SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº Lp-11-06-S

AUTO SUPREMO Nº 84 Sucre, 23 de Septiembre de 2009

DISTRITO: La Paz Proceso: Ordinario Civil

Partes: Pedro Quiama Cori c/ Sebastián Andía León

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación de fs. 211 a 216 vuelta, interpuesto por Sebastián Andia León, contra el Auto de Vista Nº 602/05 de fecha 4 de noviembre de 2005 cursante a fs. 207 a 208 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario de mejor derecho propietario seguido por Pedro Quiama Cori contra Sebastián Andia León, memorial de respuesta de fs. 218 a 220, auto de concesión del recurso de fs. 221 del expediente, y

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Noveno de Partido en lo Civil y Comercial de la Ciudad de La Paz, pronunció la sentencia Nº 282 de 28 de julio de 2004 de fs. 166 a 168, declarando probada en parte la demanda interpuesta a fs. 25 a 28 por Pedro Quiama Cori e improbada la demanda reconvencional deducida a fs. 57 a 58 por Sebastián Andia León, así como se declara el mejor derecho propietario del demandante sobre la fracción de terreno reclamado con una extensión de 5.66 mts., situado en el vértice de ambas propiedades sobre la Av. Circunvalación de la Zona de Villa Copacabana disponiéndose que el demandado restituya el mismo dentro de treinta días de ejecutoriado el presente fallo.

Contra la mencionada resolución de primera instancia Sebastián Andia León, interpone recurso de apelación mediante memorial de fs. 173 a 177, impugnación que es resuelta por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 602 de 4 de noviembre de 2005 cursante a fs. 207 a 208 vlta, confirmando la sentencia apelada de fs. 166 a 168 de acuerdo al art. 237-I) numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, con costas en ambas instancias.

Contra la referida resolución de segundo grado, Sebastián Andia León, interpone recurso de casación mediante memorial de fs. 211 a 216 y vlta., acusando la violación del derecho al debido proceso (art. 16 de la Constitución Política del Estado de 1967 con la que se tramita el presente proceso), al existir vicio de nulidad absoluta, desde la demanda hasta la sentencia toda vez que la co-propietaria del inmueble Bernardina Vitaliana Rosas, ha sido condenada sin haber sido oída y vencida en proceso legal, acusando asimismo la violación de los arts. 1287 del Código Civil y el art. 397 del Código de Procedimiento Civil, al haber valorado únicamente las pruebas aportadas por la parte demandante, y una sola aportada por el ahora recurrente y la vulneración del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, al no haber considerado que el actor en la demanda pretende el mejor derecho de 2 mts2, en base a su certificado catastral, modificando posteriormente el número con la pretensión de 12 mts2. Concluye solicitando al Supremo Tribunal de Justicia, para que valorando en su justa dimensión los antecedentes del presente proceso falle casando el auto de vista.

CONSIDERANDO II.- Que, el art. 15 de la Ley de Organización Judicial otorga al Tribunal Supremo la facultad de fiscalizar los procesos que llegan a su conocimiento a objeto de verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquél.

Que la facultad referida tiene su fundamento en el resguardo del orden público de las leyes del procedimiento, para evitar su vulneración en desmedro del debido proceso, porque a través de éste se gesta y consolida la seguridad y certeza jurídica. Esta potestad fiscalizadora la tienen los jueces o tribunales de grado superior en la medida que el proceso se desarrolla y transita las fases previstas, con relación al tribunal inferior.

Que, en función a ésta facultad fiscalizadora y revisados los actuados procesales, se evidencia que el Tribunal ad quem no ha realizado un exhaustivo análisis de los mismos, puesto que de haberlo hecho, habría comprobado la irregularidad procesal acusada en el recurso consistente en la falta de integración a la litis de la co propietaria del inmueble sobre cuyo mejor derecho propietario se reclama.

