TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 766/2014

Sucre: 30 de diciembre 2014

Expediente:        SC-140-14-S

Partes:Manuel Mendoza Ríos. c/ Johnny Mamami Claure, MarisolCáseres Salas

y María Jacqueline Guerrero Rivero.

Proceso: Reivindicación, mejor derecho propietario y acción negatoria.

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 615 a 618, interpuesto por Johnny Mamami Claure y Marisol Cáseres Salas contra el Auto de Vista Nº 143/2014 de 23 de junio de 2014, cursante de fs. 610 a 611 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de reivindicación, mejor derecho propietario y acción negatoria, seguido porManuel Mendoza Ríoscontra Johnny Mamami Claure, Marisol Cáseres Salas y María Jacqueline Guerrero Rivero; la concesión de fs. 673; los antecedentes del proceso; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el proceso, el Juez Primero de Partido en Materia Civil y Comercial  de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, emitió la Sentencia N° 32-13 de 28 de noviembre de 20013, cursante de fs. 574 a 583 y vta., declarandoPROBADA la demanda principal interpuesta por Manuel Mendoza Díaz e IMPROBADA la demanda reconvencional interpuesta por los demandados Johnny Mamami Claure y Marisol Cáseres Salas, sin costas, en consecuencia ordenó a los demandados la desocupación y entrega del inmueble de propiedad del demandante ubicado en la U.V Nº 170, Mza. 26, Lote Nº 18, con una superficie de 284,60 mts2, bajo prevenciones de lanzamiento, previo reconocimiento de las mejoras introducidas, a cuantificarse en ejecución de sentencia.

Contra la referida Sentencia, Johnny Mamami Claure y Marisol Cáseres Salas interpusieron recurso de apelación cursante de fs. 586 a 588.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista Nº 143/2014 de fecha 23 de junio de 2014, cursante de fs. 610 a 611 y vta., por el que se CONFIRMA en todas sus partes la Sentencia recurrida, asimismo, reguló honorarios del abogado en la suma de Bs. 2.000.-

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación, interpuesto por Johnny Mamami Claure y Marisol Cáseres Salas, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Denuncian que el Auto de Vista fue dictado sin ningún fundamento legal por basarse, al igual que la Sentencia de primera instancia, en indicios, ya que consideran que las certificaciones otorgadas por personeros de la Dirección de Desarrollo Territorial no dirían la verdad, puesto que ellos no estaríanfacultados para decir que los documentos con los que inscribieron su derecho sean falsos y menos decir que existen indiciosde falsificación.

Haciendo referencia a la declaración de Ramón Dorval Ortiz Velarde de fecha 18 de agosto de 2011,que en la Sentencia de primera instancia fue considerada como prueba de reciente obtención, denuncian que la misma fue presentada antes de dictarse la primera Sentencia y que no puede ser considerada como de reciente obtención  porque en el expediente no existiría el juramento de reciente obtención, al margen de denunciar que dicha prueba no cumpliría con el art. 331 del Código de Procedimiento Civil.

Aducen también que el Auto de Vista contiene muchos errores porque haría referencia a Manuel Mendoza Ríos que no es parte en el proceso y también se habla de Manuel Mendoza Días con S y el demandante apellidaría Díaz con Z.

Señalan que sus personas compraron el inmueble de buena fe y construyeron el mismo con sacrificio y desvelo, por lo que haciendo referencia al art. 378 del Código de Procedimiento Civil, manifiestan que el Juez A quo, como director del proceso se parcializó con el demandante, pues consideran que este debió ordenar la declaración de Raúl Justinianoquien fue el que otorgó las certificaciones respecto de la división del lote.

Consideran que el hecho de que señalen que no exista una Sentencia que determine que sus documentos sean o no falsos, es porque quieren hacer notar que no existe algo legal que demuestre tal extremo.

Reiteran que existió una gran contradicción en la apreciación que realizó el Juez A quo al aplicar los arts. 1297, 1309 y 1538 del Código Civil, extremos que no fueron tomados en cuenta por los de Alzada.

Denuncianque la valoración que realiza el Juez A quo respecto de la prueba testifical es equivocada pues consideran que las mismas serian totalmente contradictoria porque el actor nunca habría  estado en posesión de los lotes pues este apareció cuando los lotes ya habrían estado divididos.

Acusan que tanto el Juez A quo como el Ad quem no actuaron conforme lo establecen los arts. 397-II  y 476 del Código de Procedimiento Civil, porque solo se habrían limitado a valorar la prueba de la parte demandante y no así si prueba.

Señalan que el Auto recurrido en el punto 1.3. Indicaría la existencia del mejor derecho propietario sin analizar si los documentos serían exactos y claros,  por lo que denuncian que estos no tendrían valor legal porque habrían sido realizados mediante catastro rural y corresponderían a otra dirección.

Con referencia al punto 1.4 del Auto de Vista, respecto a la acción negatoria, denuncian que existió parcialización del Juez porque sólo se habría hecho referencia a las certificaciones sobre los planos de uso de suelo emitido por la Arq. Egüez, y  nunca se habría pedido certificaciones sobre la documentación emitida por el Art. Raúl Justiniano que son totalmente contradictorias con las emitidas por la primera arquitecta, lo que demostraría que no se hizo un análisis de fondo  del expediente si no que se basaron únicamente en lo que mencionó el Juez A quo.

