TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 730/2014

Sucre:09 de diciembre 2014

Expediente: T-32-14-S

Partes: Ministerio Público c/ A.B.M.V.

Proceso: Infraccional.

Distrito: Tarija.


VISTOS: El recurso de casación, de fs. 256 a 258, interpuesto por Gustavo Martínez Villcacontra el Auto de Vista Nº 53/2014 de 03 de julio de 2014, cursante de fs. 248 a 252, pronunciado por la Sala  Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, en el proceso infraccional seguido por Ministerio Público contra A.B.M.V., la concesión de fs. 273, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez de la Niñez y de Adolescencia de Tarija dictó Sentencia de fecha6 de mayo de 2014, cursante de fs. 216 a 220, que determina la comisión de la infracción de asesinato a A.B.M.V., imponiéndole aplicar la medida socioeducativa de privación de libertad por el término de 5 años.

Resolución de fondo que es apelada por el padre del infractor, por escrito de fs. 225 a 229vlta.,  y a su  consecuencia se dicta el Auto de Vista Nº 53/2014 de 03 de julio de 2014, cursante de fs. 248 a 252, que declara sin lugar al recurso de apelación consiguientemente confirma en todas sus partes la Sentencia apelada; Resolución de Alzada que es recurrida de casación que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurso en lo fundamental expresa: que el Tribunal de Alzada habría vulnerado el principio de debido proceso en lo relativo a la debida fundamentación y motivación de las decisiones judiciales, advirtiéndose de la lectura de la Sentencia  una manifiesta y notoria ausencia de la participación expresa de cada uno delos peritos pruebas documentos y otros, asignándoles valor subjetivo y no una fundamentación jurídica.

Agrega que debe ser legitima, indicando que no puede existir omisión valorativa de la prueba esencial sin fundamentar el modo o forma en la que se arriba a esa conclusión, hecho que se denota en la declaración del testigo Gustavo Martinez dice- quien señaló que el 19 dejulio se encontraba bebiendo esa noche y llamo a mi hijo David DanielMartínez Villena para que le recoja  debido a que se encontraba mareado y que el infractor acusado llego cuando él se encontraba en el suelosiendo agredido por la víctima, que no fue considerado por la Juez.

Asítambién acusa vulneración del principio de tipicidad que habría generado una aplicación errónea de la ley sustantiva, agregando que quien acusa debe cumplir con la carga de la prueba demostrando la hipótesis  tarea que puede requerir la demostración no solo de cuestiones objetivas, sino también de elementos normativos o subjetivos descritos en las resoluciones; indica que el Juez sin realizar análisis probatorio  aplico erróneamente la norma sustantiva. Así también señala que el Auto de Vista y la Sentencia carecen de una valoración objetiva de la prueba, por lo que se vulneró las reglas de la sana crítica.

Concluye solicitando se declare con lugar el recurso de casación y deliberando en el fondo  revoque la Sentencia impugnada y se dicte Auto de Vista ordenando se dicte nueva Sentencia absolviendo de culpa y pena a su hijo.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Este Tribunal Supremo de Justicia considera que, conforme normaba la Ley Nº 2026, Código del Niño, Niña y Adolescente, los adolescentes comprendidos entre los doce y dieciséis años eran inimputables penalmente, es decir, que sobre ellos el Estado no estaba habilitado para ejercer el derecho de persecución penal; por lo que el reproche por la conducta antijurídica de éstos adolescentes no podía concebirse como una sanción penal, sino infraccional, conforme indicaba el art. 221 del precitado Código,por lo que se tenía una sanción social y no del tipo penal, por ello se les imponía medidas socioeducativas; si bien es cierto que muchas de las garantías sancionatorias están plasmadas positivamente en el Código Penal, por ser la norma tipo del derecho punitivo, lo que no importa que se deba aplicar sus preceptos normativos a este tipo de proceso de carácter infraccional, como se dijo; en ese entendido, si bien el recurso utiliza terminología y argumentación del tipo penal, avocados a soslayar las decisiones jurisdiccionales adoptadas, que no debió ser encausado de esa forma por no tratarse de un proceso penal, empero, por el principio pro actione, se extracta  los agravios que el recurrente a nombre de su hijo acusa haber sufrido.

De todo el contenido expresado por el recurrente se extrae que  plantea como fundamentos de infracción: carencia de fundamentación y motivación de la Sentencia, en ese mismo tono señala que existeomisión de la fundamentaciónfáctica, probatoria y jurídica en la Sentencia, y también acusa la calificación del hecho en función a las características de la conducta ilícita (subsunción) careciendo de una valoración objetiva de la prueba.

Conforme lo manifestado cabe realizar las siguientes consideraciones:

La fundamentación en una resolución judicial es una garantía del debido proceso porque en su contenido se sustenta las razones por las que el titular del órgano jurisdiccional toma una determinada  decisión, exponiendo motivadamente cuál el criterio que le llevo a estimar o no la pretensión de los contendientes, al respecto la SC 0147/2010-R de 17 de mayo señaló: “…que la garantía del derecho al debido proceso, entre su ámbito de presupuestos exige que toda resolución sea debidamente fundamentada, esto es, que cada autoridad que dicte una resolución debe imprescindiblemente exponer los hechos, realizar la fundamentación legal y citar las normas que sustenta la parte dispositiva de la misma, por cuanto la estructura de una resolución tanto en el fondo como en la forma, dejará pleno convencimiento a las partes de que se ha actuado no sólo de acuerdo a las normas sustantivas y procesales aplicables al caso, sino que también la decisión está regida por los principios y valores supremos rectores que rigen al juzgador, eliminándose cualquier interés y parcialidad, dando al administrado el pleno convencimiento de que no había otra forma de resolver los hechos juzgados sino de la forma en que se decidió”.

