SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº B-01-06-S

AUTO SUPREMO Nº 88 Sucre, 28 de Septiembre de 2009

DISTRITO: Beni Proceso: Ordinario Civil

Partes: MUSEPOL c/ Máx. Ali Ortiz

MINISTRO RELATOR: Ministro Julio Ortiz Linares

VISTOS: El recurso de casación y nulidad de fs. 252-253 vta., presentado por Enrique Guzmán R. en representación de Mutual de Seguros de la Policía (MUSEPOL), contra el Auto de Vista No. 182/05 de 16 de noviembre, cursante a fs. 248-249 de obrados, pronunciado por la Sala Civil de la Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de proceso sumario y disminución equitativa de cláusula penal seguido por el recurrente contra Máx Alí Ortiz, la concesión del mismo, los antecedentes procesales considerados para resolución, y

CONSIDERANDO I: Que en la sustanciación del referido proceso ordinario, el 30 de abril de 2005 el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de Trinidad emitió la sentencia de fs. 200-205 vta., declarando probada en parte la demanda de fs. 32-36, únicamente en lo que respecta a la disminución de la cláusula penal al 50%, conforme se redujo la obligación principal por pago.

Promovida la apelación por el demandado Máx Alí Ortiz, la Sala Civil de la Corte Superior del Distrito Judicial de Beni anuló obrados hasta el decreto de 25 de julio de 2003, cursante a fs. 36 vta. de obrados, sin responsabilidad por ser excusable.

Esta decisión motivó la interposición del recurso de casación y nulidad deducido por la entidad demandante a fs. 252-253 vta., aduciendo que se acudió a la vía ordinaria por fraude procesal y la disminución de la cláusula penal compensatoria de conformidad con los arts. 534, 535 del Código Civil (CC), pretensiones que no son incompatibles entre si en el marco del art. 328 del Código de Procedimiento Civil (CPC), situación que no fue observada por el demandado precluyendo su derecho para hacerlo en esta instancia. Agrega que el tribunal de apelación no cumplió con lo previsto en el art. 236 del CPC, al disponer la anulación del proceso.

En cuanto al recurso de casación en el fondo, alega que corresponde casar el auto de vista, por ser contradictorio a lo resuelto en sentencia, en tanto que en el de forma, solicita se anulen obrados hasta que el tribunal de apelación pronuncie otro fallo, conforme lo previsto en el art. 236 del CPC.

CONSIDERANDO II: Que la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 del mismo cuerpo legal, citando en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho -que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico- o errores de derecho -que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto.

En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 del adjetivo civil citado.

Consiguientemente, bajo estos parámetros, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271.4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los artículos 271.3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Por lo afirmado, dada la naturaleza jurídica de las acciones extraordinarias señaladas, en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones a las formas esenciales del proceso, ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO III: En la especie, revisados y compulsados los argumentos esbozados en el memorial del recurso de casación y nulidad que se resuelve, se concluye que el recurrente no cumplió con la carga procesal anteriormente descrita, no obstante que anunció tanto la interposición del recurso de casación en el fondo como del recurso de casación en la forma, extrañándose sin embargo, la relación fundamentada conforme lo exigido por el art. 258 del CPC, de la forma en que se hubiesen vulnerado las normas invocadas en el recurso o si hubo interpretación errónea o aplicación indebida de las mismas, características de ineludible cumplimiento en el planteamiento de la acción extraordinaria que nos ocupa, cuya ausencia impide se abra la competencia de este tribunal.

Así, en el subtítulo "recurso de casación en el fondo", el recurrente alega que el auto de vista es contradictorio a la sentencia, haciendo alusión luego a los arts. 252 y 236 del adjetivo de la materia, que se refieren, el primero, a la nulidad de oficio y el segundo, a la pertinencia con la que se debe emitir el auto de vista, aspectos que están directamente vinculados al derecho de forma por lo que su análisis no corresponde efectuárselo a través del recurso de casación en el fondo, como equívocamente pretende el recurrente.

En el subtítulo "recurso de casación en la forma", el recurrente aduce que la nulidad dispuesta por el tribunal de apelación es ultra petita, habida cuenta que éste tópico no fue objeto del recurso de alzada, por lo que se enmarcaría en lo previsto por el art. 254-4) del CPC, soslayando las facultades que el art. 15 de la Ley de Organización Judicial (LOJ), otorga a los tribunales de alzada respecto de los tribunales inferiores, obviándose además, como se tiene dicho, el cumplimiento de lo previsto en el art. 258 del CPC.

A lo expuesto, se debe agregar que el tribunal de apelación dispuso la anulación del proceso por la vulneración de las formas esenciales del proceso, es decir, por la existencia de errores "in procedendo" en la tramitación de la causa, lo que implica que no se pronunció sobre el fondo del litigio, infiriéndose luego que la vía idónea para impugnar esta resolución es el recurso de casación en la forma, en el que se deberá acreditar conforme a derecho, que el tribunal de apelación vulneró las formas esenciales del proceso, aspectos incumplidos en el presente recurso y que junto a los anteriores argumentos motivan la improcedencia del mismo.

En definitiva, el incumplimiento de los requisitos de forma y contenido consignados en los arts. 250, 253, 254 y 258 del CPC, motivan la improcedencia de la acción conforme los arts. 271.1) y 272 del tantas veces mencionado Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad conferida por el artículo 58.1 de la Ley de Organización Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 252-253, con costas.

Al no haber sido contestado el recurso, no se regula honorario profesional.

Para sorteo y resolución, según convocatoria de fs. 259 y 259 vlta., interviene la Ministra Rosario Canedo Justiniano, Presidente de la Sala Civil Primera.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares

Fdo. Dra. Rosario Canedo Justiniano

Proveido, Dra. Gladys Segovia García, Secretaria de Cámara