SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº SC-05-06-S

AUTO SUPREMO Nº 37 Sucre, 25 de junio de 2009

DISTRITO: Santa Cruz Proceso: Ordinario Civil

Partes: Lairto Joao Speradio c/ Claudio Augusto Mansilla Peña

MINISTRO RELATOR: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 279 a 282 vuelta, interpuesto por Claudio Augusto Mansilla Peña, contra el Auto de Vista Nº 400/2005 de fecha 1 de octubre cursante a fs. 275 a 276 vuelta, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso ordinario de reconocimiento de obligación y pago total, instaurado por Lairto Joao Speradio contra el recurrente, la respuesta de fs. 284 a 287 vlta, auto de concesión del recurso de fs. 288, y:

CONSIDERANDO I: Que el Juez Octavo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, emitió la sentencia Nº 66/2005 de 18 de mayo de fs. 251 a 254 vlta, declarando probada la demanda de fs. 9 a 10, e improbadas las excepciones perentorias opuestas por el demandado, con costas, reconociendo la obligación contenida en la Letra de cambio Nº 147238, girada por Lairto Joao Speradio por la suma de $us. 61.727,62 y aceptada por Claudio Augusto Mansilla Peña, a quien se conmina al pago de la obligación contenida en el título valor base de la presente acción y sus intereses legales, dentro de tercero día de ejecutoriada la sentencia y bajo prevenciones de ley.

Que resolviendo el recurso de apelación planteado por Claudio Augusto Mansilla Peña, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Santa Cruz, resuelve el recurso mediante Auto de Vista Nº 400/2005 de 1 de octubre, cursante a fs. 275 a 276 vlta, confirmando la sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

Contra la referida resolución de segundo grado, Claudio Augusto Mansilla Peña, interpone recurso de casación, acusando la violación del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, bajo el fundamento de que los fallos deben contener decisiones expresas, positivas y precisas, sustentadas en las pruebas que se produjeron dentro del proceso, sin favorecer al demandante, que perdió en dos instancias como se tiene demostrado por prueba de fs. 11 a fs.196, asimismo acusa la vulneración de la ley 1760, que el derecho del actor a ordinarizar el proceso a precluído, se ha violado el art. 515 numeral 1) del Código de Procedimiento Civil, al desconocer el derecho a la caducidad, a la inhabilidad del título y a la cosa juzgada. Que para el cómputo de la prescripción se ha tomado en cuenta el plazo desde el momento que la letra fue protestada, y no conforme señala el art. 1507 del Código Civil;....... concluye solicitando que la Corte Suprema, deliberando en el fondo case el auto de vista recurrido y declare probada las excepciones de fs. 197 a 199.

CONSIDERANDO II.- Que de la revisión de los antecedentes en función del recurso de casación en el fondo, se establece las siguientes conclusiones:

1.- De conformidad a lo dispuesto en el art. 190 del adjetivo civil, la sentencia pondrá fin al litigio en primera instancia y deberá contener decisiones expresas, positivas y precisas conforme a lo litigado y probado, norma legal que se basa en el principio de pertinencia y congruencia y tiene por objeto generar la seguridad jurídica que los fallos de instancia deben otorgar a los litigantes, y que las decisiones de los tribunales revistan tal claridad respecto a la definición de las pretensiones de las partes y no admitan ninguna duda. En el caso de autos, contrariamente a lo alegado por el recurrente, la sentencia como el auto de vista motivo del recurso, cumplen a cabalidad con el encaje legal del mencionado artículo, puesto que en ellas los juzgadores de instancia, realizan una relación exhaustiva de los hechos y del derecho controvertido, concluyendo con la decisión que declara probada la demanda, confirmada por el tribunal ad quem, en las que previamente se determina que a través de la presente acción ordinaria se persigue el reconocimiento de la obligación y su consiguiente pago, dentro de una acción ordinaria controvertida y solemne, constante en la Letra de Cambio de fs. 1, debidamente protestada y girada por Lairto Joao Speradio y aceptada por Claudio Mansilla Peña, como principal obligado al pago de conformidad al art. 550 del Código de Comercio, título valor que ha perdido su calidad de título ejecutivo, tomando en cuenta para el efecto que el aceptante ahora recurrente, no ha cumplido con la obligación de pago consignada en el título valor base de la demanda, concluyendo que no existe mérito alguno para la acusación de vulneración del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, impugnada por el recurrente bajo el argumento de que la sentencia estaría reconociendo supuestos derechos bajo injustos fallos al actor.

