SALA CIVIL SEGUNDA

AUTO SUPREMO: Nº 107 Sucre, 18 de abril de 2.005.

DISTRITO: La Paz. PROCESO: Ordinario - Nulidad de Escritura de Adopción.

PARTES: Pastora Hernández Quispe c/ Juana Hernández Quispe.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

VISTOS: El recurso de casación corriente a fs. 180-181, interpuesto por Juana Hernández Quispe contra el Auto de Vista de fs. 178 y vta. de obrados, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz el 25 de octubre de 2004, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de escritura de adopción, seguido a instancias de Pastora Hernández Quispe contra la recurrente; los antecedentes procesales analizados para resolución; y

CONSIDERANDO: Que tramitado el proceso en todas sus etapas, el a quo pronunció sentencia declarando probada la demanda de fs. 1-2, subsanada a fs. 5, 10 y 12 de obrados, e improbada la acción reconvencional interpuesta por Juana Hernández. En consecuencia declaró nula y sin valor legal la escritura pública de adopción 47/54 otorgada por los esposos Manuel Hernández y Petrona Quispe de Hernández el 27 de abril de 1954.

Deducida la apelación por la demandada perdidosa, la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de La Paz, mediante Auto de Vista de 25 de octubre de 2004 (fs. 178 y vta.), confirmó la resolución impugnada de conformidad al art. 237 num 1) del CPC.

Esta decisión motivó que el 16 de noviembre de 2004, Juana Hernández Quispe interponga el recurso de casación, conforme sale a fs. 180-181 de obrados, alegando los siguientes hechos:

Afirma que al procederse a su adopción a través de la escritura pública 47/54 no se ha infringido ninguna disposición legal, menos los arts. 179 y siguientes del Código Civil, habiéndose cumplido con las exigencias previstas por el art. 575 del CPC abrogado, por lo que la adopción resulta legal puesto que de no ser así, la escritura hubiese sido rechazada por el Notario que suscribió la misma.

Puntualiza que no es relevante el hecho de que tenga madre biológica ya que la adopción es un acto por el que se recibe como hijo al que lo es de otro naturalmente, conforme establece el art. 179 del Código Civil Abrogado. Por otro lado señala que en el trámite del proceso se han omitido realizar notificaciones, por ejemplo la ordenada a fs. 145 vta. con la que no se notificó al representante del Ministerio Público.

Agrega que no se ha valorado a cabalidad las declaraciones testificales de fs. 64 a 66 y 100 a 101. Tampoco se analizó el contenido de las confesiones provocadas de fs. 60 y 104 de obrados, en las que se evidencia que la demandante responde con evasivas al cuestionario planteado, demostrando con esta actitud, que lo que la demandante pretende es enriquecerse en forma ilícita con los bienes provenientes del acervo patrimonial de sus padres adoptivos. Finalmente señala que la demanda reconvencional no fue tomada en cuenta en la calificación de los hechos a probarse.

En base a estos argumentos señala que se ha violado el voto del art. 397 del Código Civil en actual vigencia, por lo que solicita se case el auto apelado previas las formalidades de ley.

CONSIDERANDO: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal ha establecido de manera reiterada que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo o recurso de casación en la forma, sin que exista óbice alguno para que ambos recursos se interpongan al mismo tiempo, conforme establece la norma prevista por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil.

En el caso de autos, el memorial cursante de fs. 180 a 181 bajo la suma de recurso de casación, en el desarrollo de su exposición de motivos se limita a realizar una relación de hechos sin especificar ni precisar la lesión o vulneración de precepto jurídico alguno, reflejando la falta de aplicación de la correcta técnica jurídica dispuesta para la interposición de este recurso extraordinario; en efecto, no especifica si el recurso interpuesto es en la forma, en el fondo, o en ambos; sin tomar en cuenta ni discriminar la naturaleza jurídica de los mismos en relación a que el recurso de casación en el fondo, tiene como finalidad velar por la adecuada interpretación y correcta aplicación de la ley en los fallos judiciales que lleguen a su conocimiento, buscando la seguridad jurídica y la igualdad de todos los miembros de la comunidad ciudadana ante la ley. Y el recurso de casación en la forma, que en los hechos es el verdadero recurso de nulidad, cuya finalidad es la de subsanar los defectos procesales que existan en la tramitación del proceso, y es por ello que su ámbito de conocimiento se refiere a impugnaciones referidas a defectos de lugar, tiempo y forma que pudiera afectar a un fallo en su contenido mismo. Tienen en otros términos, que ver con los errores "in judicando" y/o "in procedendo" en que haya incurrido el tribunal ad quem.

CONSIDERANDO: Que, por las razones anotadas, el Código de Procedimiento Civil a través de su art. 258-2), de manera imperativa exige a todo recurrente el cumplimiento de la obligación procesal de citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto contra el que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error ya se trate de recurso de casación en el fondo o en la forma, o en ambos. Todo para adecuar el recurso a los términos exigidos por los arts. 253 y 254 del Código adjetivo de la materia, aspectos legales que no han sido cumplidos por la recurrente, que no señaló ni el folio de la resolución impugnada. Por otro lado, si bien es cierto que la recurrente, en la parte in fine de su recurso, alegó como vulnerado el art. 397 del código adjetivo, referido a la valoración de la prueba, no es menos cierto que no precisó si el ad quem incurrió en error de hecho o de derecho en la referida apreciación de los medios probatorios, conforme exige el procedimiento, incumpliendo así con su obligación de presentar y fundamentar adecuadamente su recurso.

Finalmente, cabe señalar que técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación de fondo o casación en la forma, por lo que no se abre la competencia de este Supremo Tribunal de Justicia para considerarlo en la forma o en el fondo, porque el error de la recurrente implica incumplimiento de la norma contenida en el art. 258.2) del Código de Procedimiento Civil, lo que determina su improcedencia. Este entendimiento ha sido desarrollado, entre otros, por el Auto Supremo 30 de 27 de septiembre de 2004.

De lo expuesto se determina con claridad que corresponde aplicar en el presente caso, lo establecido por el art. 271.1) y 272.2) del ya referido CPC.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad que le confiere el numeral 1) del artículo 58 de la Ley de Organización Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de fs. 180-181, con costas.

No se regula honorario profesional por no haber sido respondido el recurso.

Relator:Ministro Dr. Julio Ortiz Linares.

Regístrese y devuélvase.

Firmado: Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Juan José González Osio.

Proveído: Sucre, 18 de abril de 2005.

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Segunda.