que se tiene como bien propio de la señora Elena Gutiérrez. Por otra parte denuncia que la declaratoria de herederos salva los derechos de terceros, alega que no se habría extrañado la papeleta por concepto de declaratoria de herederos. Aduce, además, que el Juez debió realizar una revisión exhaustiva de la demanda a momento de admitirla.

Por otra parte acusa que no se habría valorado correctamente las pruebas de cargo, como tampoco habría ocurrido con las certificaciones del Juez Registrador que serían de cierta forma contradictorias entre sí. Por otra parte acusa la violación del artículo 1556 numeral 3) del Código Civil, supuestamente porque la declaratoria de herederos no especificaría los bienes que habría dejado la de cujus. Finaliza señalando, el Juez de Partido en lo Civil, como el Tribunal de alzada habrían incurrido en ERROR puesto que las pruebas no habrían sido apreciadas conforme al artículo 190 del Código de Procedimiento Civil y que las pruebas ofrecidas no fueron valoradas adecuadamente, conforme reza el artículo 192 numeral 2) del Código Adjetivo Civil, violando el artículo 1289 con relación al artículo 1556 numeral 3) del Código Civil, por no tener la fuerza probatoria que la ley le confiere.

Asimismo la recurrente plantea recurso de casación en la forma por nulidad de actos procesales, con el siguiente argumento:

Que, con referencia la forma como se llevó el proceso la misma adolecería de vicios de nulidad que no deberían ser convalidados porque habrían sido sustanciados con violación de las formas esenciales establecidas por la ley, conforme prevé el artículo 254 numeral 7) del Código de Procedimiento Civil.

Haciendo mención también a los poderes Notariales Nº 1406/06 y 1868/06, indica la recurrente que éstos no especificarían que la apoderada, tenga que contestar la demanda de reconvención por usucapión, planteada por la ahora recurrente por lo que a entendimiento de la recurrente, se hubiera incurrido en error de derecho. Asimismo aduce, además, que el A Quo como los vocales del tribunal de alzada en su función fiscalizadora estarían obligados a que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad, conforme al artículo 191 y 252 del Código de Procedimiento Civil.

Concluye solicitando que: "...el Tribunal de casación advertido de estos errores de fondo y de forma anulará obrados hasta el vicio más antiguo, por lo que pido se imprima los trámites de ley..."(textual).

CONSIDERANDO: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos por el artículo 258 de dicho cuerpo legal, debiendo citarse en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, esto es: por violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley; por aplicación contradictoria de disposiciones; o cuando en la apreciación de la prueba se hubiera incurrido en error de derecho o de hecho, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho - que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico- o errores de derecho -que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto.

Por otra parte, si se interpone el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad propiamente dicho, debe alegarse la nulidad en una de las causales previstas por el artículo 254 del citado Código Adjetivo, sin que en esa fundamentación se incluyan circunstancias referidas al fondo del asunto por ser un recurso independiente del primero.

CONSIDERANDO: Que, en función a los fundamentos expuestos, corresponde analizar la impugnación, al respecto se tiene:

En relación al recurso de casación en el fondo, se evidencia que la recurrente con total desconocimiento de la técnica recursiva y con una percepción equivocada o confusa de las diferencias existentes entre el recurso de casación en la forma (o de nulidad) y el de casación en el fondo, que hace a este recurso extraordinario y pese a manifestar que recurre en ambos efectos, pretende de manera errónea que los argumentos esgrimidos en el recurso de casación en la forma sean válidos para sustentar las denuncias formuladas en su recurso de casación en el fondo, obviando la naturaleza jurídica y el fin por el que han sido instituidas ambas demandas de puro derecho, pues en su petitorio concluye solicitando que: "...el Tribunal de casación advertido de estos errores de fondo y de forma anulará obrados hasta el vicio más antiguo, por lo que pido se imprima los tramites de ley..."(textual), o sea, se reduce tan sólo al recurso de nulidad propiamente dicho, y omite señalar que es lo que pretende con la formulación del recurso de casación en el fondo conforme lo establece el artículo 271 del Código de Procedimiento Civil, requisitos inexcusables de cumplimiento para que se abra la competencia del Tribunal Supremo, y que los mismos deben estar contenidos en el recurso, de modo que el recurso resulta inconcluso o incompleto. Tales imprecisiones contravienen los requisitos exigidos en el artículo 258 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil, circunstancia por la que el recurso de casación en el fondo deviene en improcedente conforme previene el artículo 271 numeral 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

En relación al recurso de casación en la forma se tiene que de una cuidadosa revisión de obrados, cabe dejar establecido, que con relación a la supuesta violación del artículo 254 numeral 7) del Código de Procedimiento Civil, invocado por la recurrente, que prevé la procedencia del recurso cuando la sentencia o auto recurrido hubiere sido dictado "faltando alguna diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada con nulidad por la ley"; por otra parte, el artículo 258 numeral 3) de la misma norma procesal, determina que en el recurso de nulidad no será permitido presentar nuevos documentos o alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no se hubieren reclamado en los tribunales inferiores. En este marco legal, es evidente que, no se sanciona con nulidad el poder que no faculte contestar la reconvención, sin embargo de la revisión de obrados, se evidencia que mediante memorial cursante de fojas 252 a 253 y vuelta es la propia demandante, que responde a la reconvención planteada con los argumentos esgrimidos en dicho memorial, por lo que llega a ser FALSA la acusación de la ahora recurrente de indicar que sería la apoderada quien hubiese CONTESTADO a la demanda reconvencional, además que este hecho no causa perjuicio y no ha sido oportunamente objetado por la recurrente, como exigen los principios de preclusión y trascendencia que rigen - entre otros - en materia de nulidades procesales.

