TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 724/2014

Sucre: 09 de diciembre 2014                

Expediente: CH-57-14-S

Partes: Gobierno Autónomo Municipal de Sucre. c/ Sucre Tenis Club

Proceso:Mejor derecho propietario y reivindicación.

Distrito: Chuquisaca.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Sucre Tenis Club, de fs. 203 a 207 vlta., contra el Auto de Vista Nº SCCFI- 368/2014 de 14 de agosto de 2014, cursante de fs. 193 a 195, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de mejor derecho propietario y reivindicación seguido por Gobierno Autónomo Municipal de Sucre contra Sucre Tenis Club, la concesión de fs. 216, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:


ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez de Partido Séptimo en lo Civil y Comercial emitió Sentencia Nº 17/2014 de 25 de abril de 2014, cursante de fs. 159 a 161 vlta., que declara  improbada en todas sus partes  la demanda ordinaria de reconocimiento de mejor derecho propietario y reivindicación  de terreno urbano deducida a fs. 14 a 15 y vlta.

Resolución de fondo que es apelada por el ente edilicio por memorial de fs. 167 a 173,y en su consecuencia se dicta el Auto de Vista Nº SCCFI- 368/2014 de 14 de agosto de 2014, cursante de fs. 193 a 195, que anula obrados hasta fs. 73 vlta-74 inclusive, debiendo el Juez de la causa a proceder a integrar la relación procesal en base a hechos controvertidos  articulados por las partes; Resolución de Alzada que es recurrida de casación por la parte demandada, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma:

Señala que el Auto de Vista en ningún momento fundamenta y explica de manera exhaustiva  en cada unodelos casos porqué los puntos de hecho fijados por el Juez A quo, en los numerales 1, 2 y 5 para la parte actora y 1,2,4 y5 para la parte demandada, no corresponden a la naturaleza del proceso, por qué considera que existe error en la fijación de cada uno de ellos, así como tampoco establece por el principio de especificidad cuál es la norma legal que en cada caso establece la nulidad de los puntos de hecho fijado en la Autode relación procesal, porque las parte tienen el derecho de conocer lasrazones de la nulidad.

Acusa además que se pretende aplicar el art. 252 del Código de Procedimiento Civil, norma ya inexistente en el ordenamiento jurídico, por lo que es un fallo con error in procedendo; así también acusa que el Autode Vista, más allá de la nulidad de oficio debería haber hecho conocer a las partes porque se anula obrados. Agrega que  por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, debió haberse pronunciado sobre la apelación interpuesta porque el art. 197 señala que sin perjuicio de la apelación. Al final señala que se han violado las formas esenciales del proceso lo que hace la procedencia del recurso de casación en la forma.

En el fondo:

Señala que el municipio jamás puso en duda el derecho propietario y la posesión por el usufructo del Sucre Tenis Club, extremos que el Auto de Vista pretende incorporar como hechos a probar, cuando las partes han reconocido la existencia del usufructo. La pretensión del municipio es el mejor derecho y reivindicación sobre 3.959,40 metros, y que al contestar la demanda se señaló que sobre ese terreno se estaría por el usufructo.

Indica que en proceso el municipio debió demostrar que el Sucre Tenis Club pretende alegar ser propietario de los 3.959,40 metros cuadrados sin poseer justo título, y ahí devendría la reivindicación; agregando que en el trámite el municipio jamás demostró que se reclamó sobre ese terreno y  o algún acto de pretensión de su derecho propietario., por lo tanto si el municipio demandó mejor derecho propietario, que jamás se puso en duda. Así también, señala, al contestar jamás se negó el derecho propietario  sino que se hizo notar que la posesión la ejerce por usufructo, por lo que se equivocó la demanda por ello se declaró improbada.

El Auto de Vista pretende modificar la relación procesal y exigir que se pruebe la posesión sin ningún título, que jamás fue demandado, la demanda es que se reconozca su mejor derecho propietario, por lo que se pretende suplir las deficiencias del actor para favorecerlo.

Concluye manifestando el escrito, que se admita su recurso de casación y se remita al Tribunal Supremode  Justicia para que esa instancia case el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:


FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:



De antecedentes se evidencia que el Auto de Vista es una decisión anulatoria de obrados por lo cual no ingresó a conocer el fondo de la controversia lo que priva de resolver el recurso de casación en el fondo, avocándonos a analizar únicamente el recurso de nulidad.

