SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº SC-65-09-S

AUTO SUPREMO Nº 57 Sucre, 15 de agosto de 2009

DISTRITO: Santa Cruz Proceso: Compulsa

Partes: Julio Cesar Paz Saucedo c/ Sala Civil Primera de la Corte

Superior de Santa Cruz

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares

VISTOS: El recurso de compulsa interpuesto por Julio César Paz Saucedo, contra el Auto de 2 de junio de 2009, dictado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, a través del cual se negó la concesión del recurso de casación de fs. 3 y vta. del testimonio remitido a este despacho y se declaró ejecutoriado el Auto de Vista de 18 de abril de 2009, pronunciado dentro del proceso ordinario sobre mejor derecho propietario seguido por Wilfredo Edwin Suárez Ortiz contra FONCOMERCIO, representada por el compulsante y Armando Negrete Roca; los antecedentes del legajo procesal y

CONSIDERANDO I: Que el compulsante acusa que el recurso de casación planteado contra el Auto de Vista No. 586 de 6 de diciembre de 2008, que a su vez confirmó la sentencia de primera instancia, fue negado indebidamente con el argumento de que no proveyó los recaudos de ley para el envío del expediente ante la Corte Suprema, vulnerando lo previsto en el art. 258-4) del Código de Procedimiento Civil, toda vez que, cuando no se adhieren los timbres y el certificado de depósito judicial, no se declara la improcedencia del recurso sino se sanciona con el pago del triple del valor que debió haberse cancelado, razón por la que solicita se declare legal la presente compulsa y se libre la provisión respectiva.

Que, según prevé el art. 283 del Código Adjetivo Civil, el recurso de compulsa procede en los siguientes casos: 1.- Por negativa indebida del recurso de apelación; 2.- Por haberse concedido la apelación sólo en el efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y 3.- Por negativa indebida del recurso de casación.

Que el recurso de compulsa está institucionalizado, entre otras cosas, para determinar si la negativa de la concesión del recurso de casación es correcta o incorrecta, cuyo juicio definitivo sobre el análisis, consideración y admisibilidad corresponde a éste Tribunal Supremo.

Que el tribunal de apelación, como es el compulsado, sólo puede negar el recurso de casación o nulidad en los casos previstos por el art. 262 del CPC (modificado por el art. 26 de la Ley 1760), es decir: a) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término; b) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso de ese recurso ordinario; y c) Cuando el recurso no se halla previsto en los casos señalados por el art. 255 del procedimiento citado.

CONSIDERANDO II: Que a efectos de resolver la presente compulsa, es menester hacer las siguientes precisiones:

1.- Mediante Auto de Vista No. 586 de 6 de diciembre de 2008, La Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz confirmó la sentencia de primera instancia pronunciada el 24 de julio de 2008 (fs. 1).

2.- Posteriormente, el 9 de marzo de 2009, el tribunal de apelación anteriormente señalado, declaró ejecutoriada la referida resolución de vista por haber operado la caducidad del recurso de casación interpuesto contra dicho fallo en el marco de lo previsto en el art. 261 del CPC (fs. 2).

3.- El recurso de casación presentado por Julio César Paz Saucedo que cursa a fs. 3 y vta., fue promovido contra Autos de Vista pronunciados el 18 y 30 de abril de 2009 -cuyas copias legalizadas no fueron adjuntadas al testimonio de la compulsa- que sin embargo, por lo relacionado en el memorial de fs. 5-6 vta. y posterior remisión de las copias vía fax, se concluye que se refieren al rechazo de un extemporáneo petitorio de reposición -el primero-, y el segundo, al rechazo la solicitud de complementación y enmienda.

4.- Ahora bien, de los antecedentes que cursan en obrados, es posible inferir que lo que pretende el compulsante a través de esta acción, es viabilizar la tramitación del recurso de casación que dedujo contra el auto de vista que confirmó la sentencia de primera instancia, a través de un trámite "sui generis" no previsto dentro de nuestro ordenamiento jurídico.

En efecto, conforme se tiene anotado, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Santa Cruz, a través del Auto de Vista No. 586 de 6 de diciembre de 2008, confirmó la sentencia de primera instancia emitida dentro del proceso ordinario sobre mejor derecho propietario, acción negatoria, ocupación, entrega de inmueble y el pago de daños y perjuicios seguido por Wilfredo Edwin Suárez Ortiz contra la Asociación que representa el ahora compulsante, resolución que fue recurrida de casación habiéndose concedido la misma y que posteriormente se declaró su caducidad por no haberse previsto los recaudos necesarios para la remisión del expediente, conforme el art. 261 del CPC, lo que propició, como lógica consecuencia, la ejecutoria de la resolución de vista recurrida, así consta en el auto de 9 de marzo de 2009 cursante a fs. 2.

Consiguientemente, debemos destacar que no existió una indebida negación de la concesión del recurso de casación como aduce el recurrente, sino, la aplicación de la sanción prevista en el art. 261 del adjetivo civil por no haberse provisto en el plazo consignado en el art. 260 del mismo compilado legal, el importe de los gastos de remisión del expediente, sin que dicha omisión sea subsanable por lo dispuesto en el art. 258-4) del CPC, que se refiere a los timbres que deben estar adheridos al memorial y al depósito judicial que se debe adjuntar al mismo, cuestiones diferentes al de la presente temática, por lo que mal puede intentarse la compulsa y menos pedir se declare su legalidad, toda vez que las situaciones fácticas del presente caso, no se subsumen en ninguna de las causales de procedencia del recurso de compulsa, consignadas en el art. 283 del tantas veces citado Código de Procedimiento Civil.

5.- Por otro lado, el recurso de casación que propició la interposición del presente recurso de compulsa, fue promovido contra las resoluciones de 18 y 30 de abril de 2009 y no así contra el auto de vista que resolvió el recurso de apelación formulado contra la sentencia de primera instancia, lo que constituye un franco desconocimiento de la normativa procesal relicta a la interposición de las acciones recursivas, pretendiendo generar o crear trámites no previstos por ley, propiciando, como no podía ser de otra manera, la negativa de su concesión en el marco de lo previsto en el art. 263-3) del CPC.

Como se podrá advertir, el compulsante pretende indebidamente la tramitación de dos recursos de casación, uno de ellos promovido contra el auto de vista que resolvió la apelación formulada contra la sentencia de primera instancia y, el otro, promovido contra resoluciones de vista que resolvieron un recurso de reposición y de complementación y enmienda, consiguientemente, no nos encontramos en ninguna de las causales de procedencia previstas en el art. 283 del CPC, en virtud a la cual, se pueda determinar la legalidad del recurso de compulsa en análisis.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de acuerdo con el art. 287 del CPC declara ILEGAL el recurso de compulsa de fs. 16-17, disponiendo se devuelvan obrados al tribunal de origen, con costas y multa equivalente a tres días de haber de un Vocal de Corte Superior, que mandará hacer cumplir el inferior conforme con el art. 296 del mismo procedimiento.

Para resolución conforme convocatoria de fs. 19, interviene la Ministra Rosario Canedo Justiniano, Presidente de la Sala Civil Primera de la Corte Suprema.

MINISTRO RELATOR: Julio Ortiz Linares.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares

Fdo. Dra. Rosario Canedo Justiniano

Proveído Dra. Gladys Segovia García, Secretaría de Cámara