Que, "los motivos que determina la nulidad absoluta se vinculan a la infracción de leyes que interesan al orden público, es decir la afectación de las leyes que regulan la jurisdicción y la competencia", en el caso de las nulidades relativas éstas afectan a la sustanciación del proceso, en un vicio leve, en este caso el acto admite ser invalidado pero puede ser confirmado.

Siendo necesario en este punto señalar que en el derecho procesal existen principios que rigen a las nulidades procesales, en este marco, la nulidad relativa se encuentra sujeto a los principios de protección, confirmación y preclusión.

Principio de Protección.- Este principio establece que la nulidad relativa sólo puede ser reclamada por la parte perjudicada por el vicio.

Principio de Confirmación.- En virtud a este principio la parte perjudicada con el vicio puede expresa o tácitamente darla por subsanada, renunciando a pedir tal nulidad.

Principio de Preclusión.- Este principio instituye que sólo puede reclamar la parte perjudicada dentro de la oportunidad señalada por la ley y si no lo hace en esta ocasión precluye su derecho de pedir la nulidad, cuya aplicación se encuentra sujeta en los artículos 136 y 258 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil cuando el primero dispone que " la saca del expediente en los casos permitidos por la ley, importa la notificación con todas las resoluciones" y el segundo " en el recurso de casación...no será permitido alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no se hubieren reclamado en los tribunales inferior, salvo los casos que interesan al orden público".

En virtud a lo precedentemente señalado, se tiene que la pretensión de la recurrente en cuanto a la nulidad planteada, ésta no se sujeta a lo que establece la teoría de la nulidad absoluta, sino que se enmarca a lo dispuesto para la nulidad relativa, toda vez que no existe una afectación al orden público ni mucho menos un perjuicio a la parte demandada ahora recurrente.

Que, en tal sentido se tiene que: revisados los antecedentes en función a los principios anotados a objeto de resolver la casación en la forma, se evidencia que los vicios de nulidad acusados por la recurrente no son tales, por cuanto, fuera de no adecuarse al principio de protección o legitimación citado precedentemente, alega nuevas causas de nulidad fuera de los puntos apelados, olvidando que en el recurso de nulidad no está permitido alegar nuevas causas por contravenciones que no hubieren reclamado en los tribunales inferiores, conforme la previsión del artículo 258 numeral 3) del Código de Procedimiento Civil.

Asimismo con relación al supuesto error de derecho, de cuyo fundamento se advierte que su interposición en el recurso de casación en la forma es errónea, puesto que los errores de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, al estar relacionados con el contenido sustancial del proceso deben ser denunciados dentro de un recurso de casación en el fondo tal cual lo prevé el artículo 253 numeral 3) del Código Adjetivo Civil y no dentro de un recurso de casación en la forma como equivocadamente plantea la recurrente.

Que, en cuanto a los vicios procesales basados en la valoración de los poderes, debemos anotar que en materia de nulidades procesales, rigen ciertos principios que deben ser observados para declarar aquélla, nos referimos a los principios de trascendencia y convalidación que se aplican a las nulidades relativas que corresponden al caso de autos. Principios que establecen que no hay nulidad sin perjuicio y finalmente si la violación de forma no es reclamada oportunamente se considera convalidada con el consentimiento, aspecto que sucedió en el caso de autos. Siendo que de la revisión de los mismos se advierte que no son evidentes las acusaciones sostenidas.

Y con la finalidad de llegar a la verdad fáctica de los hechos, la recurrente sostiene que: la apoderada hubiese sido quien hubiera contestado a la demanda reconvencional (numeral 1 de fojas 222) indicando clara y textualmente que: "... si bien el poder.... mas este no le faculta contestar la demanda de reconvención por usucapión" en tal sentido se establece que: de la revisión de obrados se evidencia que mediante memorial cursante a fojas 52 a 53 y vuelta, fue la propia demandante que responde a la reconvención planteada con los argumentos esgrimidos en dicho memorial, por lo que llega a ser FALSA la apreciación de la ahora recurrente de indicar que sería la apoderada quien hubiese CONTESTADO a la demanda reconvencional.

Por consiguiente, cuando en la especie de manera directa se reclama en casación supuestos vicios procesales, que no han sido alegados en su oportunidad ante las autoridades judiciales de instancia es improcedente el recurso por la forma siendo de aplicación la previsión del artículo 271 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, como lo ha entendido de manera igual este Supremo Tribunal en amplia jurisprudencia, tal los Autos Supremos 58/2003, 47/2002 y otros dictados por las Salas Civiles.

Por las razones expuestas, corresponde aplicar las disposiciones contenidas en los artículos 271 numerales 1) y 2), 272 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad contenida en el parágrafo I numeral 1) del artículo 42 y concordante con la disposición transitoria octava de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo e INFUNDADO el recurso de casación en la forma de fojas 217 a 223 vuelta interpuesto por María Teresa Saucedo Gutiérrez.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Javier M. Serrano Llanos

Fdo. Dra. Elisa Sánchez Mamani

Fdo. Dra. Ana Adela Quispe Cuba

Ante Mi.- Abog. Freddy H. Rodríguez Machicado Secretario de Sala

Libro Tomas de Razón 14/2012