El recurso de casación en la forma o nulidad circunscribe su alegato recursivo en desvirtuar la decisión anulatoria del Auto de Vista, cuestionando, en general, la falta de precisión del fundamento anulatorio, la aplicación errónea del art. 252 del Código de Procedimiento Civil, sobrepasar la facultad de anular de oficio y la falta de pronunciamiento de la apelación.

Para estimar el análisis, nos remitimos a la obra Teoría General del Proceso por DevisEchandia que respecto a la relación jurídica procesal enseñaba que: “La relación es el vínculo general que surge al iniciarse el proceso como resultado del ejercicio de la acción…y el cumplimiento de los presupuestos procesales; ella ata a las partes y al juez mientras el proceso subsista, y de ella emanan derechos obligaciones, potestades y cargas para aquéllas y éste”; en esa consideración, podemos señalar que la relación jurídica procesal se inicia con el proceso, es decir con la interposición de la demanda, se integra con la contestación, y se desenvuelve en el curso del proceso,  de donde emerge  los derechos, potestades y cargas, para las partes en controversia y para el Juez de la causa, existiendo un ligamen entre estos hasta la conclusión del proceso por Sentencia o de forma extraordinaria.En nuestra normativa, el art. 353 del Código de Procedimiento Civil señala: “(Relación procesal) Presentados los escritos de demanda, reconvención y respuesta de ambas, quedará establecida la relación procesal que no podrá ser modificada posteriormente”, refleja que la relación procesal queda establecida o integrada luego de los actos de postulación (demanda, reconvención y respuesta de ambas), pues es ahí donde esa integración -para el demandante, demandado y Juez- produce efectos que son sustanciales para el proceso, que Alsina precisa (Tratado Teórico y Práctico de Derecho procesal Civil y Comercial, Tomo I, pág. 433) indicando que: “Pero es con la contestación a la demanda cuando la relación procesal se integra, produciendo estos dos efectos fundamentales: 1º quedan fijados los sujetos de la relación procesal; 2º quedan fijadas las cuestiones sometidas  al pronunciamiento del Juez”.

De lo impreso, podemos deducir que una vez integrada la relación procesal, con la contestación, han quedado articulados los hechos expuestos  tanto por la parte actora como por la demandada y en consecuencia por regla general, salvo la excepción de la alegación de los llamados hechos nuevos, las partes no podrán variar los hechos ni la pretensióncon sus dos elementos: objeto y razón que, según el mismo Echandia, es lo que se persigue con ella y la afirmación de ciertos hechos que coinciden con los presupuestos fácticos de la norma jurídica cuya actuación se pide para obtener efectos jurídicos y tampoco el demandado puede alterar la resistencia a esa pretensión, que hubiese sido cuestionando su existencia o negando satisfacerla; en ese margen, la relación procesal no es instituida por el Juez mediante un acto procesal, sino queemana de los actos de postulación de las partes, en la pretensión y su oposición a ella, conforme señala el art. 353 del Código de Procedimiento Civil, ya citado.

Siguiendo el análisis. Estos actos procesales de demanda, reconvención y respuesta a ambas- contienen hechos en los que se sustentan sus pretensiones y defensas que se articulan por esas intervenciones, estos hechos pueden ser coincidentes en las posturas de las partes pero también puede existir contradicción del sustento fáctico, que merecerán ser sujetos a prueba. Véase, el art. 354-I del Código de Procedimiento Civil, señala que el Juez abrirá plazo de prueba  siempre que se hubiera alegado hechos contradictorios que debieran ser probados, mismos que serán fijados en auto expreso y en forma precisa, así indica el art. 371 del Código Precitado.

Como podrá evidenciarse, una vez contestada la demanda o la reconvención si hubiere- se integra la relación procesal, que no puede ser formada defectuosamente, por cuanto no es una atribución del juzgador, sino un efecto consecuente de operado los actos postulatorios, además, que el auto que fija los puntos de hecho a probar no constituye la relación procesal en si, pues, comosedijo, ese es un acto de desarrollo de la relación procesal existente y trabada, y los puntos de hecho a probar son hechos controvertidos que el Juez considera deben ser probados, que bien pueden ser objetado por las partes, porque cada uno de ellos conoce las pretensiones y defensas que expresaron.

