SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº CH-21-06

AUTO SUPREMO Nº 43 Sucre, 26 de junio de 2009

DISTRITO: Chuquisaca Proceso: Ordinario Civil

Partes: Alejandro Cruz Medina c/ Marcelo Herrera Cardozo

MINISTRO RELATOR: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 73-75 del testimonio de apelación, interpuesto por Alejandro Cruz Medina contra el auto de vista Nº 131/2006 de 3 de mayo de fs. 58-59, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso ordinario seguido por el recurrente contra Marcelo Herrera Cardozo, Ángela Robles de Herrera, María Martha Domínguez La Fuente y otros, la respuesta de fs. 78-79, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO I: Que el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Sucre, emitió el auto interlocutorio Nº 10/06 de 11 de enero de 2006 cursante a fs. 25 vta., del testimonio de apelación, rechazando el incidente de nulidad de notificación planteado por el recurrente a fs. 16 y vta., teniendo por válida la notificación con el auto interlocutorio definitivo Nº 41/05 de 12 de septiembre de 2005, cursante a fs. 9-10 del testimonio de apelación, que declara probadas las excepciones previas de oscuridad, contradicción e imprecisión de la demanda y cosa juzgada, e improbadas las excepciones de impersonería en los demandantes y demandados y prescripción.

Que, en grado de apelación deducida por Alejandro Cruz Medina (fs. 33-34), concedida en el efecto devolutivo por auto de 16 de marzo de 2006 de fs. 44 vta., mediante auto de vista Nº 131/2006 de 3 de mayo de fs. 58-59 de obrados, se confirma el auto de 11 de enero de 2006 de fs. 25 vta., del testimonio. Con costas.

Contra la referida resolución de vista Alejandro Cruz Medina, invocando el amparo del art. 254-7) del Cód. Pdto. Civ., interpone el recurso de casación en la forma de fs. 73-74 vlta., expresando en síntesis, que el auto de vista recurrido convalida una ilegal notificación con la defectuosa diligencia de fs. 11, atentando contra la seguridad jurídica y el derecho a la defensa consagrado en los arts. 7-a) y 16-II) de la C.P.E., desconociendo abiertamente el debido proceso, al reputar válida una notificación inexistente que le priva del derecho de poder impugnar el auto de fs. 9-10, mediante el recurso de alzada.

Señala, que las normas procesales son de orden público y de cumplimiento obligatorio al tenor del art. 90 del Código de Procedimiento Civil, concluye con el petitorio que la Corte Suprema de Justicia, en estricta sujeción a lo prescrito en el art. 252 del precitado adjetivo civil, anule obrados hasta fs. 11, disponiendo se practique legal notificación con la mentada resolución de fs. 9-10, con responsabilidad.

CONSIDERANDO II.- Que, conforme la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo, el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258-2) del Cód. Pdto. Civ., sea que se plantee en la forma, en el fondo o en ambos efectos a la vez, procediendo el recurso de casación en la forma cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso y, a su vez, el recurso de casación en el fondo, cuando el juez o tribunal de apelación haya emitido una sentencia o auto de vista violando, interpretando erróneamente o aplicando indebidamente la ley, así como, cuando ha incurrido en error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, conforme establecen los arts. 250, 253 y 254 del Cód. Pdto. Civ., es decir, en la forma, por errores in procedendo que dan lugar a la nulidad del proceso y en el fondo, por errores in judicando, que motivan la invalidación de la resolución dictada con infracción de la ley sustantiva, no siendo suficiente, en ambos casos, la simple cita de disposiciones legales, sino fundamentar en qué consiste la infracción y precisar cuál la correcta aplicación de la norma cuya infracción se acusa.

Que, de los datos del proceso, se evidencia que el recurso interpuesto, impugna el auto de vista Nº 131/2006 de 3 de mayo de fs. 58-59, que confirma el auto de 11 de enero de 2006 de fs. 25 vta., del testimonio, que rechaza el incidente de nulidad de notificación con el auto definitivo Nº 41/05 de 12 de septiembre de 2005 cursante a fs. 9-10 del testimonio de apelación, es decir, que el recurso que se examina no emerge por efecto de una eventual apelación que se hubiere interpuesto contra el auto definitivo Nº 41/05 de 12 de septiembre de 2005 cursante a fs. 9-10, como aparentemente se fundamenta en el recurso.

Que de lo expuesto, queda claro que el auto interlocutorio de 11 de enero de 2006 de fs. 25 vta, constituye una resolución judicial contra la que no procede el recurso de casación por expreso mandato del 262 del Código de Procedimiento Civil, complementado en su inciso tercero por el art. 26 de la Ley Nº 1760 de Abreviación Procesal Civil, que dispone que el Tribunal o Juez de segundo grado deberá negar la concesión del recurso de casación entre otros casos "cuando el recurso no se encuentre previsto en el art. 255 del Cód. Pdto. Civ." previsión que concuerda con la contenida en el art. 213 de la misma norma procesal civil.

Consiguientemente, corresponde resolver el recurso planteado dando aplicación a la previsión de los arts. 271-1) y 272-2) del Cód. Pdto. Civ.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en aplicación del art. 58 numeral 1 de la L.O.J., declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 73-75, con costas.

Apercibiéndose al Tribunal de alzada por no haber dado cumplimiento al art. 262-3) del Cód. Pdto. Civ.

Se regula el honorario profesional del abogado en la suma de Bs. 500, que mandará pagar el tribunal ad quem.

Para sorteo y resolución, interviene la señora Ministra Rosario Canedo Justiniano, Presidente de la Sala Civil Primera, conforme a convocatoria de fs. 112 y vta. de obrados.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra Rosario Canedo Justiniano

Fdo.Dr, Julio Ortiz Linares

Proveido. Dra. Gladys Segovia García