Siendo evidente que el juez a quo no supo ejercitar en la instancia su verdadero papel de director del proceso y permitió en principio que se lleve adelante el proceso con un vicio procesal absoluto, pese a que en el tercer resultando de la sentencia de fs. 166, al referirse al memorial de respuesta y reconvención de fs. 57 a 59, entre los argumentos que esgrime el demandado reconvencionista, alega: "Que su persona de manera conjunta con su esposa Bernardina Vitalia Rosas de Andia mediante Escritura Pública Nº 10 de fecha 10 de enero de 1976 adquirió un terreno de 235 mts.2, ubicado en la zona de Villa Copacabana, Orkojahuira hoy, entre las avenidas Circunvalación y Av. Imperial de su anterior propietario Antonio Lima, el mismo que fue registrado bajo la partida Nº 01123308 de 21 de julio de 1976, con Código Catastral 036-0072-0019 y por más de 26 años ha ejercitado su derecho propietario sobre el inmueble", aspecto que no fue reparado ni reencausado oportunamente disponiendo la integración a la litis de la co propietaria del 50% del inmueble. Omisión que el tribunal ad quem tampoco advirtió para subsanar oportunamente y reconducir el presente trámite.

En el caso de autos, de la prueba aportada a fs. 44; tarjeta de propiedad, fs. 45; certificado de DD.RR., fs. 46; certificado catastral y fs. 100 Certificado de registro en DD.RR., se establece que la propiedad sobre la cual se intenta el proceso sobre mejor derecho propietario es un bien ganancial de los demandados, debidamente registrado en el registro de Derechos Reales a nombre de Sebastián Andia León y Bernardina Vitalia Rosas de Andia, de donde se infiere que las decisiones del presente proceso, afectarán indudablemente a la co propietaria del inmueble cuyo derecho propietario está protegido y garantizado por el art. 22 de la C.P.E., vigente a momento de la tramitación del proceso y proclamado en el art. 56 de la actual Constitución, a quien se ha dejado en total indefensión, violando el debido proceso en su elemento del derecho a la defensa.

En efecto el debido proceso es aquel en el que se observan los derechos y las garantías constitucionales y procesales de las partes, no pudiendo emitirse resoluciones, que a la postre afectarán derechos fundamentales de preferente aplicación.

CONSIDERANDO III.- Que el litis consorcio sea activo o pasivo importa el interés de dos o más personas respecto a una pretensión común que obliga su participación en el proceso. Cuando existe una pluralidad de sujetos que consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litis consorcio activo, si por el contrario son varios los demandados estamos frente a un litis consorcio pasivo y si son varios los demandantes y varios los demandados, nos encontramos ante un litis consorcio mixto.

Que de lo relacionado se infiere que el tribunal ad quem no ha reparado el incorrecto actuar del juez aquo, quien en su calidad de director del proceso tenía la obligación de cuidar que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad, integrando a la litis a los dos propietarios del inmueble, que suscitó la tramitación de la presente causa, a objeto de que sean sometidos al proceso a los efectos del art. 194 del Código de Procedimiento Civil, así como integrar a la litis a la propietaria del 50% del inmueble Bernardina Vitalia Rosas de Andia.

Por lo expuesto, en aplicación de lo dispuesto por el art. 15 de la Ley de Organización Judicial y arts. 252 y 254-4) del Código de Procedimiento Civil, corresponde aplicar las normas contenidas en los art. 271-3) y 275 del igual cuerpo legal.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de la Nación, ANULA obrados hasta la admisión de la demanda de fs. 28 vuelta, disponiendo que el juez a quo, previamente exija la integración a la litis de la copropietaria Bernardina Vitalia Rosas de Andia, sin responsabilidad por ser excusable

Para sorteo y resolución de la presente causa, interviene la señora Ministra Rosario Canedo Justiniano, Presidente de la Sala Civil Primera, según convocatoria de fs. 227 a 227vlta. de obrados.

MINISTRA RELATORA : Dra. Rosario Canedo Justiniano

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Rosario Canedo Justiniano

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares

Proveido, Dra. Gladys Segovia García, Secretaria de Cámara