SALA CIVIL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 90 Sucre,19 de noviembre de 2004

DISTRITO: Potosí PROCESO: Ordinario (Nulidad de Documento de Préstamo)

PARTES: María Vilma Escalante Torres y Hernan Soto López c/Julio Tellez Ustarez y Martha Tellez de Velásquez.

RELATORA: Ministra Dra. Nelly de la Cruz de Palomeque

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 352 - 354 interpuesto por Hernán Soto López y Vilma Escalante de Soto contra el Auto de Vista Nº 190 de Fs. 327 - 329 dictado por la Sala Civil Comercial y Familiar de la R. Corte Superior del Justicia de Potosí en fecha 16 de diciembre de 2002, dentro del proceso ordinario de nulidad de documento de préstamo seguido por los recurrentes contra Julio Téllez Ustarez y Martha Téllez de Velásquez, el memorial de respuesta de fs. 356 - 357, el auto de concesión del recurso de fs. 357 vta., los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO: La sentencia de primer grado Nº 102/2002 dictada por el Juez de Partido Segundo en lo Civil de la ciudad de Potosí en fecha 4 de octubre de 2002, declara probada la demanda de nulidad de documento de préstamo.

En grado de alzada, el tribunal competente resuelve anular obrados hasta fs. 2 inclusive por preclusión del plazo establecido en el art. 28 de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar. Fallo que motiva a los demandantes la interposición del recurso extraordinario de casación en el fondo de conformidad a las normas de los arts. 250, 253, 254, 257 y 259 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que tratándose de un recurso de casación es necesario puntualizar que el mismo fue instituido como uno de puro derecho dirigida al restablecimiento del imperio de la ley infringida, y por tanto entre otros aspectos, no le corresponde la labor de apreciación de las pruebas y su labor se centra en la uniforme interpretación de la ley. Dentro de este ámbito se debe tomar en cuenta la previsión de los arts. 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil, con relación a la procedencia de los recursos de casación en el fondo y en la forma; en cuanto al primero se intentará cuando: 1) La sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley. 2) Cuando contuviere disposiciones contradictorias. 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador. Y con referencia al recurso de casación en la forma, este procederá por haberse violado las formas esenciales del proceso al dictarse la sentencia o auto recurrido.

CONSIDERANDO: Con este antecedente y conocido el memorial de recurso de casación se puede advertir que en cuanto a la forma acusa al tribunal ad quem de haber procedido ultra petita al no haberse circunscrito en su fallo a los puntos resueltos por el inferior y que fueron objeto de apelación. Olvidando sin embargo la inexcusable obligatoriedad que impone el art. 15 de la Ley de Organización Judicial acerca de la revisión de oficio que debe practicar el tribunal de alzada sobre los fallos dictados por el inferior, tal y como así se ha procedido en el caso presente.

En cuanto al recurso de casación en el fondo a tiempo de reiterar su observación acerca de la aplicación del citado art. 15 de la Ley de Organización Judicial se nombran de manera inoportuna los arts. 450, 452, 519 y 546 del Código Civil, cuando en realidad se debió acusar las disposiciones contradictorias del fallo del Tribunal de alzada, y/o en su caso, debieron señalar y demostrar documentadamente o a través de actos auténticos los errores de derecho y de hecho cometidos por el tribunal de segunda instancia.

Que al haberse resuelto el presente juicio dentro de las previsiones de los arts. 236 y 237 del Código de Procedimiento Civil, se llega al convencimiento de que no se ha infringido ni vulnerado las normas del derecho adjetivo aplicables al caso; correspondiendo en consecuencia dar cumplimiento a la disposición del art. 273 del mismo código citado.

POR TANTO: La Sala Civil Segunda de la Excma. Corte Suprema de

Justicia de la Nación, en ejercicio de la atribución primera del art. 58 de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso, con costas.

Se regula honorario profesional de abogado en la suma de bs. 500.-, encomendando al Tribunal inferior hacer viable su cumplimiento.

Relatora: Dra. Nelly De la Cruz de Palomeque

Regístrese y devuélvase

Firmado: Dra. Nelly De la Cruz V. de Palomeque

Dr. Gonzalo Castellanos Trigo

Proveído: Sucre, 19 de noviembre de 2004

Ma. del Rosario Vilar G

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Segunda

?? ?? ?? ??