En el asunto que nos ocupa, el Auto de Vista anuló obrados bajo el argumento que se incurrió en una integración defectuosa de la relación procesal, ya que, a su criterio, no se articuló en la misma los hechos que revisten carácter controversial, omitiendo establecer como objeto de prueba  hechos esenciales invocados en la demanda y contestación: la inexistencia de derecho propietario o la posesión a título de usufructo en la superficie referida.

Sobre lo indicado, en la demanda de fs. 14 a 15vlta, la pretensión del ente edilicio pasa por: 1º se declare el mejor derecho propietario y 2º se disponga la reivindicación sobre un terreno de 3.959,40 metros cuadrados, siendo el sustento fáctico, sustancial, que el municipio cuenta con el derecho propietario registrado sobre esos terrenos y que estos se encuentran en posesión del Sucre Tenis Club que no tiene derecho propietario alguno. Asimismo, en la contestación del ente deportivo el hecho sustancial de su defensa es que se encuentra ocupando esos terrenos por usufructo que el mismo municipio había otorgado el año 1993; sobre esa base es que se integró la relación procesal, no pudiendo el actor variar su pretensión como tampoco el demandado su defensa con actos procesales posteriores.

Ahora bien, corresponde señalar que no se comparte criterio con el Ad quem al señalar que existe una defectuosa integración de la relación procesal, porque ésta fue integrada por la pretensión y la defensa, conforme insta el principio dispositivo, y no fue operada por voluntad del Juez en la fijación de los puntos de hecho a probar. La observación realizada por el Tribunal de apelación esta en los puntos que se fija sobre hechos controvertidos sujetos a prueba, que no supone que por ellos el proceso deba retrotraer etapas ya concluidas.

Si bien es cierto que los puntos de hecho a  probar no son precisos, para ambas partes, empero, los contendientes, que conocían sus pretensiones y defensas, tenían la facultad de objetar esos puntos fijados en el momento procesal oportuno, lo que no importa que ante esa anomalía se pretenda anular obrados, pues esa medida sólo es aplicable cuando el vicio procesal haya vulnerado el derecho a la defensa de las partes y que hubiera sido de reclamo oportuno, conforme impera el art.  16-I de la Ley Nº 025.

Expuesta así la situación de la pretensión y la defensa, con los hechos articulados por las partes, por el principio dispositivo, el Tribunal Ad quem debe fallar conforme los puntos resuelto por el inferior y que hubieran sido objeto de apelación y fundamentación en aplicación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, pues la inserción de otros puntos ajenos a los hechos articulados en la demanda y contestación no deben ser probados, entendiendo que la relación procesal fue válidamente integrada con los hechos de los actos postulatorios. Al margen de lo manifestado, sobre el hecho extrañado por el Tribunal de Alzada en el Auto que fijo los puntos a ser demostrados, referido al título en virtud al cual la parte demandada se encuentra poseyendo el terreno objeto del litigio, de la revisión de obrados se establece que aun no habiendo sido precisado ese hecho como punto a ser probado en forma expresa por el Juez A quo, en el proceso se produjo prueba referida al mismo, que bien pudo ser considerada por el Tribunal de Alzada sin necesidad de asumir la decisión anulatoria.

Por lo manifestado, tiene asidero el fundamento  del recurso de casación en sentido que el Tribunal de apelación sobrepasó la facultad fiscalizadora, anulando indebidamente hasta el Auto que fija los puntos de hecho a probar, pues si bien se señaló los fundamentos en lo que basó su decisión empero, los mismo, a criterio de ésta Sala, no son suficientes para tomar una medida extrema como la nulidad deobrados, consecuentemente se anula el Auto de Vista debiendo dictarse nueva Resolución dentro el marco que establece el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Conforme lo explicado anteriormente corresponde fallar en sujeción a lo mandado por los arts. 271 num. 3)  y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 3)  y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº SCCFI- 368/2014 de 14 de agosto de 2014, cursante de fs. 193 a 195, debiendo dictarse nuevo fallo, previo sorteo y sin espera de turno, conforme establece el art. 236 del Código de Procedimiento Civil. Siendo excusable el error no se impone multa.

En cumplimiento del art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, remítase copia de la presente Resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Octavo