SALA CIVIL SEGUNDA

Expediente Nº LP-99-09-C

AUTO SUPREMO Nº 19 Sucre, 29 de mayo de 2009

DISTRITO: La Paz Proceso: Compulsa

Partes: Raúl Maldonado Farola c/ Sala Civil Primera del Distrito de La Paz

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares

VISTOS: El recurso de compulsa de fs. 33-34 interpuesto por Raúl Maldonado Fanola contra el Auto de Vista de 9 de mayo de 2009, cursante a fs. 27 del expediente remitido a este tribunal, a través del cual se negó la concesión del recurso de casación interpuesto por el compulsante a fs. 15-16 vta. contra el Auto de Vista Nº 113/2009 de 16 de marzo, emitido por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre entrega de bien inmueble, daños y perjuicios instaurado por Marcelo Treviño Torrico contra Rosario Vargas de Maldonado y Raúl Maldonado Fanola, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: El compulsante aduce que se le negó la concesión del recurso de casación promovido contra el Auto de Vista 113/2009 de 16 de marzo, con el argumento de que dicha acción extraordinaria fue interpuesta fuera del término de ley y que la circular No. CJLP/R.D./N0. 12/2009 de fs. 429 (del expediente original), no determinó la suspensión de plazos y términos para el día 10 de abril de 2009 (viernes santo), sin embargo, acusa que el tribunal de apelación obvió que dicha fecha es feriado nacional conforme determina el art. 67 del D.S. 21060 de 29 de agosto de 1985, corroborado por el art. 143-II (no cita el cuerpo legal), por lo que el tribunal de apelación no debió computarlo al momento de considerar el plazo dentro del que se presentó el recurso de casación, suscitándose, en consecuencia, la indebida negativa de concesión de la referida acción extraordinaria.

Con estos argumentos concluyó solicitando se declare legal la presente compulsa.

CONSIDERANDO II: Conforme a la previsión del art. 283 del Código de Procedimiento Civil (CPC), el recurso de compulsa procede en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en el efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y,

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa, ha de circunscribirse a precisar si la negativa de concesión del recurso de casación o nulidad es legítima o no, tomando en cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos.

Esto quiere decir, que el tribunal compulsado sólo puede negar el recurso de casación o nulidad en los casos previstos por el art. 262 del Código adjetivo de la materia, a saber:

1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término;

2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso de ese recurso ordinario; y,

3) Cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el art. 255; este último complementado por el art. 26 de la Ley Nº 1760 de 28 de febrero de 1997.

CONSIDERANDO III: En la especie, el tribunal ad quem negó la concesión del recurso extraordinario de casación, argumentando que el mismo fue presentado fuera del término previsto en el art. 257 del Código de Procedimiento Civil (CPC), habida cuenta que los recurrentes fueron notificados a hrs. 17:50 del 7 de abril de 2009 y el recurso de casación fue presentado a hrs. 17:18 del 16 de abril del mismo año, es decir luego de 9 días.

Ahora bien, es evidente que los medios de impugnación configuran instrumentos jurídicos consagrados por las leyes procesales para corregir, modificar, revocar o anular los actos y las resoluciones judiciales cuando adolecen de deficiencias, errores, ilegalidad o injusticia y que por principio y por naturaleza todo acto jurisdiccional es impugnable, sin embargo, es también evidente que en algunos casos la ley proclama de manera absoluta o relativa la limitación impugnativa o, ella resulta de la misma estructura judicial, instancia única, aunque aún en estos casos es posible encontrar caminos destinados al ataque o cuestionamiento de los mismos.

En este contexto y a efectos de dilucidar las acusaciones vertidas en el recurso de compulsa que se resuelve, es pertinente hacer las siguientes precisiones:

Influencia del tiempo en el derecho procesal: Teniendo en cuenta que el plazo procesal es el período de tiempo establecido para la ejecución válida de un acto ligado al procedimiento, corresponde señalar que en el proceso judicial existen plazos preestablecidos dentro de los cuales deben ser cumplidas las actividades de las partes, de los órganos jurisdiccionales y de los terceros. Por ello, ante la falta de cumplimiento de los términos establecidos se produce, o bien la pérdida del derecho a ejercitarlo, o en su defecto el consentimiento del mismo.

Los plazos responden a razones de seguridad y certeza en el desarrollo del trámite permitiendo obtener preclusión de las diversas etapas que se van cumpliendo; es necesario el establecimiento de los mismos y el orden consecutivo en que deben realizarse los distintos actos procesales, ya que de lo contrario las partes carecerían de certidumbre acerca de las exactas oportunidades en que les corresponde hacer valer sus alegaciones y pruebas en que sustentan sus respectivos derechos, con desmedro de la garantía constitucional de la defensa en juicio que ello supone.