Bajo ese entendido, la doctrina advierte que la Sentencia debe contener  fundamento fáctico, probatorio y jurídico, por lo que describiendo a estos,  la Sentencia: 1) debe contener una relación del hecho que se litiga, es decir debe constar de manera clara y precisa el hecho sobre el cual se emite o funda el juicio, es lo que se conoce como fundamentación fáctica -la misma debe contener tanto el o los hechos en que se funda la demanda como el o los hechos que se tienen por acreditados-; 2) además ese hecho debe tener un sustento probatorio que se denomina fundamentación probatoria que se divide en: fundamentación descriptiva y fundamentación intelectiva. La fundamentación probatoria descriptiva, obliga al Juez a señalar en la Sentencia cuáles fueron los medios probatorios producidos, llámese testimonios, documentos, informes periciales, inspecciones, etc.., indicando o describiendo el contenido esencial y relevante de los mismos, lo que no debe entenderse como una trascripción literal e inextensa de ellos, pero tampoco limitarse a la simple referencia o remisión de fojas, porque precisamente por eso se denomina fundamentación probatoria descriptiva, porque es la parte que contiene una breve descripción de los medios de prueba considerados esenciales por el Juez, la cual resulta importante para efectos de control de la valoración de la prueba, tomando en cuenta además que la Sentencia debe bastarse por sí sola, para cual hay que evitar en lo posible las simples remisiones a fojas del expediente. Después de la fundamentación descriptiva el Juez debe hacer constar en la Sentencia la fundamentación intelectiva, la cual exige al Juez valorar los medios probatorios descritos a fin de extraer de ellos los elementos probatorios que le sirvan para determinar el o los hechos sobre los cuales emitirá el juicio. 3) Finalmente el Juez debe exponer la fundamentación jurídica, es decir el análisis jurídico en base al cual decide qué norma aplica y porque lo hace.

Conforme lo descrito el recurso acusa carencia de fundamentación y motivación de la Sentencia, en ese mismo tono señala que existe omisión de la fundamentación fáctica, probatoria y jurídica en su contenido. Al respecto debemos indicar que, en la Sentencia de 6 de mayo de 2014, cursante de fs. 216 a 220 vlta., se evidencia que en el acápite III de Fundamentación del Derecho y de la Valoración de la Prueba, en el parágrafo  Primero, contiene la fundamentación fáctica y probatoria, describiendo los hechos que sustentan la infracción que se atribuye  corroborada por la prueba producida en el juicio oral desarrollado, así se tiene las circunstancias en que Edwin Benitez perdió la vida,  que fue alertado por su ahijado Raymundo Ocampo, la sustracción de la batería del camión Nissan Condor, la persecución a la víctima  y la agresión con arma blanca y la identificación del infractor como autor de ese hecho, cuestión fáctica que está comprobado por los medios de prueba, desglosados a lo largo del fundamento.Además se debe mencionar que, en la “declaración del testigo Gustavo Martinez” alegada por el recurrente, no se encuentra ningún extremo vertido en recurso y si fuese que se está refiriendo a lo señalado en la declaración de David Daniel Martinez Villena, que describe que éste se encontraba en el suelo cuando su hermano infractor- llegó, no tiene ninguna trascendencia porque no señala cuál la relevancia y contraste frente a los hechos probados al infractor que concluya de diferente manera.

Por otro lado, el parágrafo Cuarto se halla la subsunción realizada por la Juez de la causa, que manifiesta, en lo principal: “…en el caso, el occiso se encontraba regresando luego de haber recuperado la batería que sustrajeron de su camión, al ser advertido por su ahijado que los ahora denunciados venían por atrás con piedras y cuchillos, ambos corrieron, siendo alcanzada la víctima fue agredido con armas blancas y patadas, sin que pudiera defenderse o ser defendido por su ahijado Raymundo Ocampo, resultando innegable que la muerte de la víctima fue consecuencia directa de la agresión del acusado realizada en forma plenamente voluntaria y con la consecuencia no solo probable sino absoluta de acabar con su vida comose desprende sin duda alguna por 1) presentar diez lesiones heridas punzo cortantes de diferentes diámetro, dos de ellas mortales que han lesionado el pulmón, el diafragma y el hígado provocando hemorragia interna  2)el medio o instrumento utilizado (hoja metálica  plana de 32 cm. Un extremo  con punta) y 3) la repeticiónde los ataques que pone en evidencia la frialdad del accionar del acusado…..con certeza absoluta y convicción plena se concluye que A.B.M.V. es autor de la infracción de Asesinato encuadrando su conducta al precepto contenido en el art. 252 del Código Penal concordante con el art. 221 y 222 del Código Niño, Niña y Adolescente y al ser una sanción típica, antijurídica, no amparada en causa de justificación, culpable por ser autor responsable, merece sanción”. Como se observa, en el parágrafo descrito se encuentra la fundamentación jurídica y la subsunción que extraña el recurrente y que es acusada en recurso, que no resultan evidentes frente al fundamento desglosado ampliamente en la Sentencia, siendo sus alegatos recursivos infundados.

En consecuencia éste  Tribunal Supremo de Justicia emite resolución  en la forma determinada por el art. 271-2)  y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2)  y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación, de fs. 256 a 258, interpuesto por Gustavo Martínez Villca contra el Auto de Vista Nº 53/2014 de 03 de julio de 2014. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Octavo