En base a esos antecedentes, solicitan se revoque el Auto de Vista recurrido y también la sentencia.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Previamente a ingresar a considerar el recurso de casación formulado por la parte demandada, es preciso señalar que éste recurso como medio de impugnación debe contener de manera clara y precisa la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, debiendo la parte recurrente especificar en qué consistiría dicha violación, falsedad o error, de esta manera éste Tribunal debe considerar las alegaciones formuladas contra el Auto de Vista y la forma en que el Tribunal de Alzada emitió pronunciamiento respecto del recurso de apelación. De esta manera éste Tribunal debe considerar los agravios que fueron denunciados contra el Auto de Vista, pues los agravios acusados contra la Sentencia de primera instancia debieron ser reclamados en el recurso de apelación.

Realizada esa aclaración, en el caso de autos, la resolución de Alzada recurrida, al margen de referirse a la parte actora como Manuel Mendoza Ríos o Manuel Mendoza Días con S, siendo lo correcto Manuel Mendoza Díaz con Z, desliz que de ninguna manera altera el fondo de la determinación asumida por los de Alzada, por lo que no resulta trascendental dicho agravio, pues no ocasiona agravio alguno en los recurrentes, más aun si este error pudo haber sido enmendado en virtud del art. 239 del Código de Procedimiento Civil; corresponde señalar que el Auto de Vista,en principio, hizo referencia a la prueba documental adjunta al proceso en virtud de la cual el actor demostró su legítimo derecho con relación al lote objeto de la litis, por lo que los de Alzada consideraron que al haberse valorado y acreditado dicho derecho de propiedad, se tuteló el mismo con la acción reivindicatoria, aspecto que en virtud a los agravios denunciados por los recurrentes, no fue objeto de su recurso de casación, pues respecto a las pruebas documentales que fueron valoradas y en base a las cuales procedió la acción reivindicatoria, no denunciaron error de hecho o de derecho y  menos hicieron referencia a actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador.

Seguidamente el Tribunal de Alzadaen lo que respecta al Mejor Derecho Propietario, considerando el título de propiedad presentado por el actor y que fue inscrito en Derechos Reales bajo la Matrícula Nº 7011050001059 en fecha 30 de marzo de 2000, con relación al de los recurrentes inscritobajo la matrícula Nº 7.01.1.05.0012686 en fecha 22 de mayo de 2006, con criterio jurídico o no, equidistó ambos títulos y en virtud a las fechas de inscripción en Derechos Reales, determinó qué derecho es preferente frente al otro, determinación que fue asumida en consideración a las pruebas documentales presentadas por ambas partes, es decir que al tomar dicha determinación, no se basó en indicios ni realizó una mala valoración de la prueba, pues dicho extremo, tampoco fue denunciado en el recurso de casación, que más que recurso en lo que respecta a este punto, es decir al mejor derecho propietario, los recurrentes se limitaron a realizar alegatos y hacer referencia a la supuesta parcialización del Juez A quo, mas no a atacar la prueba en base a la cual el Tribunal de Apelación consideró la preferencia del actor en cuanto al derecho propietario.

Finalmente, en lo concerniente a la acción negatoria, que fue interpuesto por ambas partes, el Tribunal Ad quem, haciendo referencia a las certificaciones emitidas por la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, las que informaron y corroboraron que los planos de uso de suelo adjuntados por la parte recurrente, presentarían indicios de falsificación, toda vez que los sellos personales, firma y registro del número de plano no correspondería a planos de uso de suelo emitidos por dichas oficinas, y toda vez que se reconoció el mejor derecho propietario de la parte actora,determinó dar origen a la acción negatoria, es decir que el hecho deconsiderar que el derecho propietario preferente del lote objeto de la litis le corresponde al demandante, implica consecuentemente que se reconozca la inexistencia de los derechos que los recurrentes señalan tener, razón por la cual confirmó que la decisión asumida por el Juez A quo de declarar probada la acción negatoria de la parte demandante e improbada la de la parte recurrente fue la correcta. Ahora bien, si bien en este punto el Tribunal Ad quem hace referencia a que en el plano de uso de suelos de la parte recurrente existieran indicios de falsificación,y si bien estos no constituyen prueba plena en materia civil, corresponde aclarar que el indicio, según lo definido en la enciclopedia-juridica.biz14, este esconsiderado comoaquel “Hecho que permite deducir o inferir la existencia de otro no percibido o conocido que es el jurídicamente relevante”, en virtud a esta definición, se deduce que estos coadyuvan a presumir la existencia de ciertos hechos desconocidos, es decir que los indicios generan lo que son las presunciones, que de acuerdo alo establecido en el art. 1320 del Código Civil, estos si se constituyen en un medio probatorio, de ahí que en base a estos indicios que originaron presunciones, el Juez Ad quem, conforme a la demás prueba adjunta al presente proceso, confirmó la Sentencia de primera instancia.

En razón a lo expuesto, corresponde a éste Tribunal resolver conforme prevé los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs.615 a 618, interpuesto por Johnny Mamani Claure y MarisolCáseres Salas, contra el Auto de Vista Nº 143/2014 de fecha 23 de junio de 2014 de fs. 610 a 611 y vta. Con costas.

Se regula honorarios del abogado profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Octavo