Como dice Hugo Alsina, el proceso es un conjunto de actos de procedimientos ejecutados por las partes y el juez, que cada uno determina diversos estadios de aquél y no cabe duda que declarar la preclusión de uno de ellos requiere como condición que el plazo sea preciso, y el momento desde el cual corre a través de su notificación se encuentre claramente fijado.

Bajo estas prerrogativas, se concluye que los plazos procesales pueden computarse por día, así como de momento a momento. Para el caso de los plazos procesales que se cuentan por días, el término comienza a correr desde el día hábil siguiente a la notificación y culmina el último momento hábil del día que corresponde; mientras que para los plazos que se cuentan de momento a momento, el cómputo se inicia desde el momento de la notificación y culmina en la hora similar del día en que se cumplen los concedidos como plazo.

Plazo para interponer el recurso de casación: Conforme con lo establecido en el art. 257 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación debe ser interpuesto dentro del plazo fatal e improrrogable de ocho días a contar desde la notificación con el auto de vista o sentencia.

Como se podrá advertir, la norma en análisis establece de manera precisa el momento procesal desde el cual debe iniciarse el cómputo del plazo dentro del cual se debe interponer el recurso de casación, señalando que es desde la notificación a la parte recurrente con el auto de vista que se impugna, sin soslayar -cuando corresponda- las peticiones de explicación, complementación y enmienda previstos en nuestro ordenamiento jurídico, infiriéndose, en consecuencia, que el plazo para la interposición del recurso de casación, se computa de momento a momento, es decir desde la notificación con la resolución de vista que se impugna y culmina en la hora similar del día en que se cumplen los concedidos como plazo.

A lo expuesto, se debe agregar que de acuerdo al art. 1489 del Código Civil, los plazos transcurren continuamente hasta la expiración del último día, incluyendo los días domingos, feriados e inhábiles, exceptuándose de esta regla los casos en que por determinación expresa deban contarse los días útiles solamente. Por su parte el art. 1490 del mismo compilado legal determina que, los lapsos cuya conclusión cayere en un día festivo o inhábil oficialmente reconocido, se consideran vencidos al día siguiente útil.

Ahora bien, en la especie, según diligencia de fs. 14 de la compulsa, se advierte que Lupe Rosario Vargas de Maldonado y Raúl Maldonado Fanola fueron notificados con el auto de vista que resolvió el recurso de apelación promovido contra la sentencia de primera instancia a las 17:50 del 7 de abril del 2009, en tanto que el recurso de casación interpuesto contra la aludida resolución, fue presentado a hrs. 17:18 del 16 de abril también del 2009, infiriéndose que hasta ese momento transcurrieron más de 8 días, circunstancia que nos lleva a concluir que la presentación del recurso de casación es extemporánea, en el entendido de que el plazo para su interposición se cumplió a horas 17:50 del 15 de abril de 2009, cómputo que se lo efectúa desde el momento de la notificación al recurrente con el auto de vista impugnado, conforme con lo establecido en el art. 257 del adjetivo civil, sin que se pueda aducir -por lo dispuesto en el art. 1489 del CC-, que el feriado del 10 de abril de 2009, viernes santo, no debe ser considerado para el cálculo respectivo, como aduce erróneamente el recurrente, advirtiéndose que tampoco nos encontramos en el caso previsto en el art. 1490 del CC, anteriormente glosado, por lo que no existe razón legal para no considerar el feriado del 10 de abril de 2009, en el cómputo del plazo para la interposición del recurso de casación.

Consiguientemente, el presente caso no se subsume en ninguna de las causales de procedencia del recurso de compulsa consignadas en el art. 283 del Código de Procedimiento Civil, concluyéndose en definitiva que la decisión del tribunal ad quem al denegar la concesión del recurso de casación formulado por el ahora compulsante, es correcta en el marco de lo previsto por el art. 262.1) del tantas veces citado Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara Ilegal el recurso de compulsa de fs. 33-34, con costas y multa para el compulsante equivalente a tres días de haber de un Vocal de Corte de Distrito, conforme los arts. 296 del Código de Procedimiento Civil y 4 del Reglamento de Multas Procesales del Poder Judicial en vigencia, que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Para resolución interviene la Presidenta de la Sala Civil Primera Ministra Rosario Canedo Justiniano, según convocatoria de fs. 35.

MINISTRO RELATOR: Julio Ortiz Linares

Regístrese, notifíquese y devuélvase

 

Fdo.- Dr. Julio Ortiz Linares

Fdo.- Dra. Rosario Canedo Justiniano

Proveido. Dra. Gladys Segovia García.