SALA CIVIL SEGUNDA

AUTO SUPREMO: Nº 114 Sucre, 22 de abril de 2.005.

DISTRITO: La Paz RECURSO: Ordinario - Nulidad de Matrimonio y Declaratoria de Heredera.

PARTES: Emma Claure Sandoval c/ Guadalupe Jackeline Zegarra Ponce.

MINISTRO RELATOR: Dr. Juan José González Osio.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 347-349, interpuesto por Emma Claure Sandoval, contra el auto de vista de fs. 339, pronunciado el 13 de septiembre de 2004, por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario de nulidad de matrimonio y declaratoria de heredera, seguido a demanda de la recurrente contra Guadalupe Jackeline Zegarra Ponce, la concesión del recurso mediante auto de fs. 358, y todo lo demás que ver convino y se tuvo presente para resolución; y,

CONSIDERANDO: Que, tramitado el proceso ordinario, el Juez Séptimo de Partido de Familia de la ciudad de La Paz, emitió sentencia que cursa a fs. 286-288, por la que declaró probada la demanda de fs. 11-13, en consecuencia anuló el matrimonio civil que contrajeron Gustavo Antonio Pérez Flores con Guadalupe Jackeline Zegarra Ponce, disponiendo que en ejecución de sentencia se cancele la partida matrimonial, imponiendo multa a la demandada por la presunta existencia de mala fe, salvando los derechos de los hijos procreados en el matrimonio anulado.

En apelación deducida por la demandada a fs. 291-294, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de La Paz, mediante auto de vista de fs. 339, anuló obrados hasta fs. 14 inclusive, disponiendo que el Juez a quo con la facultad conferida por los arts. 3º y 333 del Cód. Pdto. Civ., disponga que la parte demandante subsane los defectos observados; con el advertido que el auto de vista en la parte considerativa señala que la demanda de fs. 11-13, (nulidad de matrimonio y declaratoria de heredera), es defectuosa al haberse invocado ambas acciones que son excluyentes.

Esta resolución motivó el recurso de casación en la forma de fs. 347-349, deducido por la demandante que denuncia lo siguiente:

a) La violación del art. 190 del Cód. Pdto. Civ. y la aplicación indebida del art. 15 de la L.O.J., porque en ninguna parte existe demanda de nulidad de la declaratoria de heredera de la demandada. b) Violación e indebida aplicación de los arts. 3º, 90, 333 del Cód. Pdto. Civ., y 15 de la L.O.J., por no existir contradicción en el planteamiento de la demanda. c) Violación de los arts. 227 y 236 del Cód. Pdto. Civ., por no existir motivos para anular el proceso hasta el decreto de admisión. d) Concluyó pidiendo que se anule obrados, para que el Tribunal ad quem emita nueva resolución, circunscribiéndose a los puntos resueltos en sentencia y que fueron objeto en apelación.

CONSIDERANDO: Que, con la facultad contenida en el art. 15 de la L.O.J., corresponde a este Tribunal, revisar de oficio el proceso a fin de establecer si los jueces y tribunales de grado observaron los plazos y leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos, para aplicar en su caso las sanciones pertinentes.

1.- A tiempo de formular la demanda de fs. 11-13, la actora en la suma consignó: "... Interpone demanda de nulidad de matrimonio y declaratoria de heredera ..."; o sea, resulta nulidad absoluta del matrimonio celebrado entre Gustavo Antonio Pérez Flores y Guadalupe Jackeline Zegarra Ponce.

Admitido y tramitado el proceso se pronunció sentencia, que declara probada la demanda, anulando el referido matrimonio, disponiendo su cancelación en el Registro Civil, con multa a la demandada por presumir su mala fe; al mismo tiempo salvó los derechos de los hijos procreados en el matrimonio anulado, pero, no emitió pronunciamiento sobre la demanda de declaratoria de heredera a favor de la demandante, en su calidad de cónyuge superstite; incumpliendo el mandato del art. 190 del Cód. Pdto. Civ., omisión que conlleva la nulidad de obrados prevista por el art. 254 inc. 4) del señalado Pdto.

2.- El Tribunal ad quem a tiempo de emitir el auto de vista concluye que la demanda es defectuosa, porque en el encabezamiento solicita la nulidad de matrimonio y declaratoria de heredera, y en los fundamentos de hecho solicita la anulabilidad absoluta de dicho matrimonio. Con este argumento anula obrados hasta fs. 14 inclusive. Sin embargo, se advierte que en la conclusión del escrito de demanda la actora claramente señala, que tal matrimonio "... es nulo y así debe ser declarado ... así como debe declararme heredera ab intestato al fallecimiento de mi consorte ...". De esta forma dicha demanda da cumplimiento a los incs. 5), 6) y 7) del art. 327 del Cód. Pdto. Civ.; sin que el Juez de la causa hubiese considerado en sentencia la viabilidad o inviabilidad de tal declaratoria de heredera, resultando tal fallo infra petita, por no contemplar lo preceptuado por los arts. 190 y 192 del Cód. Pdto. Civ.

3.- Por lo relacionado, se concluye que si bien el Tribunal ad quem advirtió que la sentencia de primera instancia era infra petita, pero, sobrepasó sus atribuciones al anular obrados hasta la admisión de la demanda, porque no consideró que esa etapa procesal se encontraba cerrada y cualquier omisión en la misma se encontraba subsanada en base al principio de preclusión, correspondiendo al Juez a quo, emitir sentencia conforme establecen los citados arts. 190 y 192 del Cód. Pdto. Civ. Principio de preclusión que establece: "... que las diversas etapas del proceso se desarrollan en forma sucesiva, mediante la clausura definitiva de cada una de ellas, impidiéndose el regreso a etapas y momentos procesales ya extinguidos y consumados ..." (Eduardo J. Couture. Fundamentos de Derecho Procesal Civil. Pág. 194).

Estos fundamentos demuestran ser cierta la infracción de los arts. 3º, 90, 190, 236, 333 del Cód. Pdto. Civ., correspondiendo aplicar la nulidad de obrados prevista por los arts. 271 inc. 3) y 275 del mismo cuerpo legal.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad que le confieren los arts. 15 y 58 numeral 1) de la L.O.J., ANULA obrados hasta el decreto de autos de fs. 285 vta. inclusive, debiendo el Juez de la causa pronunciar nueva sentencia, sobre todos los extremos demandados, de conformidad con la previsión contenida en los arts. 190 y 192 del Cód. Pdto. Civ.; quedando sin efecto la nulidad dispuesta en el auto de vista de fs. 339; sin responsabilidad por ser excusable.

Relator:Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares

Proveído: Sucre, 22 de abril de 2005.

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Segunda.