2.- En relación a la presunta violación del art. 28 de la ley 1760, con referencia a los arts. 515, numeral 1) y 490 del Código de Procedimiento Civil, el Tribunal no observa que sea tal, puesto que el caso de autos, es un proceso ordinario de reconocimiento de obligación, en el que el thema decidendum es la declaratoria judicial de pago de una obligación consignada en un título valor "Letra de Cambio" cursante a fs. 1 del expediente y de ninguna manera éste proceso está referido a la revisión de un proceso ejecutivo de los dos que cursan en antecedentes, por el contrario se trata de otra acción independiente, solemne y contradictoria y así fue acogido por los de grado, por lo que no corresponde la aplicación del art. 28 de la ley 1760 al caso en examen.

3.- En cuanto a la supuesta vulneración del art. 515 del Código del Procedimiento Civil, se debe precisar que los efectos de la cosa juzgada se manifiestan bajo una doble perspectiva: Formal y Material, así la característica o efecto de la cosa juzgada formal, es el de la inimpugnabilidad o firmeza.

Produce este efecto cualquier resolución firme, o lo que es lo mismo, cuando frente a ella no exista ningún otro tipo de recurso previsto en la ley o cuando se haya desistido de los mismos, o haya transcurrido el plazo para recurrirla.

En ese sentido, los fallos de la Corte Suprema de Justicia surten efectos de cosa juzgada formal, en la medida en que no hay ningún órgano judicial que pueda revisar sus decisiones; desde su vertiente material, la cosa juzgada, despliega su eficacia frente a los otros órganos judiciales o administrativos, que lleva un mandato implícito de no conocer lo ya resuelto, como único medio de alcanzar la paz jurídica.

En este contexto, los procesos ejecutivos pueden ser revisados mediante un proceso ordinario o de conocimiento, de acuerdo al art. 28 de la ley 1760, sin embargo la acción intentada no refiere a revisión de ninguna de las acciones ejecutivas, cuyo título ha perdido esa calidad, y las sentencias dictadas en los procesos ejecutivos la cosa juzgada no tiene autoridad, sino solo con respecto a lo que ha sido objeto de la sentencia, para que opere la cosa juzgada es menester que la cosa demandada sea la misma que la demanda que se funde en la misma causa , que las partes sean las mismas y que se entable por ellas y contra ellas, de lo que se infiere que la cosa juzgada requiere tres condiciones que son identidad de sujetos, identidad de objeto e identidad de causa, sumando a estas condiciones los fallos de Corte Suprema de Justicia que surten efectos de cosa juzgada formal en la medida que no haya ningún otro órgano judicial que pueda revisar sus decisiones, aspecto que no acontece en el presente caso de autos

4.- Por último en cuanto a la vulneración de los arts. 1507 del Código Civil y el art. 507 inciso 6) de su procedimiento, la excepción de prescripción planteada en el presente caso, fue rechazada por los jueces de instancia; tomando en cuenta que los derechos patrimoniales se extinguen en el plazo de 5 años, plazo que se computa a partir de fecha 4 de agosto de 1999, en que se protestó la letra de cambio de fs. 1, hasta fecha 26 de julio de 2004 (Fs. 11), más aún si se toma en cuenta la interrupción del plazo por los dos procesos ejecutivos el primero iniciado el 20 de agosto de 1999 fs.16 y sgts., 56 y sgts, sentencia de 30 de julio de 2000 fs. 104-105, auto de vista de 23 de febrero de 2002, resolución del incidente de nulidad de notificación de fs. 165 vlta. de fecha 23 de mayo de 2003, la segunda acción ejecutiva que mereció la sentencia de fs. 175-176 de 22 de julio de 2003, en la que en la parte resolutiva se determina que, se "salvan los derechos de la parte ejecutante para que los haga valer por la vía legal que creyere conveniente", notificada a las partes en fecha 8 de septiembre de 2003, presentando el actor la demanda de reconocimiento de obligación y pago total en fecha 26 de julio de 2004, la misma que ha sido admitida el 28 de julio de 2004, no han transcurrido los 5 años para cumplir con el plazo estipulado en el art. 1507 del sustantivo civil, disposición aplicable en el presente caso, al haber perdido el título valor su fuerza ejecutiva, por lo que este Tribunal no encuentra ninguna vulneración de esta norma que sea atendida en casación, consecuentemente el recurso deviene en infundado.

Por todo lo expuesto, corresponde resolver el recurso con la previsión de los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, por no darse ninguno de los casos previstos en los numerales 1º) y 3º) del art. 253 del indicado Ritual.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en aplicación del art. 58 numeral 1 de la L.O.J., declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Claudio Augusto Mansilla Peña, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 500, que mandará hacer efectivo el tribunal de apelación.

Para sorteo y resolución de la causa, interviene la señora Ministra Rosario Canedo Justiniano, Presidente de la Sala Civil Primera, según convocatoria de fs. 291 de obrados.

MINISTRA RELATORA: Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Fdo. Julio Ortiz Linares

Proveido. Dra. Gladys Segovia